Martes, 12 Diciembre 2017 | Actualizado 10/12/17

Faltan
103 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / TRIBUNA
Sábado, 12 Noviembre 2016

Una Catedral de malagueñas maneras

La Catedral de Málaga tiene un defecto casi incurable: destaca demasiado, y eso en esta ciudad solo es foco de problemas, ya puedes contar todas las catedrales mancas del mundo que hay o a medio a hacer o las que le faltan cuatro retoques decorativos, que la nuestra es la única, mira tú qué desgraciaitos que semos, que representa los siete pecados capitales, eso como mínimo, de ahí pa’rriba, porque no tenemos perdón de cómo la tenemos de dejá y maltrecha

Llega un momento en el que esas sesudas reflexiones, que resultarían insultantes a oídos de cualquiera, hay que tomárselas a guasa o comulgar con Jorn Utzon, el autor de la Ópera de Sidney, “Las grandes obras deben quedar inacabadas”. El valor arquitectónico de una obra está en la maestría con la que está construida, no en si está completa. La Catedral de Málaga es una soberbia obra arquitectónica, más aún su última fase de la mano del maestro mayor Antonio Ramos Medina, cuyo ensayo sobre la gravitación de los arcos es considerado la cota más alta alcanzada por la ciencia arquitectónica española de la Edad Moderna sobre la problemática de la mecánica del edificio para la resistencia de las estructuras.

Pero pongamos la primera piedra antes de irnos al tejado. En marzo de 1528 el Cabildo catedralicio aprueba el proyecto presentado por el maestro mayor Enrique Egas para la construcción de la nueva Catedral, pues hasta ese momento se estaba construyendo la que tendría como fachada principal la actual puerta del Sagrario. La llegada en 1550 de la maqueta realizada por Andrés de Vandelvira, junto con la presentada por Diego de Vergara, maestro mayor en ese momento de la Catedral, deciden la solución de la cubierta. Estas maquetas fueron encontradas en el derribo de las casas que ocupaban calle Cañón, fueron restauradas y expuestas en la Alcazaba, y próximamente volveremos a disfrutarlas en la Aduana. No sería hasta 1583 cuando se empieza a cubrir la cabecera, aplicando la tradición constructiva habitual en el gótico mediterráneo y que aún continuaba en el siglo XVI, en la que la fábrica de piedra de las bóvedas se cubre exteriormente por una lámina de ladrillo, dejando las cubiertas aterrazadas y transitables, lo que facilita su mantenimiento y limpieza. Además cumplían una misión defensiva, como demuestra el caso fortificado de Almería o la misma cabecera de gárgolas cañoneras de nuestra Catedral, así como la seguridad de no sufrir incendios en ataques que arruinaran la obra. Este tipo de cubierta se encuentran en multitud de catedrales (Sevilla, Barcelona, Valencia, Almería, vieja y nueva de Cádiz, etc.), además de multitud de ejemplos en otros países del Mediterráneo, así como en Canarias y la América hispana.

En 1587 el hijo de Diego de Vergara, de igual nombre, termina de cerrar el crucero y retira andamios y cimbras. El obispo García de Haro estima suficiente la obra para la Málaga de entonces y paraliza la construcción. La Catedral se consagra el 31 de agosto de 1588, quedando en el mismo estado que hoy tienen otras catedrales como la de Plasencia o Utrecht. Precisamente la Catedral de Plasencia también paraliza las obras en 1578 y por la misma causa por las que realmente se pararon en Málaga, por falta de fondos, y también trabajaron entre otros, Enrique Egas y Diego de Siloé. Pero la que me interesa es la de Utrecht, la Catedral de San Martín, que en 1674 sufrió el desplome de la nave central a causa de un tornado. Eso mismo pudo ocurrir tras el seísmo de 1680 en el que la grieta del arco toral del crucero aparecida en 1610, puso en peligro toda la obra. Las prisas en Málaga no son seña de identidad y hasta el informe del ingeniero del puerto Bartolomé Thurus en 1719, que pronosticaba el derrumbamiento de no proseguirse la obra, no decidió el Cabildo catedralicio continuar con la construcción. El encargado de ello sería el maestro mayor José de Bada, que también lo era de Granada y donde residía, que pondría la primera piedra de la nueva fábrica el 21 de mayo de 1721, la cual reposa bajo la torre sur, curiosamente.

A partir de 1753 se empiezan a cerrar las bóvedas, cuyo trabajo dirigió casi exclusivamente Antonio Ramos, ya que Bada acudía esporádicamente, la última en mayo de 1755 cuando aún no estaban completamente cerradas las bóvedas principales. A finales de ese mismo año fallece en Granada José de Bada y comienza la tortuosa historia del malagueño Antonio Ramos, que solicita al Cabildo el nombramiento como maestro mayor de la Catedral con el aval de que su maestría había pasado la terrible prueba del terremoto de Lisboa. Se le concede en 1760 después del inmejorable informe que dio sobre él Gaspar Cayón, maestro mayor de la Catedral de Cádiz: “...merece el que V.S. haga toda la confianza en su habilidad”.

La obra en 1763 estaba lista para unirla a la fábrica del siglo XVI y derribar los murallones que separaban las dos partes. Sin embargo, Antonio Ramos hizo un informe por el que proponía primero terminar la fachada, la cual contribuiría a contrarrestar el empuje y peso de los arcos y bóvedas. El Cabildo estaba deseoso de unir la obra, por lo que sometió el informe a la opinión del coronel de ingenieros José Lacroe, quien denunció que los arcos de las naves se habían cargado excesivamente con cadenas de sillería, es decir, que la obra se vendría abajo. Lacroe recibió seis jamones y una caja de vino francés por sus equivocadas consideraciones. Antonio Ramos se defendió con la solución dada a la grieta del arco del crucero, que desde 1680 amenazaba la ruina de la obra vieja, al crear un sobrearco de singular invención, de tal modo que el arco viejo no recibiera más peso que el suyo propio y así evitar el peligro que amenazaba. Sin embargo el Cabildo ante tan contradictorios informes solicita un arquitecto al Secretario de Estado, Ricardo Wal, el cual recomienda a Ventura Rodríguez, el cual llega a Málaga el 12 de mayo de 1764 y tras examinar la obra y realizar informe, regresa a Madrid el 1 de julio. El Cabildo mandó entonces continuar las obras sin modificaciones ni corrección de errores al informe inicial de Antonio Ramos.

¿Por qué plantea entonces Ventura Rodríguez la cubierta de teja? En enero de ese mismo año de 1764 se produce en Málaga una de las más grandes inundaciones de agua y fango, lo que sin duda debió influirle en su apreciación sobre la solución de la cubierta, si bien la razón principal del tejado de madera era rebajar las cadenas de los arcos, es decir, se queda en una posición intermedia entre las tesis de Lacroe y la obra ejecutada por Ramos, aunque reconoce que si no se hace el tejado propuesto, no se rebajen las cadenas, ni siquiera en parte. Así en 1768 quedan unidas definitivamente las dos partes de la obra conforme al planteamiento que realizó Antonio Ramos y avalaba Ventura Rodríguez. A partir de aquí, la culminación en 1779 de la torre norte sería la última obra importante de construcción.

Antonio Ramos Medina, malagueño y maestro mayor de la Catedral de Málaga desde 1760, murió el 27 de noviembre de 1782, cinco meses después de que el Cabildo catedralicio dictaminara la suspensión de las obras. Poco antes de fallecer el Conde de Galvez, don José de Galvez, escribía de él: “es uno de los mejores arquitectos que tenemos en España”.

Antonio Ramos Medina no tiene ni una calle en su ciudad, demostración de lo desgraciaitos que semos para reconocer a uno de nuestros más ilustres maestros.

Publicado en Opinión / Tribuna

La Catedral de Málaga, cuya construcción se paró hace 234 años y falta por terminar una de sus dos torres, por lo que muchos le llaman "la Manquita", lleva tiempo generando debate sobre si debe acabarse y ahora proponen que se logre en seis meses ante el próximo quinto centenario de su inicio y la bendiga el Papa.

Siete millones de euros es el coste de esa actuación que plantea la Asociación Ciudadana Málaga por su Catedral, cuyo presidente, el arquitecto e ingeniero industrial Diego Estrada Fernández, pide "voluntad política y voluntad religiosa" para acometer esta obra, que -a su juicio- la convertiría en "la joya del Renacimiento".

Convencido del proyecto mucho antes de que se creara esa asociación en el 2012, Estrada rechaza que la ausencia de distintos elementos arquitectónicos en ese gran templo, como el último tercio de la segunda torre, pueda ser un emblema de la ciudad, ya que -al contrario- lo considera "un símbolo de la dejadez del malagueño".

Demanda mayor interés por parte de las instituciones, a las que tacha de "impasibles", desde la Unión Europea hasta el Obispado de Málaga e incluidos el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento.

También plantea la necesidad de crear una fundación que canalizase las donaciones de la población malagueña, lo que considera fundamental en este proceso y que supondría beneficios de deducciones fiscales para los donantes.

Sostiene que la finalización de la Catedral -cuya edificación arrancó en 1528- podría llevarse a cabo con materiales constructivos de la provincia y que no sería necesario pedir un nuevo permiso de obras, ya que solo resta por hacerse "un 10 por ciento de ella".

Precisa que no se trataría únicamente de concluir la segunda torre -el elemento más visible-, sino también de hacer lo propio con la cubierta a dos aguas, la sacristía, el panteón de canónigos y obispos o la balaustrada perimetral con sus correspondientes estatuas.

Sobre la situación actual de sus reivindicaciones, ve "factible" el proyecto y entiende que no se debería entrar en un "concurso de ideas" al respecto, al tiempo que demanda como necesario para su inicio que el Obispado dé "un paso al frente".

Publicado en Málaga

Una de las grúas más altas de España, con 50 metros de alto y una pluma de cuarenta metros de largo, llega a la Catedral de Málaga para continuar los trabajos de acondicionamiento que permitirán la subida del público a la cubierta del templo. Esta intervención está incluida en el Plan Director de la Catedral de Málaga, encargado al arquitecto Gabriel Ruiz Cabrero, catedrático de Proyectos Arquitectónicos de la Universidad Politécnica de Madrid, según informó el Obispado malagueño en un comunicado.

Ruiz Cabrero ha llevado a cabo el Plan Director de la Catedral de Córdoba, así como obras de restauración y rehabilitación en la Estación de Atocha de Madrid, la Colegiata de Santillana del Mar en Cantabria, el Monasterio de Carmelitas de Boadilla del Monte, (Madrid), la Embajada de España en Argel y el Instituto Español de Casablanca en Marruecos.

El arquitecto explicó que "un Plan Director puede compararse con una receta de cocina, y lo primero que se hace es mirar los ingredientes que se tienen en casa, para decidir qué hace falta comprar y posteriormente seguir los pasos de la receta". En el caso de la Catedral, hay "que estudiar el estado del edificio, ver cómo se encuentra para posteriormente ejecutarlo", ha añadido Ruiz Cabrero.

Considera que "una catedral sin un plan director está huérfana, no se sabe cómo se puede intervenir ante cualquier incidencia", y resaltó que "se trata de un edifico vivo que se utiliza a diario para el fin para el que se construyó, a diferencia de otros muchos edificios que en la actualidad se han convertido en museos y su uso actual es muy diferente al original". Esta actuación, por ejemplo, "permitirá dar a conocer de cerca el templo mayor de la ciudad, así como tener una panorámica nueva de la ciudad de Málaga y su desarrollo histórico".

El Plan Director de la Catedral de Málaga, que se encuentra casi terminado y podría ser presentado en octubre o noviembre, es "como un retablo que tiene una unidad pero se compone de distintas escenas". Todo Plan Director plantea la posibilidad de poner en marcha de forma previa algunas actuaciones que se consideran convenientes o necesarias, y en Málaga "la primera actuación que se está llevando a cabo dentro de este plan de mejora es el acondicionamiento de las cubiertas para facilitar el acceso a los visitantes".

Publicado en Málaga
El Obispado quiere dar a conocer una de las zonas más singulares y desconocidas de la Catedral de Málaga, como son sus bóvedas. Para ello será necesario acondicionar su acceso. Este es uno de los retos del futuro Plan Director del templo, que el obispo ha encargado al arquitecto Gabriel Ruiz Cabrero.

Este experto deberá evaluar la situación de la Catedral, cara a reiniciar los trabajos detenidos en 1768. No obstante, Ruiz Cabrero señaló este miércoles que hay algunas obras que "deberían acometerse ya, porque no se puede esperar más tiempo y habría que hacerlas en paralelo con el Plan Director". "La Catedral por razones de tipo funcional y constructivo necesita intervenciones inmediatas", apostilló.

Una de las actuaciones preferentes serán en el presbiterio, "que está excesivamente alto y sin terminar por una serie de circunstancias", además de que no cumple con las directrices del concilio Vaticano II, que "establecía una mayor proximidad entre el sacerdote y los files". Igualmente, señaló que, debido al aumento de visitantes, las instalaciones "se han quedado pequeñas", como es el caso del vestíbulo, la tienda o los servicios, que "están mal colocados".

El Plan Director podría estar terminado en un año, pero ni el arquitecto ni el propio obispo se pronunciaron sobre posibles plazos en el inicio de los trabajos.

Publicado en Málaga
Jueves, 22 Septiembre 2011

Objetivo: retomar y acabar las obras

El obispo de Málaga, Jesús Catalá, reconoce que desde su llegada tuvo claro que una de sus prioridades debía ser terminar las obras de la Catedral de Málaga. Para ello ha encargado al arquitecto Gabriel Ruiz un Plan Director que evalúe el estado del templo cara a reiniciar unos trabajos detenidos en 1768. "La Catedral es un edificio vivo, no un museo, y hay que adecuarla a las necesidades actuales", dice el purpurado malagueño.

Cada vez que se habla de obras en la Catedral de Málaga, todas las miradas se dirigen a la inconclusa torre sur. Ésta es la parte más llamativa de las numerosas que se quedaron por construir. Para evitar malas interpretaciones, Catalá subrayó que el Obispado "no tiene ningún especial interés en hacer ahora ninguna torre" de la Catedral, pues, "por ejemplo, para mí es más importante una sacristía, que no existe". "La torre a lo mejor se hace dentro de 20, 30 o 50 años, yo no tengo prisa", sentenció.

Jesús Catalá hizo público este lunes el nombramiento de Gabriel Ruiz, quien también redactará un informe sobre la finca del Seminario y casa diocesana de Espiritualidad. El obispo aboga por que el plan director tenga una "visión integral y completa" de la Catedral. El arquitecto señaló que el plan tendrá que "reflexionar y hacer planteamientos" sobre la idea de acabar el templo catedralicio, aunque, añadió, que el citado plan "tiene que estudiar, a la luz de la situación actual, cuáles de esas cuestiones se deben acometer, cuáles no y, las que se deben hacer, de qué manera".

 

Resumen histórico

Los orígenes del templo datan de 1528, cuando el obispo César Riario realizó el proyecto para construir un nuevo templo. En 1588 se inauguró ese proyecto inicial, aunque sin terminar. Es en 1768 cuando la Catedral alcanza, más o menos, su estado actual. "Ha habido unos 240 años de construcción, retención, etcétera", subrayó el obispo, que ahora aboga por continuar con los trabajos.

La estructura de la Catedral es la de 1768, pero "han pasado varios siglos y las necesidades son distintas", además de que éste, como cualquier iglesia, "es un monumento vivo, no es un museo ni unos restos arqueológicos". Por su parte, Ruiz aseguró que los planes directores generales de la Catedral y de la finca del Seminario y Casa Diocesana son "dos encargos extraordinarios".

Sobre el plan director de la Catedral, señaló que lo primero es conocer con "absoluta totalidad" el edificio sobre el que hay que trabajar. "Hacer un plan director es conocer absolutamente el edificio de manera que podamos interpretarlo técnicamente y, a partir de ese momento, proponer cuáles son las acciones que hay que realizar durante un periodo largo de tiempo". Este estudio tiene un plazo de redacción mínimo de un año, pero marcará todas las actuaciones futuras de la Catedral.

Publicado en Málaga
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga