tahermo banner1
twitter_banner2
dismoauto banner2
elcabildo_publicidad_120X300
tahermo banner2
twitter_banner2
dismoauto banner1
elcabildo_publicidad_120X300

Jueves, 24 Mayo 2018 | Actualizado 23/05/18

Faltan
325 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Martes, 03 Abril 2018

Balance del Lunes Santo 2018

elcabildo.org

elcabildo.org hace balance de la Semana Santa 2018. Tras publicar cada día la crónica de la jornada, que trata de analizar aspectos generales acontecidos, llegada la Pascua, el equipo valora los días vividos cofradía a cofradía. Cada cofrade tendrá su opinión particular y este equipo comparte la suya: encendemos un 'cirio' para destacar aspectos positivos del día y un 'foco' para poner sobre la mesa realidades que consideramos mejorables. 

 

· La cruceta musicalEl pentagrama de la jornada, minuto a minuto.

 

 

Crucifixión

Cirio. Los nazarenos estrenaron nuevos hábitos, todos con capa, y la comitiva ganó una infinidad. Desde luego, cuerpos de procesión así aportan una prestancia inigualable. Esta vez, los tronos parece que llegaron mejor que años atrás. Por su parte, cabe destacar el acompañamiento musical del Señor, a cargo de la banda de El Amarrado, de Ávila, que aporta ‘color’ a nuestra Semana Santa. La Virgen del Mayor Dolor en su Soledad lució esta vez un tocado clásico, con pecherín, que le favorecía más que el arreglo del año pasado.

Foco. En una procesión en la que se observa el interés por cuidar los pequeños detalles, resta que el trono del Cristo salga con hachones de parafina, en lugar de cera natural: apenas iluminan y, además, su simulación es mejorable. Además, el Crucificado sale demasiado bajo en un trono tan grande. A falta del futuro grupo escultórico, esta medida quizá ayudaría a cobrar protagonismo y estilizar el conjunto.

 

Gitanos

Cirio. En una jornada de grandes cortejos nazarenos, se requería un paso adelante de los Gitanos y poco se puede reprochar en la actualidad. Impecable comitiva, de principio a fin. Este año lució con mejor gusto el arreglo del trono de la Virgen que, además, parece que regresó más pausada, a diferencia de otros años que parecía ir más acelerada camino de la plaza de la Merced.

Foco. A primera hora de la tarde, el paso por la calle Comedias coincide con la salida de Pasión. Las bandas deberían de pasar de la forma más discreta posible por este punto para facilitar las maniobras de la salida de la parroquia de los Mártires; especialmente la de Cruz Guía. En general, los repertorios de ambos tronos fueron manifiestamente mejorables.

 

Dolores del Puente

Cirio. La procesión corrigió los problemas de descuelgues de años anteriores, acentuando si cabe su seña de identidad de procesionar compactos desde la Cruz Guía al trono de la Virgen. Por primera vez, este año el trono del Cristo mantuvo su banda de música, en lugar de meter la banda de cornetas, en su regreso por las calles del barrio; además de generarse un clima más acorde con el espíritu de la Cofradía e ir más arropado de público, el trono parece que respondió y llegó algo mejor a Santo Domingo. Igualmente, cabe destacar el arreglo de la Virgen y su conjunto procesional.

Foco. Empieza a ser norma en la cofradía llegar a Santo Domingo bastante después de la hora anunciada. O bien el regreso se realiza demasiado lento o la hora oficial de entrada está mal ajustada. Como sea, debiera corregirse. Por otro lado, aunque la actual propuesta de encierro suma ya bastantes años (desde que Jesús Castellanos dejó de ser hermano mayor en 2005) no se acaba de entender, por desnaturalizado: el cortejo de la Virgen se detiene a la altura de la capilla para que el Cristo gire para entrar ¿de cara a quién?, pues todo el que asiste se suele situar en el lateral de la iglesia y no frente a los tronos.

 

Pasión

Cirio. La Cofradía apostó por marchas propias para salida y, en general, el patrimonio musical de la Corporación cobró un protagonismo inédito durante toda la estación de penitencia. Un punto más para una puesta en escena que roza la perfección y, si la política de este balance es resaltar los cambios que experimentan las cofradías, en el caso de Pasión es reseñable lo invariable de su propuesta anual, siempre fiel a una filosofía.

Foco. La entrada del Nazareno en la iglesia, con marchas sonando en su interior, se solapó con la llegada de la Virgen por la calle Comedias a los sones de ‘Virgen del Amor Doloroso’. Por otro lado, es inusual la cantidad de marchas que se cortan a lo largo del recorrido, coincidiendo con que el trono de la Virgen se baja; y es que la dificultad de su itinerario hace a la Archicofradía víctima de numerosos parones y cambios de ritmo.

 

Estudiantes

Cirio. La apuesta por trasladar el acto de la plaza del Obispo resultó todo un éxito, tanto para la Hermandad como para la jornada en su conjunto. Además, la ceremonia se realizó exitosa en sí misma, de forma ágil y con una capacidad plausible para organizar el cortejo nazareno más numeroso de la Semana Santa de Málaga.

Foco. El Coronado de Espinas está alumbrado por luz eléctrica, algo que desnaturaliza y afea la visión de la imagen del Señor. Se pueden contar con los dedos de una mano (y sobraría alguno) los conjuntos procesionales que aún conservan focos.

 

Cautivo

Cirio. La procesión amplió recorrido por Casapalma, Cárcer y Álamos para evitar pasar por Tejón y Rodríguez, tal y como aconsejaban los cuerpos de seguridad, y no acusó los metros de más. En la línea de los últimos años, ambas secciones regresaron unidas a la Trinidad. Se aplaude el esfuerzo por interpretar un repertorio clásico tras los dos tronos, pero el del Señor admite, incluso, más momentos de silencio; de tambor, simplemente. Conmueve el recogimiento que se crea y escuchar al pasar lo que le dicen sus devotos.

Foco. En un contexto de revitalización de muchos cuerpos nazarenos de nuestra Semana Santa, uno de los más importantes, como es el de esta Cofradía, requiere una revisión y puesta en valor. Especialmente el nazareno de vela de la Virgen de la Trinidad, que luciría con un porte aún desconocido incorporando capa blanca, al igual que los cargos. Asimismo, el tejido de raso tampoco ayuda.

 

* * * Crónica de la jornada: Vuelco del Lunes Santo hacia la tarde * * *

* * * La melodía de la jornada fue 'Virgen de la Trinidad' (Perfecto Artola, 1989) * * *

Lunes, 02 Abril 2018

Una Pascua aislada

elcabildo.org

El Sábado Santo ni es de pena ni de gloria en Málaga, porque desde Palacio no se permiten procesiones. Bueno, procesiones de nazarenos -¿de verdad el Sábado Santo sólo es litúrgico para realizar traslados de vuelta?- Y en Málaga ciudad, porque en la misma diócesis sale una procesión en Arriate, la del Santo Entierro y tienen lugar otras manifestaciones de religiosidad popular, como la celebración de la Pasión viviente, en lugares como Riogordo o Alhaurín el Grande. 

Además, parece que cada diócesis debe tener su criterio: la archidiócesis de Sevilla cuenta con muchos ejemplos: desde la capital hispalense, con cinco cofradías, pasando por localidades como Pedrera, Marchenao Coria del Río. Dentro de este arzobispado, la diócesis de Cádiz-Ceuta instauró, hace relativamente muy poco, procesiones el Sábado Santo en la Tacita de Plata con la salida de la hermandad de la Soledad; y la de Córdoba recibe en su Catedral a la hermandad de la Virgen del Rayo cada víspera de Pascua.

Pero incluso en nuestra misma archidiócesis, la de Granada, hay ejemplos de procesiones el Sábado Santo, con la popular salida de Santa María de la Alhambra en la capital. Los criterios diocesanos, visto lo visto, son variables, pero a Málaga siempre se impone el mismo, esté quien esté de obispo. ¿En qué entorpecería alguna procesión que se recoja antes de la Vigilia Pascual? ¿Con la gente en la calle no podría ser un reclamo para acudir a los templos? Desde luego, con los cofrades rendidos en casa o agotando las últimas procesiones por Andalucía, se fomenta poco. De hecho, las celebraciones del Triduo Sacro del Jueves y Viernes Santo se solapan de forma inevitable con las procesiones y el Sábado Santo sí se podrían hacer compatibles. El epílogo de la Semana de Málaga requiere una mejor transición hacia la Pascua, mucho más con dos cofradías que quieren salir esta jornada (así lo tienen por Estatutos tanto Santa Cruz como Descendimiento) y la saturación que existe algunos días. Estos debates florecen con más fuerza en el contexto de una procesión del Cristo Resucitado que, por fin, está dejando buenas sensaciones generales, tras décadas de bandazos y despropósitos. Como todo, cabe y se debe seguir creciendo, pero la Agrupación de Cofradías parece haber conseguido la quimera de definir una senda y el cofrade pudo cerrar la Semana Santa disfrutando de la última procesión.

Por segundo año consecutivo, pudiera haber sido la última vez que el Cristo Resucitado fuese procesionado en su actual trono. Este año no fue posible el estreno del nuevo conjunto diseñado por Fernando Prini, por retrasos en el taller de los Hermanos Caballero. Ni en la despedida procesionó con su grupo escultórico, que parece que no tiene ni cabida física en las futuras andas. El trono fue completamente exornado en colores blancos, con sendas piñas en las esquinas, y el Cristo salió sobre la recreación de un sepulcro abierto, del que asomaba un sudario. El cuidado exorno de la Reina de los Cielos debió prepararse con demasiada antelación y las rosas salieron mustias en su mayoría. Otro borrón fue la disposición del manto de la Virgen, que dejaba al descubierto los anclajes del alzacola. En el Recorrido oficial, hubo problemas con la fijación de una de las ánforas.

El cuerpo de nazarenos ofreció la mejor estampa que se recuerda. En primer lugar, porque ambas secciones contaron con sus propios nazarenos de vela. Más que el simbólico estreno del pasado año, en torno a una decena de parejas acompañaron a los titulares de la Agrupación de Cofradías. Lucieron túnicas y capirotes en color crudo con capas blancas; con cíngulos rojos, en el Cristo; azules en la Virgen y amarillos, los cargos. Este año, además, ninguna cofradía agrupada faltó al Domingo de Pascua y tampoco se vieron representaciones desmedidas. Eran absurdas éstas con decenas de nazarenos. La mayoría salió con su guión corporativo acompañado de cuatro bastones.

En lo musical, se estabilizaron los acompañamientos de la banda de Bomberos en cabeza, la de cornetas del Carmen tras el Señor y la de música de La Paz tras la Reina de los Cielos. Con buenas crucetas musicales, despuntó especialmente la interpretada tras el Señor, muy nutrida de piezas clásicas.

Finaliza con la procesión de los titulares de la Agrupación de Cofradías una Semana Santa, la segunda consecutiva, con pleno de procesiones, a pesar de las dificultades que hubo tanto en el Domingo de Ramos como, en menor medida, a última hora de la madrugada del Viernes Santo. Una Semana Santa, eso sí, en la que los chaquetones han sido obligatorios. Pero mejor el frío que la lluvia, claro está.

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga