Jueves, 17 Agosto 2017 | Actualizado 13/08/17

Faltan
220 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / TRIBUNA
Publicado en Opinión / Tribuna

Cómo mutilar la integridad de una obra escultórica

José Francisco López Martínez | Viernes, 23 Octubre 2015
Primera salida del grupo escultórico de José Capuz, en 1946. Primera salida del grupo escultórico de José Capuz, en 1946. EL CABILDO

El debate sobre si la imagen del Resucitado de Capuz debe salir en procesión en solitario o formando un grupo con los sayones, realizados a tal efecto por el escultor, parte de un planteamiento perverso, cual es el considerar que mutilar la integridad de una obra escultórica puede permitir continuar hablando de la misma como si fuera el original concebido y ejecutado por el artista.

Digámoslo de una manera clara: el Resucitado, o procesiona tal cual lo concibió José Capuz, como un grupo escultórico formado por la imagen de Cristo emergiendo del sepulcro y flanqueado por dos sayones, o no será la obra de Capuz. Podríamos hablar, en este último caso, de una intervención sobre un original de Capuz, pero de cuya actual presentación como una pieza aislada ya no sería responsable el escultor sino los dirigentes cofrades, mostrando con ello los ideales estéticos de estos últimos, pero no los del ilustre escultor. Se despoja al interesante grupo escultórico de toda la riqueza de contenidos fundamentada en el contraste entre la idealización de la imagen de Cristo y el naturalismo de los sayones, al tiempo que - lo que es mucho más importante en un grupo procesional- se anula por completo el movimiento visual y perceptivo trazado en torno a la imagen del Resucitado. Pero, además, trascendiendo el caso concreto del grupo malagueño, no se tiene en cuenta el enorme daño que se causa a la consideración y valoración del conjunto de la producción del autor al presentar como una obra original de Capuz lo que no es más que una presentación mutilada, que anula los valores compositivos, plásticos, simbólicos y conceptuales, repercutiendo muy negativamente en la consideración global de la obra del artista. No se ha dado el caso, de momento, pero bien podrían los legítimos herederos de los derechos intelectuales de la obra de Capuz exigir responsabilidades legales por ello.

Por tanto, los términos del debate creo que deben ser otros, planteando si se quiere procesionar la obra de Capuz –esto es, el grupo escultórico– o si no se considera la representación imaginera más adecuada, en cuyo caso sólo cabría destinarlo a obra de exposición, en su integridad escultórica, en un entorno museístico, o proceder a su enajenación, dejando vía libre para otra interpretación escultórica que se considerase más acorde con el carácter de la Semana Santa de Málaga.

 

· José Francisco López Martínez es licenciado en Historia del Arte y comisario de la exposición realizada en Cartagena 'José Capuz y su tiempo. El modelo clásico en la escultura'.

Modificado por última vez en Viernes, 23 Octubre 2015
¿Le ha resultado interesante?
(6 votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga