Martes, 26 Septiembre 2017 | Actualizado 22/09/17

Faltan
180 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Mostrando artículos por etiqueta: Antequera - EL CABILDO - La actualidad cofrade malagueña en internet

Fin de semana significativamente activo desde el punto de vista cofrade en los pueblos de la provincia de Málaga. Tres procesiones extraordinarias, con el Cristo de la Vera+Cruz de las hermandades respectivas de Almogía y Campillos, así como la Virgen de los Dolores en Antequera, coinciden en el fin de semana. Además, otras procesiones gloriosas de la Diócesis también cumplen con la tradición, como es el caso de la patrona antequerana, Santa Eufemia.

El viernes, en Antequera, la titular de la hermandad de Servitas, la Virgen de los Dolores, recorre las calles de la feligresía de Santiago, en donde se sitúa su sede, el convento de Belén, acompañada de la banda de La Lira, de Pizarra, sobre el trono de la Virgen del Carmen. Se celebran doscientos años de su hechura, por el escultor Miguel Márquez. La imagen partirá a las ocho de la tarde.


Almogía se tiñe de verde

En Almogía, la hermandad de la Vera+Cruz (Los Verdes), celebran el 75º aniversario de la imagen del Crucificado, una talla de las tallas más felices del escultor malagueño Pedro Pérez Hidalgo, del año 1942. Hasta el 15 de septiembre, la cofradía ha celebrado un triduo extraordinario, anunciado en una convocatoria de nuevo cuño, trazada por Fernando Prini. En la jornada del 15 se presenta el nuevo trabajo de la banda de música, titulado ‘Veneración’, con marchas del patrimonio musical de la corporación crucera.

La procesión extraordinaria tendrá lugar el sábado 16, a las 19.30 horas de la tarde, desde la parroquia de la Asunción. Irán las dos bandas de la Hermandad y verificará el mismo itinerario que el de Semana Santa, inaugurándose la nueva denominación de la calle Cristo, que pasa a ser calle Cristo de la Vera+Cruz. Los actos finalizarán el domingo con el besapiés de la imagen y una misa solemne a las doce del mediodía.


Campillos también recibe a la Vera+Cruz

Por su parte, la hermandad del Santo Cristo, de la localidad de Campillos, también procesiona a su titular, el Crucificado de la Santa Vera+Cruz de forma extraordinaria, con motivo de los 75 años de su hechura, a cargo del escultor granadino Antonio Torres Rada.

La procesión partirá de su iglesia a partir de las 19 horas, e irá acompañada de su agrupación musical. En cabeza marchará la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora del Rosario, de Arriate. Delante del trono marchará una reliquia del Santo Lignum Crucis, cedida por la Confraternidad de Hermandades de la Vera+Cruz.


Santa Eufemia

Por su parte, en Antequera tendrá lugar la tradicional salida procesional de la ‘patrona ganadora’ de la ciudad, Santa Eufemia. La mártir de Calcedonia es patrona desde 1410 de la Ciudad del Torcal y celebra su festividad cada 16 de septiembre. A las seis de la tarde está prevista la función votiva, este año en la capilla del Socorro, del Portichuelo, para salir en procesión a partir de las 19.30 horas.

Acompañará la banda de cornetas y tambores de las Tres Caídas, de la hermandad de la Esperanza de Triana. El encierro se prevé para las 0.30 horas, en su capilla en la plaza de Santiago.

Publicado en Provincia

Tradición, sol y playa unidos en el 16 de julio, fiesta de la Virgen del Carmen, una de las fechas más arraigadas de la provincia de Málaga, en que el litoral se puebla al caer la noche de procesiones marítimas y terrestres con la imagen de la patrona de los marineros.

Numerosas localidades festejan intensamente a la Virgen del Carmen, que de hecho es patrona de algunos pueblos, como Marbella, Estepona, Torremolinos, Caleta de Vélez, Los Boliches, Torre del Mar e incluso en el interior, Cuevas de San Marcos. Además, la capital malagueña cuenta con festejos muy populares en las barriadas de El Palo, Olías o la Colonia Santa Inés y en el Rincón de la Victoria es muy significativo el fervor que tanto el propio pueblo como La Cala del Moral pone en la Virgen del Carmen.

Al caer el 16 de julio este año cae en domingo, se acumulan los actos de celebración a la Virgen del Carmen en este fin de semana. Desde las procesiones en la jornada del sábado del Carmen de Olías, la del Litoral en la zona de la Paz o la de la barriada de la Colonia Santa Inés, hasta la explosión en la misma jornada del domingo.

Y no sólo en las calles, también en los templos: el 16 de julio es día de visita a la Virgen de El Perchel en su parroquia desde que se abre el besamanos en la madrugada del día anterior, y una semana está la Virgen del Carmen de los Mártires, que da culto la hermandad de los Remedios en besamanos; hasta el martes se podrá venerar esta escultura dieciochesca, que estrena cetro. Pero el 16 de julio es día para que las vírgenes del Carmen y sus devotos tomen la mar a lo largo de toda la provincia.


De occidente a oriente

En Marbella, la Virgen del Carmen fue nombrada patrona de la ciudad hace dos años, título que comparte con San Bernabé. El nombramiento viene de la enorme devoción y cariño que suscita esta imagen en los marbellíes que durante la jornada del 16 de julio pasean tanto al amanecer, en un rosario como al caer la tarde en la masiva procesión terrestre y marítima.

Lo mismo ocurre en Estepona, en donde la Virgen del Carmen además de patrona, fue nombrada alcaldesa perpetua en 1991 y coronada canónicamente en el año 2005, a causa de su tirón popular; o en La Carihuela en Torremolinos, que siempre se convierte en una de las citas más célebres de cada 16 de julio para los malagueños.

En Fuengirola, tanto el propio epicentro de la localidad como la barriada de Los Boliches cuenta con un arraigo carmelita que hace echar a las calles a gran parte de la población cuando cae la tarde. Mismas escenas que se pueden vivir en otras zonas del litoral occidental como Benalmádena Costa o Sabinillas.

Al oriente de la Costa del Sol, el escenario es similar. Tanto La Cala del Moral como Rincón de la Victoria paralizan su rutina para volcarse en la jornada del 16 de julio con las procesiones de la Virgen del Carmen, a la que llevan hasta la orilla y embarcan con las playas a rebosar.

Caleta de Vélez, Las Melosas en Torre del Mar o Nerja son algunas de las citas fijas para vivir intensamente las fiestas del Carmen. Y también en interior, con el caso de la incipiente procesión de la Virgen del Carmen en Antequera o la patrona de Cuevas de San Marcos.

Todo ello acompaña a la propia capital, con las procesiones de la Virgen del Carmen en Pedregalejo y El Palo. Sólo restarán El Perchel y Huelin, los otros dos barrios marineros de la ciudad, cuyo turno será el domingo siguiente, el 23 de julio, junto a la de los Submarinistas. Y aparte, la patrona de Torre del Mar que, como es tradicional, saldrá el día de Santa Ana, 26 de julio.

Publicado en Provincia

Parece que este año la primavera se va a portar bien en lo meteorológico y el sol hará honor a la Costa del Sol para recibir a los nazarenos y cofradías de la Semana Santa de la provincia de Málaga.

El tiempo será el marco perfecto para una semana de Pasión “que habla de crecimientos en la ocupación hotelera del 2% con respecto a la ya de por sí fabulosa Semana Santa 2016”, ha expresado el presidente de Turismo Costa del Sol, Elías Bendodo.

“La primera parte de la Semana Santa, del Domingo de Ramos al Martes Santo, con los datos que manejamos, esperamos una ocupación del 77%, mientras que a partir del Miércoles Santo y hasta el Domingo de Pascua, este porcentaje aumenta hasta el 88%”, ha aportado Bendodo, refiriéndose al total de la provincia de Málaga.

“Distinto es el caso de Málaga capital, que cuenta con una de las celebraciones más importantes a nivel nacional: aquí la ocupación se mantendrá, de forma estable durante toda la Semana Santa, en torno al 88,5% aproximadamente”, ha advertido Elías Bendodo.

En cuanto a oferta de asientos de avión, se han registrado casi cien mil más que en el año 2016, lo que supone un incremento del 38,5%. Los refuerzos también se advierten en el AVE, que suma 20.100 plazas más en toda la Semana Santa desde los distintos puntos de origen, especialmente Madrid.

“La Semana Santa es un fenómeno intensamente vivido por la población local, más allá de la extranjera; por ello la línea de cercanías Málaga-Fuengirola también se verá muy reforzada, aportando 74.000 plazas más que las habituales”, ha apuntado el presidente de Turismo Costa del Sol. Además, quince cruceros con unos 31.000 pasajeros (un 382% más que la misma semana de 2016) tienen previsto arribar al Puerto de Málaga durante Semana Santa.

 

La riqueza de la provincia en Semana Santa

Así, todo está preparado para los días grandes de la primavera, principalmente los actores: los cofrades que con su fe, trabajo y tesón disponen este espectáculo total y abierto del que disfrutan todos los que lo deseen y refuerzan la identidad del pueblo.

Pero, más allá de la capital, que concentra la mayor parte de la fama internacional por la cantidad y arraigo de sus procesiones, “la provincia de Málaga tiene numerosos tesoros por descubrir, también por el propio malagueño, que tiene a escasos minutos todo un abanico de alto valor antropológico, cultural y, cómo no, religioso”, ha apostillado Elías Bendodo, presidente de Turismo Costa del Sol.

Así, merece mucho la pena las celebraciones de la Semana Santa de Antequera: de acusada personalidad y un estilo propio especialmente en los tronos de las vírgenes. Su valioso y antiguo patrimonio artístico, incluido las imágenes que se procesionan, hacen de ella una Semana Santa digna de un sitio Patrimonio de la Humanidad.

Asimismo, otra ciudad de ensueño como Ronda, también cuenta con una potente Semana Santa. Sus cofrades se afanan en pasear sus imágenes en el maravilloso entorno urbano de esta Ciudad del Tajo, y cualquier día se pueden contemplar los cortejos nazarenos embelleciendo sus calles.

Vélez-Málaga cuenta con la más numerosa de las celebraciones de Semana Santa después de la capital. Una ciudad muy cofrade que pasea con grandeza sus titulares en tronos procesionales y que comparte mucho en común con las cofradías de la ciudad de Málaga. La capital de la Axarquía es otro de los atractivos innegables para la Semana Santa en la provincia.

Archidona, por su parte, es todo un tesoro cultural y antropológico. Numerosas tradiciones inmemoriales, como la Embajá o el toque de la Zumba, se suceden durante los días de Semana Santa con las distintas cofradías que salen por las calles. Con la plaza Ochavada como epicentro, las hermandades despliegan su sabor antiguo por el pueblo.

Pero si un pueblo es universal por su Semana Santa es Riogordo. El bello municipio escenifica la más afamada pasión en vivo del país con El Paso durante las jornadas del Viernes y Sábado Santo. No es la única, pues Istán o Casarabonela no les van ni mucho menos a la zaga con puestas en escena sobrecogedoras, como también tienen lugar en Alhaurín el Grande por parte de las hermandades de los Verdes y los Moraos.

La explosión cofrade en Fuengirola, Benalmádena o Marbella; la magia de las procesiones en Frigiliana; las peculiaridades de Campillos o Cuevas de San Marcos; el Sábado Santo en Arriate; el Domingo de Resurrección en los múltiples pueblecitos de la Serranía de Ronda, o con la quema del Judas en El Burgo… la Costa del Sol cuenta con 103 opciones para vivir la Semana Santa.

Publicado en Málaga
Martes, 21 Marzo 2017

Color verde solidario

Buena música y buena causa. La banda de cornetas y tambores y la banda de música de la hermandad de la Santa Vera+Cruz de Almogía, ‘Los Verdes’, han llevado a cabo la grabación de su trabajo discográfico ‘La Banda Verde’, dedicada por completo al patrimonio musical de la cofradía de los Estudiantes de Antequera, a la que acompañan ininterrumpidamente desde hace un cuarto de siglo en la tarde noche del Lunes Santo.

Más allá de la interesante puesta en valor del patrimonio musical cofrade en Antequera, poco difundido, el disco de la banda que dirige Carlos Manuel Puche también cuenta con una loable iniciativa benéfica. Y es que lo recaudado por adquirirlo, al precio de diez euros, va destinado a la Asociación Española contra el Cáncer.

La banda de Los Verdes de Almogía cumple 25 años acompañando a la hermandad de los Estudiantes de Antequera, que cada Lunes Santo procesiona desde la iglesia de San Zoilo con sus tres titulares: Jesús Nazareno de la Sangre, el Santo Cristo Verde y la Virgen de la Santa Vera+Cruz.

A causa de la efeméride, el trabajo discográfico contiene dos estrenos dedicados por la banda a la corporación: en cuanto a cornetas y tambores, el músico Ángel Moreno ha compuesto ‘Nuestra Sangre en tu Cruz’, dedicado al conocido Nazareno bajo palio; por otra parte, José Ramón Valiño es el autor de la pieza para banda de música ‘Tus lágrimas’.

Además de éstas, todas las restantes marchas, a excepción de la clásica pieza de Perfecto Artola ‘Cofradía de los Estudiantes’, suponen primera grabación, contando con firmas de Sergio Bueno, Francisco Manuel López o Fernández Mayorga en música o Sergio Pastor, Cristóbal Moreno o Rafael Herrera en las marchas para cornetas y tambores.

El disco fue presentado en el teatro municipal El Torcal, de Antequera, el pasado 19 de marzo y ya se puede adquirir en comercios de Almogía (Casa Brenes y Tienda Maribel), Antequera (Floristería Emi y Joyería Pedro González) y Málaga capital (tiendas cofrades Nazareno, en Tribuna de los Pobres y Ojeda, en calle San Juan); además de las propias cofradías verdes de Almogía y Antequera.

La banda de Los Verdes de Almogía participará esta Semana Santa 2017 en la capital acompañando el Viernes de Dolores a la Virgen de la Candelaria (hermandad de Medinaceli), a la Virgen de la Concepción del Huerto el Domingo de Ramos, y a la Virgen del Amor en la noche del Miércoles Santo.

Publicado en Provincia

La provincia de Málaga tiene en el mundo cofrade uno de los más importantes dinamizadores de la cultura y el patrimonio artístico. Con sus actividades, las hermandades ponen en valor la tradición, la historia y el arte que poseen los distintos rincones de la Costa del Sol.

La capital malagueña posee una Semana Santa admirada de forma internacional. Pero, además de la capital, varias celebraciones cofrades de la provincia tienen la vitola de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Dos de ellas, Antequera y Vélez-Málaga, celebran el próximo fin de semana dos eventos globales de singular importancia.

Con motivo de la celebración del Año de la Misericordia, proclamado por la Iglesia Católica, y que finaliza este mes de noviembre, a iniciativa de los jóvenes cofrades y con el respaldo de las Agrupaciones de Cofradías de Antequera y de Vélez-Málaga, se han organizado diversos actos para generar un punto de atención para los cofrades y todos los que gusten del arte, la imaginería y la cultura.

 

Dieciséis besamanos en Antequera

En Antequera, por una parte, se celebrará el sábado el evento ‘Mater Misericordiae’. Un total de dieciséis imágenes de la Virgen estarán en besamanos en sus templos.

Será la oportunidad de conocer de cerca imágenes de enorme valor artístico y devocional; piezas de escultores de los siglos XVI, como Juan Vázquez de Vega; XVII, como Jerónimo Brenes; o escultores dieciochescos como Andrés de Carvajal y decimonónicos, como Miguel Márquez.

Todos estos artistas pertenecen al catálogo histórico-artístico de la ciudad de Antequera, recientemente catalogada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad gracias al Sitio de los Dólmenes. Este sábado será un buen día para disfrutar del entorno natural de espacios como El Torcal y compaginarlo con una jornada cofrade.

Además, la celebración de estos besamanos permitirá la apertura en el horario previsto (de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas) de los riquísimos templos de la ciudad. Antequera, sin duda, es la población que mejor y mayor patrimonio artístico religioso aglutina en la provincia de Málaga: iglesias como la de San Sebastián, la de la Virgen de los Remedios, Santo Domingo o el convento de Belén son verdaderos oasis de arte que podrán ser visitados aprovechando la cita cofrade en pleno otoño.

Esta iniciativa también llevará su componente solidario. Las cofradías venderán en sus respectivas sedes las pulseras personalizadas, cuyos ingresos irán destinados a una campaña para los más necesitados que promueve Cáritas.

 

Vélez-Málaga y sus cofradías

Por otra parte, en la Axarquía, Vélez-Málaga acoge durante el fin de semana un evento muy similar. Durante las jornadas del viernes y el sábado serán los actos centrales, en donde las imágenes de la Virgen que poseen las distintas cofradías veleñas estarán también en besamanos.

Será también ocasión para admirar de cerca el interesante patrimonio escultórico contemporáneo de la Semana Santa de Vélez-Málaga, con firmas como la del imaginero granadino Domingo Sánchez Mesa, el sevillano Luis Álvarez Duarte, el cordobés Francisco Romero Zafra o el propio artista local veleño Israel Cornejo.

Los horarios serán de 10.30 a 13 horas y, por la tarde, de 17 a 20 horas. Iglesias como San Francisco, ermitas como la de la patrona, Virgen de los Remedios, o espacios singulares como el Camarín de la Piedad, acogerán la visita de cofrades y curiosos que quieran acercarse a Vélez-Málaga a vivir esta Cuaresma en pleno otoño.

Publicado en Provincia

Gracias a la iniciativa de su juventud cofrade, los cofrades en general podrán disfrutar de la rica imaginería mariana con que cuenta la ciudad de Antequera el próximo sábado. Hasta dieciséis imágenes de la Virgen estarán expuestas en besamanos durante la jornada de este 22 de octubre, con motivo de la clausura del Año Jubilar de la Misericordia.

Bajo el título ‘Mater Misericordiae’, las ricas iglesias de Antequera estarán abiertas para recibir a todas las personas que deseen rendir pleitesía a las tallas marianas, de pasión y de gloria, que participan en el evento.

 

2016 10 18 cuadranteokantequera

 

El horario establecido para todas las iglesias es el mismo: de 10 de la mañana a dos de la tarde y de 16 a 20 horas. A las 12, en todos los templos se rezará el Ángelus. Por la tarde, para finalizar la jornada mariana, habrá un concierto en la iglesia de San Juan de Dios (c/ Infante Don Fernando, 65), a cargo de la banda de música de la localidad. El domingo 23, a las 12 del mediodía, a modo de Acción de Gracias, habrá misa solemne en San Sebastián, templo jubilar de la Misericordia en Antequera.

2016 10 18 mapaokantequera


Documento

Para la jornada mariana se ha editado un documento para el peregrino con las distintas advocaciones para ser selladas en los distintos templos. Estará disponible en cada uno de los besamanos organizados. Además, como acción social, lo recaudado en la venta de pulseras de las hermandades irá destinado a la campaña ‘Calor y Café’ que Cáritas Diocesana impulsa para la acogida de los más desfavorecidos.

Publicado en Provincia

La Agrupación de Cofradías de Antequera se suma a los actos que vienen celebrándose durante el Año de la Misericordia en distintos puntos de la geografía andaluza con un besamanos magno de las imágenes marianas del municipio. Bajo el nombre de 'Mater Misericordiae', las hermandades de Pasión y Gloria expondrán a sus titulares durante la jornada del sábado 22 de octubre. Este acontecimiento extraordinario ha sido promovido por miembros de las juventudes de las diferentes cofradías de la Ciudad de la Vega. Además, será una oportunidad única para descubrir el extenso y rico conjunto patrimonial de iglesias y conventos que posee el municipio. Para conocer toda la información que irá ofreciéndose sobre el evento, se ha creado un perfil oficial en twitter, @MaterATQ, y el hashtag #MaterATQ.

El domingo 23 de octubre se celebrará en la Iglesia Mayor y Colegial de San Sebastián -una de las cuatro Puertas de la Misericordia de la Diócesis de Málaga- una solemne Misa de Acción de Gracias en la que participarán todos los cofrades antequeranos. La recaudación de donativos del fin de semana irá destinada a la campaña solidaria del Obispado de Málaga 'Calor y café', con la que se ha creado un centro que cobija a personas sin hogar de la provincia.

 

Dólmenes

Por otra parte, la ciudad de Antequera ha sido actualidad recientemente por la catalogación del Sitio de los Dólmenes como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este nombramiento engloba los tres monumentos megalíticos (Viera, Menga y El Romeral), la conocida Peña de los Enamorados y el paraje de El Torcal.

Publicado en Provincia

La ciudad de Antequera es sede del 23ª Encuentro de Pascua de la Familia Servita de Andalucía. La jornada, que se celebra este domingo 24 de abril tendrá por anfitriona la hermandad antequerana con sede en el convento de Belén: la Venerable Cofradía de Servitas de María Santísima de los Dolores Coronada.

En dicho encuentro toman parte las hermandades servitas, órdenes terceras y grupos laicos adscritos al Secretariado Servita de Andalucía. En el año 2014 fue la Orden Tercera de Málaga la que organizó el encuentro.

 

2016 04 24 encuentroservitaantequera

El encuentro incluye una eucaristía a las once de la mañana en el Convento de Belén, sede de esta cofradía que también venera al Cristo Atado a la Columna y al Cristo del Consuelo, un Nazareno caído. Durante el encuentro también habrá visita guiada a la ciudad de Antequera

Publicado en Provincia

Además de la capital, la provincia de Málaga cuenta con rincones para vivir la Semana Santa sumergido en la vivencia de sus pueblos. Ofrecemos un viaje de muestra por las celebraciones de nuestra tierra, de comarca en comarca.

 

Comarca de Antequera

La ciudad de Antequera ofrece a quien la visita una Semana Santa única, con estilo propio. De hecho, su personalidad es tal que ha llegado a exportar algunos de sus elementos a la propia capital malagueña. Las diez cofradías llenan todos los días de la semana, destacando las jornadas del Jueves y Viernes Santo, en que las hermandades hacen lo que se viene a llamar correr la Vega, subir con los tronos a toda velocidad las empinadas cuestas que llevan a sus templos de salida.

En la comarca, igualmente, destacan las procesiones de Casabermeja, cuyos tronos son portados por correonistas y horquilleros, de acuerdo con los orígenes de la Semana Santa malagueña.

 

La Axarquía

La ciudad de Vélez-Málaga es una de las de mayor sentimiento cofrade de la provincia. Sus 19 cofradías la hacen acreedora de ser Fiesta de Interés Turístico Nacional. La elegante mecida de los tronos, una de las señas que los veleños reivindican como propia, así como especialmente el Jueves y Viernes Santo, en que salen las imágenes de mayor fervor, hacen de la Semana Santa en Vélez-Málaga uno de los hitos cofrades irrenunciables de la Costa del Sol.

En Cajiz, pedanía de Vélez-Málaga, se celebra una de las representaciones de la Pasión en vivo (lo que se viene a llamar ‘El Paso’) más antiguas de España. Tiene orígenes en el siglo XVII y se celebran en las jornadas del Viernes y Sábado Santo.

Y hablando de El Paso, unos de los de mayor proyección a nivel nacional es el escenificado el Viernes y Sábado Santo en Riogordo, otra Fiesta de Interés Turístico Nacional que se remonta a 1951. Las representaciones tienen lugar en un espacio al aire libre de 8.000 kilómetros cuadrados.

 

Guadalteba

La Semana Santa de Campillos destaca por el impulso cofrade de sus cinco cofradías. Personajes como el consiliario y la guardia romana dan colorido y personalidad a su celebración, que cuenta con las procesiones de importantes devociones como la del ‘Niño Chiquito’, el Miércoles Santo.

En Carratraca tiene lugar La Pasión, la representación viviente de la Semana Santa de más dama en la comarca, que adquirió especial auge en la década de los setenta del siglo XX.

 

Costa del Sol Occidental

La Semana Santa de Fuengirola cuenta con interesantes imágenes del neobarroco sevillano: los nombres de escultores como Luis Álvarez Duarte, Antonio Eslava, Juan Manuel Miñarro o Manuel Carmona están íntimamente ligados a las cofradías fuengiroleñas que pasean orgullosas su patrimonio.

En Marbella, con siete hermandades en la localidad, el atractivo casco histórico acentúa más su carácter andaluz con las procesiones que tienen lugar durante la Semana Santa. El Nazareno y la Soledad son las tallas de mayor fervor, que salen el Miércoles y Viernes Santo, respectivamente, desde la parroquia de la Encarnación.

 

Comarca Nororiental de Málaga

La Semana Santa de Archidona es una de las de mayor arraigo histórico de la provincia de Málaga. El propio casco urbano, con su plaza Ochavada a la cabeza, genera un marco inigualable para la celebración de las procesiones. Sus siete hermandades y la Agrupación de Cofradías, que procesional al Resucitado, llenan la semana, a excepción del Lunes Santo, de elementos que sólo pueden hallarse en esta localidad. La escena de la Embajá del Ángel, el Miércoles Santo, organizada por la hermandad del Huerto; oír la zumba, el instrumento que hace sonar la cofradía de la Humildad cada Viernes Santo o el sonar de los campanilleros, son particularidades de la Pasión archidonesa.

 

Valle del Guadalhorce

Las celebraciones de la Pasión en vivo, estrictamente repartidas entre ‘Los Verdes’ y ‘Los Moraos’ constituyen la principal característica de la Semana Santa en Alhaurín el Grande. Lejos de sus fiestas de gloria, el Día de la Cruz y del Día de Jesús, las hermandades de la Vera+Cruz y Jesús Nazareno también ofrecen al visitante cuidadas representaciones en los entornos de sus sedes, del Miércoles al Sábado Santo.

Esta pasión por ‘Verdes’ y ‘Moraos’, en benigna lucha por dotar de esplendor sus celebraciones, también puede constatarse en otras localidades de la zona como Alhaurín de la Torre o Almogía.

El Viernes Santo por la mañana destaca en la comarca la ceremonia de La Despedía, que protagoniza las veneradas imágenes del Nazareno de las Torres y la Virgen de los Dolores de Álora.

 

Serranía de Ronda

La Semana Santa de Ronda tiene enorme trascendencia en la provincia; hermandades de mucha historia recorren enclaves de ensueño, como el Puente Nuevo. La práctica equidistancia entre Sevilla y Málaga hacen de la Ciudad del Tajo un espacio de convivencia entre costaleros y hombres de trono que le aportan una indudable singularidad.

Muy cerca, la localidad de Arriate es la única de la provincia malagueña que alberga procesiones en la jornada del Sábado Santo, con la salida del Santo Entierro.

Los pequeños pueblos de la Serranía dan especial importancia al Domingo de Resurrección, jornadas en los que son procesionadas imágenes del Niño Jesús en festividades conocidas como El Huerto. Además en pueblos como Benarrabá, es ahorcado y tiroteado un monigote que hace referencia a Judas Iscariote, el que entregó a Jesús.

 

Sierra de las Nieves

La celebración La Pasión en Casarabonela (del Domingo de Ramos al Martes Santo) y de El Paso en Istán (del Jueves al Sábado Santo) marcan plenamente la personalidad de esta comarca malagueña en Semana Santa. Se trata de dos Autos Sacramentales rigurosos y sobrecogedores en donde el pueblo participa activamente.

 

Fiestas de Singularidad Provincial

La Diputación de Málaga tiene otorgado el título de Fiesta de Singularidad Provincial a las celebraciones vivientes de Benalmádena, Cajiz, Riogordo e Istán; La Despedía de Álora; Las Cortesías del Domingo de Resurrección en Cartajima y la Semana Santa de Arriate. Las Fiestas Singulares de Málaga son acontecimientos populares con un notorio interés turístico. 

Publicado en Provincia

El denominado trono de “estilo antequerano”, “originalidad tipológica del paso de palio antequerano que obedece a la circunstancia de haberse conservado, sin apenas cambios, toda una serie de ejemplares antiguos, que en la mayoría de las ciudades ya fueron sustituidos o, simplemente, se perdieron” . Lo que hoy es una realidad en la Ciudad del Torcal, también estuvo presente tanto en localidades de la provincia, como en otros puntos de la geografía andaluza, cuya primera característica es conservar andas llevadas al hombro, en lugar del modelo de costal bajo el paso. La cuestión de la manera de “cargar”, nos es de sumo interés, ya debemos de tener presente que hubo pasos realizados para “ellos”, y pasos creados para “ellas”. Esta cuestión, que podría desarrollarse en clave de género, es de sumo interés, ya que ambas realidades, especialmente cuando estamos hablando de una imagen bajo palio, -cuestión que en Antequera fue democrática, y fue dispuesto tanto para “ellos” como para “ellas”-, cobra especial significación, por cuanto en los de “ella” se asienta y se desarrollará una elaborada y minuciosa simbología apocalíptica, que hasta ahora ha pasado desapercibida, y que probablemente sea fruto del voto inmaculista al que la Ciudad hizo juramento. Esta carga simbólica y alegórica, nunca llegará a darse en los tronos de Cristo. Cabe mencionar también que, aunque en diversos momentos, ambos tipos de palios parezcan “iguales”, y así lo ha reflejado la historiografía, el sistema de proporciones es diferente para ambos casos, especialmente en lo que respecta a la altura de la peana, amén de la mencionada carga iconográfica.

Dice la Carta de Nara que “el respeto debido a todas las culturas requiere que los bienes culturales sean considerados y juzgados dentro del contexto cultural al que pertenecen”, ya que es el entorno más cercano al patrimonio, las personas que sienten, viven, crecen y se relacionan con él, las que proyectan su conciencia y sus valores identitarios sobre el mismo. El problema se plantea cuando hacemos apología de unos determinados bienes patrimoniales, que se convierten en la insignia, bandera y lucha vital de una sociedad, ciudad, pueblo o hermandad, pero sin tener muy claro qué significan realmente esos bienes, porqué existieron, cómo evolucionaron, y dónde terminó su ciclo vital. Debemos de tener en cuenta que lo que el pasado nos ha legado, prácticamente en todos los casos (quizás salvo el palio de la Soledad), ha sufrido alteraciones propias del paso del tiempo y de la adaptación de los mismos al medio.

A grandes rasgos, cuatro serían las etapas por las que ha pasado el trono de palio antequerano:

1ª Etapa. Siglos XVII y XVIII. Configuración del modelo de anda con peana y palio. Desarrollo del mensaje apocalíptico en el trono de Virgen.

2ª Etapa. Finales del XVIII y siglo XIX. Configuración del trono de palio “antequerano”. Consolidación del mensaje apocalíptico y definición de los caracteres vinculantes propios. Desarrollo en vertical y andas cortas. Búsqueda de la luz.

3ª Etapa. Finales del siglo XIX hasta hacia 1940-1950. Ruptura con el mensaje apocalíptico y desarrollo en horizontal. Periodo de las grandes transformaciones horizontales, los mantos cortos y la búsqueda de la noche.

4ª Etapa. Hacia 1950-2014. Crisis del diseño procesional, del desorden artístico y miedo a la luz.

 

Primera etapa

En esencia, las primeras fábricas de los tronos antequeranos se reducen a unas pequeñas parihuelas, con una peana que sustentaba a la imagen, debidamente ataviada según la moda de la época, y palio, que en un primer momento es móvil o de mano, y que posteriormente se anclará a las parihuelas. En estos momentos no se produce todavía un desarrollo del aparato conceptual “inmaculista”. Será a finales del siglo XVIII con lo grabados Virgen del Socorro y de la Soledad, cuando podamos hablar con total propiedad del triunfo inmaculista y de la consolidación del mensaje apocalíptico.

 

Segunda etapa

El siguiente estado, será aquel que hemos situado cronológicamente desde finales del siglo XVIII, hasta bien entrado el XIX, cuando comiencen a producirse las transformaciones volumétricas propias de la tercera etapa. Durante este segundo período el paso de palio, femenino, será llevado hasta sus últimas consecuencias conceptuales y artísticas, produciéndose una consolidación definitiva del mensaje apocalíptico, configurándose no sólo la propia esencia del palio antequerano, sino todo el ideario que define la Semana Santa de los siglos XX y XXI. Por lo tanto, lo que hoy entendemos como la “gran historia” y caracteres propios del estilo antequerano, son consecuencia directa y heredada de esa nueva Semana Mayor que se va configurando poco a poco durante el siglo XIX. Será el momento en el que el estilo adquiera su verticalidad característica y definitoria, amén de mantener las pesadas andas cortas y de madera, al igual que las barras del palio, realizadas en este material, con tubos en plata.

Será durante este período, desde finales del Setecientos hasta finales del Ochocientos, cuando se proyectan y ejecutan todas y cada unas de las grandes maquinas procesionales antequeranas, a saber: el antiguo palio de la Soledad, conservado en la casa hermandad de la cofradía; el palio de la Virgen de los Dolores; el del Nazareno de “Arriba”; el propio de las Vírgenes del Socorro y de la Paz; el actual de la Soledad y el negro de la Virgen del Consuelo, realizado en algún momento indeterminado; y los dos del Cristo de la Salud y de las Aguas, el de dosel y el neogótico.

 

Tercera etapa

Este tercer periodo comienza a desarrollarse con las ampliaciones que sufren los tronos de las vírgenes de la Paz y del Socorro. Estos dos ejemplares, en esencia, respondían a las mismas características que los palios de la anterior fase, manifestando el mensaje apocalíptico característico de los mismos, un marcado desarrollo en vertical y una concepción formal encaminada a procesionar a plena luz del día, evitando así complicaciones lumínicas. Estas dos grandes máquinas procesionales serán objeto, desde finales del siglo XIX hasta los años 1940-1950 (coincidiendo con el desarrollo del trono malagueño), de sendas ampliaciones que romperán definitivamente con el mensaje apocalíptico, produciéndose un desarrollo en horizontal, del que serán herederos todos los palios post años cincuenta y que manifestarán, inevitablemente, cada uno de los problemas formales, conceptuales, de proporción, y espaciales que muestran los tronos de de “Arriba” y “Abajo”.

Apunta Romero Benítez que este fenómeno de ampliación “produce, por lo tanto, un claro proceso de paulatino engrandecimiento de la máquina del paso, circunstancia que hay que relacionar con una directa influencia de lo que, por entonces, está ocurriendo en Málaga; algo que José Luis Romero Torres define como “megalomanía triunfalista del paso malagueño”, de evidentes connotaciones socio-políticas”.

Ampliados los tronos, cabría pensar que los respectivos mantos procesionales serían objeto de igual suerte, y que los cuatro mantos procesionales, azul y negro de la Virgen del Socorro, y azul y negro de la Virgen de la Paz, serían alargados para adaptarlos a los nuevos sistemas de proporciones imperantes en ambas máquinas. La realidad fue que, si bien los tronos “crecieron”, los mantos se mantuvieron en su estado primigenio, provocando un desorden compositivo en los tronos para el que, hasta el momento presente, no hemos sido capaces de aportar soluciones.

En relación a estas dos empresas de ampliaciones, hay que mencionar una cuestión, que si bien no es una solución, disimula ciertos problemas compositivos. Cuando los palios crecen, las dos peanas se mantienen en el centro de la composición. Tenemos que recordar que ambas piezas son de gran tamaño, especialmente la del Socorro, que es una inmensa mole de madera, cuyo desarrollo piramidal llena gran parte de la superficie sustentante.

Pues bien, los cuatro palios que se realizan desde los años cincuenta, presentan esta misma y mal entendida característica, situando sus peanas en el centro, pero olvidándose que sus proporciones difieren de las de aquellas, produciéndose de nuevo atentados compositivos que hieren la vista del espectador. Se da la circunstancia que estas cofradías, además, entienden que sus tronos son más antequeranos que los decimonónicos, pero como el espacio les resulta muy grande, y como la candelería es una aberración contra los principios éticos de la ciudad, prefieren llenar el hueco con una enorme jardinera, bien repleta de flores, que además no aguantarán el recorrido, ya que serán sometidas al implacable calor de un foco cenital solventando cualquier tipo de duda lumínica que se pueda producir.

Será también durante esta tercera etapa cuando la Semana Santa antequerana, deje las claras del día para buscar definitivamente la noche, tal y como hoy la conocemos. Y con ello, más de cien años de problemas con la iluminación.

 

Cuarta etapa

A partir de los años cincuenta del siglo XX, la ciudad de Antequera vive el único momento de esplendor cofrade que la ciudad ha mostrado a lo largo de la centuria. Será a lo largo de esta década cuando se funden las cuatro nuevas cofradías que vendrán a configurar el actual panorama semanasantero de la ciudad, a saber Pollinica (1950), Mayor Dolor (1950), Rescate (1955) y Estudiantes (1960) A esta terna habrá que sumar la reorganización de la cofradía de la Soledad en el año 1988.

El periodo que comentamos es aquel que hemos venido a denominar como la cuarta etapa de la evolución del trono de palio antequerano. Cabría decir muchas cosas sobre lo que ha pasado en Antequera durante la segunda mitad del siglo XX y primeros años del XXI, pero si hay una circunstancia que ha definido el panorama artístico-cofrade de la ciudad en los últimos 64 años, ésta es, sin lugar a dudas, la profunda crisis en la concepción del diseño integral de los tronos, afectando tanto al aparato visual como a la integración de las artes, siendo además una circunstancia plenamente democrática que ha afectado a los tronos de “ellas” y de “ellos”. Con respecto al diseño, en los 64 años mencionados, no ha habido ningún palio que haya sido proyectado en su totalidad; esto es, fruto del razonamiento, la integración de las artes, la adecuación de los sistemas de proporción, y la unidad visual.

En gran medida esta circunstancia ha venido provocada por dos situaciones consustanciales. Por un lado, los palios post años cincuenta pasan por querer ser más “antequeranos” que los representativos del estilo, asumiendo caracteres formales que aspiran a recordar a aquellos, pero que no han sido capaces de aportar soluciones ni superar los problemas heredados, y por otro la propia situación autárquica de la ciudad, con un inmenso fondo de armario artístico heredado, que en vez de convertirse en una virtud, ha provocado que en lugar de integrar en un concepto integral de diseño elementos tales como una peana, una bambalina u otros, se ha sometido el diseño total a la parte, conllevando un desorden visual.

A partir de esta situación en la que nos encontramos inmersa, cabría pensar dónde está el futuro de los palios antequeranos. Las opciones son diversas, pero todas pasan por proyectar diseños integrales que unifiquen conjuntos, que sean fruto de un profesional con dedicación a tales menesteres, y que en la realidad del conjunto prime, por encima de todo, y por debajo del diseño integral, la calidad de ejecución, realizada por maestros cualificados, debidamente formados, y con una marcada trayectoria, que no tiene porque ser larga en el tiempo, pero sí fruto de un periodo de formación artesanal y académica adecuada. La repetición de los mismos modos, motivos o caracteres suele ser indicativo de las debilidades de un determinado maestro. En este sentido la cultura cofrade, al día de hoy, está muy extendida y los estándares básicos de calidad son relativamente fáciles de detectar.

Si en la ejecución de un nuevo palio se opta por el estilo antequerano, que siempre debe ser una opción, no una imposición, aquí se plantea un nuevo problema: el mismo estilo necesita una reformulación conceptual que lo haga funcional en el concepto actual de la Semana Santa del siglo XXI. Quizás una buena hoja de ruta a seguir, sería dejar de lado todos los prejuicios que tenemos con respecto a otras manifestaciones culturales y asumir e importar todas aquellas cuestiones que permitan mejorar el estilo antequerano. Una de estas posibilidades podría pasar por integrar sistemas de iluminación por medio de cera natural en un conjunto plenamente antequerano, o mejor dicho en comunión con los rasgos definitorios de la ciudad.

 

Las dimensiones formales e iconográficas del paso de palio antequerano (femenino)

Todo el mundo habla, conoce e incluso “realiza”, tronos de estilos antequeranos, sin tener exactamente muy claro que son, y por que son como son. La propia ciudad de Antequera, se ha convertido en madre y seña del estilo. Actualmente supone la caja de las vanidades de un pueblo que ha cerrado filas en torno a un estilo impuesto como el principio rector de lo que deben ser todos y cada uno de los palios antequeranos.

Desde el punto de vista formal, comenzando por la esencia (nos referimos aquí a los caracteres que definen al paso de palio antequerano, aplicados a los del XIX y ejemplificados en los palios de la Soledad y Dolores) que define el sistema armónico del palio antequerano, es su proyección en vertical, el primer elemento característico a tener en cuenta. Este resultado, creemos, es consecuencia directamente proporcional al mensaje apocalíptico e inmaculista que se pretendía transmitir. El palio, en este sentido, no deja de ser un elemento de cohesión social y propaganda en torno al dogma de la Inmaculada Concepción.

 

2016 20 03 Antequera Socorro

Virgen del Socorro.

 

Desde el punto de vista de la dimensión iconográfica, no debemos de perder de vista el conocido texto del Apocalipsis 12, 1-5 porque del mismo se deriva toda una concepción, hasta cierto punto original, de la simbología de un conjunto procesional dedicado a la exaltación mariana. Es interesante ahora que veamos cómo del desglose del fragmento citado, la inventiva antequerana convierte al paso de palio en todo un monumento, mejor dicho un “Triunfo” a la Virgen como segunda gran protagonista de la Pasión.

1. una mujer vestida del sol.

2. …con la luna debajo de sus pies.

3. …y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

4. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones: La lectura en clave apocalíptica del paso de palio antequerano insiste en reconocer a través de sus elementos el papel de María como Madre del Hijo de Dios y Rey Mesiánico nacido de la estirpe de David, manifestando públicamente cómo la Realeza de María –que implica su reconocimiento como “Mujer Apocalíptica- emana y procede de la Majestad Divina de Cristo, el Único y Verdadero Soberano.

5. Apareció en el cielo una gran señal: constituye la clave del concepto apocalíptico del trono antequerano: la gran señal en el cielo no es otra cosa que la visión de la Dolorosa “en lo alto” y ésta no puede conseguirse sin el extraordinario desarrollo en altura y proporciones del elemento que le permite “elevarse” sobre el común de los mortales: la peana procesional o, para ser más exactos, el “Triunfo” de cualquiera de las advocaciones marianas de la ciudad.

Estructuralmente se configura como una forma cuasi-cuadrangular, en la que los volúmenes de la tarima que hace de soporte tienen prácticamente el mismo tamaño que la cornisa superior, y que es una novedad que aporta el siglo XIX. Las bases de las barras del palio se disponen longitudinalmente en los costados de la tarima, coincidiendo las dos traseras, y las dos delanteras con filo de la base sustentante, por lo que no permite incluir arbotantes en las esquinas, que además son totalmente ajenos al estilo decimonónico antequerano.

En el centro de la composición se situaba una pronunciada peana, cuya base prácticamente se extendía sobre toda la extensión de la tarima sustentante, así se resuelven los tronos de la Virgen de Soledad, el del Socorro en su estado pre-ampliaciones, y el de los Dolores.

Analizando el trono, de abajo a arriba, a lo primero que tenemos que hacer alusión es a la carencia de una mesa sustentante a la manera de los pasos sevillanos. La tarima que sirve de base para todo el conjunto queda realzada para la exposición pública del trono sobre unas borriquetas. En esta base, realizada en madera, se insertan las andas cortas, pensadas para ser llevadas por una sola persona en sus frentes, y varias en los laterales, a la que se amarraba la almohadilla tan característica de la ciudad.

Estas sencillas andas tenían un número de cinco en los palios de Dolores, Consuelo y Socorro, y cuatro en otros casos. Al igual que el palio sevillano, el antequerano, no presentaba canastilla tallada, ni decorada, ya que la carga expresiva y ornamental se situaba inmediatamente después con magnificas peanas labradas y doradas, que podían llevar placas decorativas en plata. En función de la época y el palio, encontraremos peanas piramidales con la del Socorro y Soledad, o de copa como las del Consuelo y Paz, o carrete en el caso de los Dolores. Es de invención posterior calzar la peana con el fin de falsear determinados problemas.

Es característico prácticamente en todos ejemplares conservados/fotografiados, que la peana presente en su arte superior, una guirnalda realizada en plata que contornea el perímetro de la misma. En el testero frontal de la peana, a los pies de la imagen, se situaba la media luna propia del mensaje que se quería definir.

 

Antequera 2016 02 03 Mayor Dolor

 Virgen del Mayor Dolor.

 

Con respecto a las barras del palio, con el fin de garantizar la estabilidad del conjunto, debido a su pronunciada verticalidad, estaban realizadas en su interior en madera, y recubiertas con chapas de plata al exterior, alternando tubos en plata con nudos en madera.

En relación al conjunto, es el palio, junto con la peana, donde recae toda la carga artística y expresiva del monumento, dándose varias particularidades propias que lo diferencian de los conjuntos desarrollados en otras poblaciones. Las toldillas, prácticamente en todos los casos, presentan un perfil recortado, con formas diferentes según el palio, y que nunca optan por elegir los rancios palios de cajón.

Continuando con las partes superiores del paso, las bambalinas recortadas, comentadas anteriormente, se desarrollan a base de piezas dobles longitudinales, esto es, dos partes independientes, continuas, una para el interior y la otra para el exterior, en medio de las cuales se sitúan las barras del palio, lo que quiere decir, que en Antequera, las toldillas, no se bordan a doble cara. Esto, además, lo diferencia de la mayoría de las poblaciones, donde el diseño no sólo se realiza en las dos caras, sin que además, las caídas, quedan dispuestas en el interior de las barras de palio, fragmentando la unicidad de la visión del diseño conjunto, lo que permite, para las realizadas en Antequera, un desarrollo continuo y horizontal de los motivos ornamentales bordados.

En origen, estos palios antequeranos presentan una cornisa en la parte superior que coronaba todo el conjunto, cuya principal característica en los palios de los Dolores, Consuelo y Soledad era la discreción de la misma, resuelta con una marquilla, y que paulatinamente se irá desarrollando en sus volúmenes, para comenzar a presentar cresterías de plata. Igualmente estas cornisas suelen presentar remates en las esquinas y centros. Para completar el conjunto, la imagen portaba sobre sus hombros un manto largo, nunca corto, que podría presentar pellizco.

 

2016 20 03 Antequera Soledad

Virgen de la Soledad.

 

Hasta aquí los elementos que vendrían definir el paso de palio antequerano, en su estado lo más prístino posible. El modelo de palio descrito es una máquina procesional pensada, por y para procesionar a plena luz del día, ya sea buscando el alba, para instituir la denominada “mañana de Jesús” o a partir de las tres de la tarde, como acostumbraron a hacer las cofradías antequeranas.

La relación causa-efecto es evidente, por cuanto al salir con luz natural, no era necesario sistema de iluminación alguno, y por esta razón los tronos antequeranos no presentan candelería o candelabros. Y es aquí donde comienza el que es, sin lugar a dudas, uno de los episodios más inverosímiles y absurdos de la Historia reciente de las cofradías antequeranas: la negación del sistema de iluminación mediante el uso de cera virgen con candelería frontal, y que evidentemente no tiene cabida, literalmente, en los pasos decimonónicos en sus estados prístinos y originales, cuando el perímetro de la peana prácticamente tenía el mismo tamaño que la base sustentante. Sin embargo, el uso de piezas de iluminación sí tiene cabida formal, conceptual e espacial en todos aquellos palios post años cincuenta que buscan su desarrollo en horizontal, y cuyo sistema de proporciones, en algunos casos, requerían peanas que duplicaran el tamaño de la gigantesca mole sobre la que se asienta la Virgen del Socorro.

Y es que entre los años de transición del siglo XIX al XX, se produce el que sin lugar a dudas ha sido uno de los acontecimientos de mayor trascendencia en los que se ha visto implicada la Semana Santa de Antequera, nos referimos a un hecho, al que a día de hoy, no hemos sido capaz de adaptarnos y que sigue siendo una de nuestras grandes asignaturas pendientes, y que no es otro que la “búsqueda de la noche” por parte de nuestras cofradías y hermandades. “Es también en esta época de transición intersecular cuando surge el problema de la iluminación de las imágenes (…), las disposiciones episcopales (…) le impidieron posteriormente salir antes del amanecer, por lo que el uso de candelería o candelabros había resultado innecesario, hasta que a finales del siglo XIX se comienza a realizar la estación penitencial en la tarde de dicho día (el Viernes Santo).

En un primer momento en el paso se empiezan a disponer pequeños candelabros de mesa cedidos por las familias de la cofradía, para posteriormente adquirirse por la camarería otros de mayor porte a los que se acoplan tulipas de vidrio” . Será también en esta particular tesitura cuando los palios antequeranos, no sólo llenen el frente del trono con aparatosos sistemas de iluminación, sino que también será el momento en el que estos ocupen prácticamente todos los espacios inter-varales, y escalen posiciones en la propia altura de la peana. El resultado, composiciones apretadas y asfixiantes que angustian a la imagen titular del mismo.

Los cofrades antequeranos de comienzos del siglo XX fueron capaces de tomar conciencia de que sus pasos procesionales fueron proyectados para procesionar a la luz del día. Cuando buscaron la luna, en lugar del sol, acudieron a todos aquellos elementos que les permitieron resolver, en la medida de lo posible, los problemas heredados de iluminación.

 

2016 20 03 Antequera Consuelo

Virgen del Consuelo.

 

Los cofrades antequeranos del siglo XXI, a diferencia de aquellos que nos precedieron, no sólo nos hemos perdido por el camino, sino que además hemos falseado una historia con el fin de justificar lo que en demasiadas ocasiones es el fruto del desconocimiento y del capricho personal, y lo que es peor, hemos convertido en patrimonio intocable e inamovible, amén de cerrar filas, lo que fueron sistemas de soluciones propios de una determinadas necesidades de un contexto histórico, social y cultural, perfectamente delimitado en el espacio-tiempo, produciéndose una profunda crisis del diseño que ha afectado democráticamente a casi todas las maquinas procesionales que la ciudad ha visto nacer desde que en los años cincuenta se configurase la actual Semana Santa de nueve cofradías.

Publicado en Provincia
Página 1 de 5
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga