Jueves, 23 Noviembre 2017 | Actualizado 29/10/17

Faltan
122 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Provincia - EL CABILDO - La actualidad cofrade malagueña en internet
Miércoles, 23 Marzo 2016

La Semana Santa de Archidona: la 'embajá' de un pueblo

JESÚS RODRÍGUEZ PELÁEZ

Me piden desde este portal cofrade de El Cabildo que escriba sobre la Semana Santa de Archidona, y quizás no sepan que me piden que abra mi corazón, más aún cuando hoy es Miércoles Santo y en este bello pueblo del norte de la provincia procesiona la cofradía del Huerto, la cofradía en la que, aún en la distancia, viví mi adolescencia cofrade, esos meses de octubre a los pies de la Señora del Amparo, y esas mañanas de Martes Santo adornando, como podía, su trono. Archidona es un pueblo de gente acogedora, llana, entrañable, de las que te abren su casa de par en par para que te sientas como en la tuya, y así fue la buena gente de la Cofradía del Huerto conmigo hace ya más de 20 años.

Archidona está en una encrucijada de caminos, y a diferencia de sus vecinos antequeranos, la Semana Santa se ha visto influenciada por diversas corrientes y tendencias artísticas. Las cofradías han sabido renovarse aportando interesantísimas obras de arte a su patrimonio, sin perder su idiosincrasia y costumbres más arraigadas. Seis hermandades procesionan a lo largo de la semana, y todas tienen un sello y marcado carácter archidonés que animo a que sigan manteniendo y no se pierdan en la globalización que impera en nuestros días.

Hoy es Miércoles Santo y la cuatro veces centenaria Cofradía del Huerto se dispone a procesionar esta tarde a sus tres titulares, el Señor de la Oración en el Huerto, Jesús Preso y la Virgen del Amparo; anoche los “campanilleros” recorrieron las calles del pueblo haciendo lo que llaman “recorría de San Pedros” haciendo tocar sus campanas que, a modo de pregón, van anunciando a sus vecinos que la procesión ya está aquí. Sin ignorar, por supuesto, la vertiente religiosa de las fiestas, en Archidona se aprende la importancia antropológica de las mismas, tradiciones que se celebran en cada casa, desde lo que se cocina ese día hasta las túnicas que preparan con esmero, si bien hay una casa donde hoy el mimo y el cuidado es aún mayor, la casa del angelito que cantará 'La Embajá', antigua tradición del Huerto heredada de los frailes mínimos que regentaban el antiguo convento de la Victoria, sede desde siempre de la cofradía; ese niño o niña, que vestido de ángel, tendrá el privilegio, y a la vez la gran responsabilidad, de entonar un canto al Señor que de rodillas ora en Getsemaní. 

Siempre fue esta cofradía que hoy procesiona hermandad de gente humilde, de pocos recursos, pero que con muchas ganas de trabajar superó múltiples vicisitudes hasta tener lo que hoy tienen, digno de admirar y contemplar en cada uno de sus detalles, si bien, no debemos perdernos en lo material, y debemos admirar lo mejor que tiene esta corporación, su gente, de la que aprendí cuánto sacrificio cuestan las cosas, el esfuerzo de los hermanos mayores, miembros de junta y camareras, cuántas ilusiones en la elaboración de cualquier novedad que se propusiera. Transcendental fue tener casa hermandad, así como renovar los tres tronos, si bien lo más importante han sido las convivencias y el empeño de todos para tenerlas, eso es lo que me enseñó la Cofradía del Huerto, la ilusión en cada cosa por mínima que fuera, y lo importante de hacerlo entre todos y conseguirlo entre todos, escuela de cofrades y de personas.

Esta noche la historia de Archidona saldrá a la calle, cuatro siglos de historia de desplegarán por el pueblo, las tres devotas imágenes visitarán a sus vecinos en los joyeros que tienen por tronos, esta noche empieza a escribirse un nuevo siglo de historia, el quinto. Sirvan estas líneas como homenaje a esas gentes que hicieron grande una cofradía muy humilde que apenas tenía nada, más que las tres imágenes a las que daban culto, a la par que sirva de atención a las nuevas generaciones que desembarcan en las cofradías para que no olviden el pasado, no se pierdan en lo material, y se centren en las gentes, en las personas, que al final son las que hacen grande a una cofradía.

Buena estación de penitencia hermanos,….(Oh, soberano Jesús, único Rey de los cielos...)

 

Nota del autor: sirva de homenaje a María Teresa Pérez Rodríguez que mantiene vivo mi vínculo con Archidona.

Coronando el valle del Guadalhorce, la primavera estalla de una forma especial en las centenarias calles del pueblo de Alhaurín el Grande. ¡Vengan conmigo unos minutos, que les cuento!

Tras los terciopelos verdes y ‘moraos’ de una famosa rivalidad, Alhaurín forjó con el paso del tiempo, una forma particular de entender la Cuaresma y la Semana Santa. Y digo particular, porque en el mismo pueblo pueden encontrar, por una parte, la riqueza estética y teatral en torno a las representaciones en vivo de La Pasión de Cristo y por otra parte, procesiones de enorme belleza plástica y contenido. Dos expresiones populares de una fe inquebrantable que el alhaurino ha venerado desde hace siglos, que han evolucionado y lo siguen haciendo cogidas de la mano con las formas en que lo hace el propio pueblo, y que sin lugar a dudas, han vertebrado nuestra vida hasta tal punto, que cualquier vecino, más allá de sus fronteras, tendrá que responder cuando se presente como alhaurino a la típica pregunta; “de Alhaurín el Grande ¿verde o morado?”.

 

2016 03 20 moraos1

 

Antes de contarles lo que pueden encontrar en nuestras calles con el encuentro de la primera luna llena de primavera, hablemos un rato de esa rivalidad. No es mi interés que desarraiguemos el mito, al contrario, enamórense de él. Es patrimonio de Alhaurín el Grande y probablemente, la historia no sería la misma sin la “confrontación religiosa” que durante siglos hemos mantenido los verdes y los ‘moraos’. Y si quieren enamorarse de él y disfrutarlo en su esplendor, no traten de comprenderlo, porque a la razón escapa nuestra forma de entendernos, que dista mucho de la imagen que puedan forjarse de los verdes y los 'moraos' si no conocen la historia desde dentro.

Alhaurín es un púlpito a la oración que tiene una cuaresma completa de actos y momentos significativos, pero si nos centramos en su Semana Mayor, les invitamos a que vivan con nosotros cualquiera de los días grandes, y que presten especial atención, a nuestro Jueves y Viernes Santo. Si nunca se emocionaron con las escenificaciones en vivo de La Pasión, o si las vieron en otro pueblo que no sea el nuestro, descúbranlas con nosotros, es una experiencia única.

 

2016 03 20 verdes1

 

Y en este Jerusalén viviente en el que convertimos las calles de nuestro pueblo, usted podrá compartir el pan de Cristo en la Última Cena con sus apósteles, podrá emocionarse con la despedida de Jesús y su Madre, podrá ver cómo Judas traiciona y vende a su Maestro, podrá orar junto a Él en el Huerto de Getsemaní y se estremecerá cuando lo prenda la guardia. Todo esto ocurre cada año el Miércoles Santo en la calle Convento. Es la representación que abre los días más importantes y corre a cargo de los hermanos de arriba, como se le conoce en el pueblo a los cofrades de la Real, Muy Antigua, Ilustre y Venerable Cofradía Franciscana del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, María Santísima de la Soledad y del Santo Sepulcro (los verdes).

La tarde del Jueves Santo, con el sol llenando de vida los rincones del valle, el turno sigue en poder de los verdes y sale de la misma ermita del Convento la procesión de María Santísima de la Soledad que, acompañada por los personajes de La Pasión en vivo, las bandas de la Cofradía y el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada 'Valdemoro' recorre las calles del centro de Alhaurín bajo palio de verde esperanza. Al caer la noche, el turno cambia de bando y los hermanos de abajo, nombre con el que conocemos en el pueblo a los hermanos de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (los ‘moraos’), entran en acción con la representación del Juicio de Jesús ante el Sanedrín, Pilato y Herodes. Sientan, en la noche del Jueves Santo, la impotencia de San Pedro al tener que negar a su Maestro para salvar la vida. Al finalizar la representación, sale de San Sebastián, la procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno acompañado igualmente por los personajes del Paso de Jesús cautivo.

 

2016 03 20 moraos2

 

El Viernes Santo supone el cenit de nuestra emociones y de nuestra Semana Santa, el turno sigue en manos de los 'moraos' que, por la tarde, escenifican de forma estremecedora, la segunda parte del juicio de Jesús ante Pilato y la entrega de la Cruz. Se abren las puertas de San Sebastián nuevamente para la procesión que tiene lugar a continuación, la salida penitencial de Jesús Nazareno y la Virgen del Mayor Dolor, que está acompañada por la impresionante representación en vivo de las tres caídas de Jesús. Es de visita obligada para todo el que quiera conocer de verdad nuestra Semana Santa.

Y sin respiro, si desea seguir con un pellizco en su alma, llega bajo mi subjetivo punto de vista, el momento culmen de nuestra Semana Santa, la representación de la Crucifixión de Cristo en la ermita del Convento. De forma desgarradora, podrán ver cómo Judas se arrepiente y pone fin a su vida, casi al mismo tiempo que Jesús viene subiendo al Gólgota de la Plaza del Convento, para ser clavado en la cruz y morir en ella tras pronunciar sus siete palabras. En la desgarradora madrugada del Viernes Santo alhaurino, el silencio y la oscuridad se cogen de la mano para apoderarse todos los rincones de Alhaurín el Grande. Las campanas doblan a muerte mientras sale del interior del Convento, el cortejo procesional del Santo Sepulcro y María Santísima de la Soledad, de riguroso luto. Tambor sordo, marcha fúnebre… Silencio, Soledad y Sepultura.

 

2016 03 20 verdes3

 

Y para rizar el rizo, no se queden ahí, vuelvan al día siguiente a Alhaurín. En la media noche del sábado al Domingo de Resurrección, elijan donde ir, porque nuestro pueblo quizás sea el único sitio en el mundo donde el Señor resucita dos veces. Verdes y “moraos” representan la Resurrección de Cristo de forma paralela para cerrar las escenificaciones de nuestra Semana Santa. El Domingo de Resurrección acaban las emociones con la participación de ambas corporaciones en el comienzo de la Pascua en la Parroquia de la Encarnación y la procesión de Jesús Resucitado a cargo de los “moraos”.

Si no la conocen, descúbranla, es la Semana Santa de Alhaurín el Grande, que además este año cuenta con el acontecimiento histórico de celebrar el setenta y cinco aniversario de la bendición de las imágenes de María Santísima de la Soledad por parte de los verdes y de Jesús Nazareno por parte de los “moraos”. Oportunidad para que nos acompañen. ¡Os esperamos!

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga