Miércoles, 21 Febrero 2018 | Actualizado 19/02/18

Faltan
32 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Sábado, 17 Febrero 2018

El manual del perfecto Vía Crucis

Hubo un tiempo en que las ‘hermandades nuevas’ estaban llamadas a revolucionar una Semana Santa quizá anquilosada en el tiempo y que pudiera estar perdiendo el sentido más austero. El pasado viernes, Crucifixión hizo valer ese rol, rompiendo la baraja y gritando, desde su ejemplar silencio ‘el rey está desnudo’ y, de paso, enseñar cómo hay que plantearse el Vía Crucis oficial de la Agrupación de Cofradías en adelante.

La apuesta, a priori, prometía, e incluso finalmente superó las expectativas. Crucifixión presidió una de las más brillantes ediciones del Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías que se recuerdan, cuyo éxito comenzó a fraguarse cuando se estableció el concepto del mismo.

Fueron traslados de ida y vuelta a la Catedral, pero nadie se engañe; no desde la sencillez y para salir del paso: un exquisito orden procesional, las nutridas filas de hermanos, un cuidado extremo en detalles y un recorrido evocador –de todo lo cual también deberán tomar nota las futuras ediciones- hicieron que este viernes se vivieran escenas en la ciudad de un sabor cofrade necesario, por escaso y por didáctica.

Esto es un Vía Crucis. Y además, para los que miden el éxito (incluso de rosarios y vía crucis, con finalidad tan específica) en función del aforo de público como quien echa a pelear los llenos de los estadios de fútbol, también rompió las previsiones. No hubo masas, no; ni falta que hizo. Pero un muy numeroso público –y en un ambiente respetuoso- acompañó al Cristo de la Crucifixión hasta el final de su recorrido, en la parroquia del Buen Pastor, en donde entró minutos después de las doce de la noche, tal y como estaba previsto.

Y es que, ¿por qué recurrir y aspirar a la masa? ¿Y qué masa? Porque si queremos calles hasta los topes, traigamos a La Legión todos los primeros viernes de Cuaresma. La finalidad del Vía Crucis de la Agrupación es muy distinta y, en todo caso, quizá sea un reto inverso: desde propuestas como la de este viernes, hay que educar a los cofrades para que se dejen seducir más aún, comprendan y valoren estas propuestas.

A las 19.15, salía la cruz guía de la Agrupación de la iglesia de San Julián. Hermanos de la Cofradía con cirios y una pareja de cada hermandad agrupada precedían a la imagen del Cristo de la Crucifixión, que se disponía de forma diagonal en unas andas cedidas por la hermandad de las Penas. Lució especialmente el nuevo guion corporativo, con bordados de Felicitación Gaviero, orfebrería de Angulo y diseño de Antonio Rodríguez.

La música fue uno de los grandes aciertos. No sólo por la renuncia a cualquier tipo de banda, tanto a la ida como a la vuelta, sino por la altura de la propuesta: seises de la Escolanía de Sevilla, junto al grupo de cantores Ars Cantus Ensemble y los ministriles de la capilla Maestro Iribarren, con instrumentos antiguos, como el sacabuches, antecedente del trombón de varas. Piezas de hondo sentido religioso generaban un ambiente de oración necesario para la Cuaresma que empieza.

La celebración en el interior de la Catedral volvió a convertirse en el centro de la cita, en un acto muy organizado para el que se repartieron guías para seguir las estaciones, y contó con la presencia del obispo Jesús Catalá, quien terminó exhortando a los cofrades a, en medio del vaivén de la Cuaresma, detenerse ante las imágenes titulares en silencio, contemplándolas.

A las 22.10 horas, el cortejo, ya formado por el medio centenar largo de hermanos con cirio y la presidencia de la hermandad junto al presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia, y algún hermano mayor, inició el camino de retorno a la parroquia del Buen Pastor. Tras el Crucificado marchaba el preste acompañado por monaguillos portando cirios. Un selecto itinerario fue el añadido perfecto a la propuesta de Crucifixión. Para el recuerdo, el paso por las calles Beatas e Hinestrosa, que ofreció estampas, insistimos, tan desconocidas para la ciudad como necesarias.

Publicado en Málaga

El Vía Crucis tendrá el protagonismo centrado en el vía crucis. Parece una perogrullada pero nada más lejos. En el próximo primer viernes de Cuaresma, 16 de febrero, la cofradía de la Crucifixión va a apostar por un modelo que busca ahondar en la importancia del acto central, y que recordará la edición de 2003, en que salió el Cristo de la Redención.

Y esto es: traslados; nada más -y menos- que unas procesiones de ida y retorno planteadas como actos secundarios en torno al principal: la celebración a partir de las 20.30 horas en la Catedral de la Encarnación del rezo del vía crucis con la presencia del obispo de la Diócesis, Jesús Catalá. Puedes consultar los recorridos que realizará pinchando aquí.

Por ello, será la segunda edición (tras la de hace quince años), en que ninguna banda participará durante la jornada del primer viernes de Cuaresma. En aquella ocasión, una capilla musical acompañó al crucificado de los Dolores de San Juan y en esta será un conjunto músico-vocal especializado en música antigua. Además, el precedente de este acto, que fue el organizado en la Cuaresma de 1996, con Jesús Cautivo, tampoco contó con banda alguna.

Además, en cuanto a formato, la edición de 2018 se asemejará al llevado a cabo por las archicofradías de la Esperanza (en 2015) y la Sangre (en 2016). Ello significa un traslado público el jueves desde su sede hasta la iglesia de San Julián, y en la jornada del viernes, salida desde la sede de la Agrupación de Cofradías hasta la Catedral y posterior retorno directo a la sede de la hermandad.

Así, el Cristo de la Crucifixión bajará desde la parroquia del Buen Pastor el jueves 15 de febrero a las 21 horas, acompañado por la capilla musical del Carmen Doloroso y meditando las Siete Palabras del Señor. El viernes, el crucificado partirá de San Julián a las 19.15 horas para llegar a la Catedral para el rezo del vía crucis a las 20.30 horas. A las 22.30 horas abandonará el Patio de los Naranjos hacia la Cruz Verde, a cuya iglesia del Buen Pastor llegará en torno a la medianoche.

Publicado en Málaga

La cofradía de Zamarrilla se une a Crucifixión en la carrera por presidir el Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías del primer viernes de Cuaresma de 2018, que será el 16 de febrero.

Así lo ha hecho público la hermandad del Jueves Santo, que propone al Cristo de los Milagros para presidir el rezo de las estaciones en el interior de la Catedral. El motivo, el centenario del nacimiento de su autor, Francisco Palma Burgos (1918-1985) que, veinte años después fraguó su ópera prima en este Crucificado que venera la Hermandad.

La Agrupación de Cofradías, de esta manera, ya tendrá que elegir, al presentarse la segunda propuesta, hasta la fecha. La primera hermandad en hacer pública su intención de presidir con su titular el Vía Crucis fue la Crucifixión, que cumple veinticinco años de su bendición y de su primera salida por el centro histórico en su recorrido a modo de prueba.

 

2017 07 28 SuplicioGrupo


Grupo para el Suplicio

En otro orden de cosas, Zamarrilla aprobó en un cabildo el nuevo grupo escultórico proyectado por el escultor local Juan Vega para acompañar a Jesús del Santo Suplicio. De los 129 votos emitidos, hubo 75 a favor de la propuesta, 45 en contra y 4 abstenciones. Además, se contabilizaron cuatro votos nulos.

El grupo se compone de seis figuras con tres escenas simultáneas: el propio despojo de las vestiduras, la preparación de la cruz para la crucifixión y el sorteo de las prendas del Señor.

Sin embargo, el proyecto puede quedar detenido si prospera una impugnación que más de ochenta hermanos habrían llevado a cabo a causa de incorrecciones en la forma de tratar el asunto, ya que “la citación del cabildo proponía la votación de un futuro proyecto de salida cuando tan solo se llevó a cabo la propuesta de la ejecución del nuevo grupo escultórico” tal y como expresa el portal cofrade Palio de Plata el pasado 26 de julio, que adelantó la noticia.

Publicado en Málaga

Un nuevo modelo para el Vía Crucis. ¿Será el definitivo? El Nazareno del Perdón preside este primer viernes de Cuaresma el Vía Crucis oficial de la Agrupación de Cofradías, inaugurando un nuevo modus operandi.

No es la primera ocasión en que el cortejo saldrá y se recogerá en San Julián. De hecho, hasta tres citas ya se han celebrado así. Fueron consecutivas: el Santo Traslado (2010), Jesús del Prendimiento (2011) y Jesús de la Soledad (2012). Pero, en esos casos, no se celebraron traslados públicos ni a la ida ni a la vuelta. En el caso del titular de Nueva Málaga, será el primero que, para salir y recogerse en la sede de la Agrupación de Cofradías, ha celebrado un traslado público de ida –el Miércoles de Ceniza- y protagonizará otro de la misma índole para retornar a su barrio, en la madrugada del viernes al sábado.

Y es que los últimos cuatro años hemos asistido a dos modelos distintos. En los casos de 2013 y 2014, presididos por el Señor de la Puente y por Jesús El Rico, las imágenes partieron y se recogieron en sus lugares de partida: la capilla de la Paloma y la casa hermandad de calle Victoria (porque coincidió con la masiva fiesta de Medinaceli en la iglesia de Santiago).

Por su parte, en los Vía Crucis de 2015 y 2016, presididos respectivamente por el Nazareno del Paso y el Cristo de la Sangre, el cortejo sí ha salido desde San Julián, tras celebrar traslados públicos previamente, pero se han recogido en sus respectivas sedes canónicas: la basílica de la Esperanza y la iglesia de San Felipe Neri.


Un mismo patrón para los ocho primeros Vía Crucis (2002-2009)

Sin embargo, los ocho primeros Vía Crucis celebrados por la Agrupación de Cofradías sí se nutrieron de un mismo esquema básico: las imágenes partían de su sede canónica, acudían a la Catedral y regresaban a su templo. Siguiendo el modelo impuesto el 23 de febrero de 1996 en el Vía Crucis del 75º aniversario del ente agrupacional, que presidió Jesús Cautivo.

Dentro de este modelo, se han dado algunas peculiaridades a causa de conmemoraciones, efemérides o eventualidades. Así, en 2005, la Piedad partió de la iglesia de San Dámaso tras ser bendecida su reconstruida capilla del Molinillo, a la que volvió tras la celebración del Vía Crucis. En 2007, las imágenes del Cristo de la Paz y la Unidad y la Virgen de Fe y Consuelo, recién restauradas tras el incendio del año anterior, se adentraron en la Catedral desde la iglesia del Sagrario, en donde celebró uno de sus días de quinario. El retorno se produjo al Santuario para, al día siguiente, protagonizar su tradicional Vía Crucis de Antorchas. En 2008, el Cristo de la Exaltación salió y regreso a su sede provisional de San Agustín, ya que San Juan estaba cerrada por obras de rehabilitación.

 

2017 03 03 viacrucis


La tercera imagen con la Esperanza de cornetas

El Nazareno del Perdón será la tercera imagen protagonista del Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías que a su retorno vaya acompañado de la banda de cornetas y tambores de la archicofradía de la Esperanza. Anteriormente, el Señor del Santo Traslado en 2010 y el Nazareno del Paso, en 2015 ya llevaron sus sones.

Otras dos bandas, de distinto género, también han participado tres veces cada una en el Vía Crucis de la Agrupación: la banda de música Trinidad Sinfónica, con la Esperanza en su Gran Amor (2009), Jesús de la Soledad (2012) y Jesús El Rico (2014); y la agrupación musical San Lorenzo Mártir, con el Prendimiento (2011), la Puente del Cedrón (2013) y el Cristo de la Sangre (2015)

Publicado en Málaga

Aunque el primer viernes de Cuaresma se presente con cierta inestabilidad, la predicción a 24 horas de las siete y cuarto de la tarde, momento en que partirá el cortejo desde San Julián a la Catedral, parece indicar que el Vía Crucis podría salvarse.

Así se deduce de la previsión que la Agencia Estatal de Meteorología indica para la jornada del viernes 3 de marzo. En efecto, contempla la posibilidad de que llueva, pero entre las 11 de la mañana y las cinco de la tarde. A partir de entonces parece que el riesgo tiende a esfumarse. La lluvia parece que volvería de alta madrugada con, presumiblemente, el Nazareno del Perdón ya refugiado en la parroquia de Santa Ana y San Joaquín, después de su traslado en andas.

Con las estadísticas en la mano, se puede decir que el Vía Crucis casi siempre sale triunfante en los días de inestabilidad. De hecho, la Agrupación de Cofradías ha celebrado ya quince eventos de manera ordinaria, desde que en 2002 salió Jesús de Medinaceli y sólo en una edición, la de 2004, la imagen elegida no pudo ni salir del templo: la de Jesús de la Sentencia. El Vía Crucis se celebró de forma claustral por las naves de la iglesia de Santiago.

 

2017 03 02 PrendiaguaLa calle Nosquera, llena de paraguas en la entrada del Prendimiento en el Vía Crucis de 2011                     EL CABILDO

 

Ni tampoco la lluvia ha dado muchos sustos con los cortejos en la calle, todo a pesar de que el período de celebración de estos actos, entre febrero y comienzos de marzo, es una época del año en la que el líquido elemento no es nada extraño.

Descartando anecdóticos chispeos, sólo se recuerdan, ciertamente, dos chaparrones de cierta intensidad: el que sorprendió al Cristo de la Esperanza en su Gran Amor en torno a calle Especería, en el regreso del Vía Crucis del año 2009 y el que aconteció dos años después, cuando Jesús del Prendimiento estaba en plena plaza del Siglo. Ambas comitivas tuvieron que aligerar su retorno a San Pablo y San Julián, respectivamente.

Publicado en Málaga

Autor: Pablo Cortés del Pueblo.

Presentador: Francisco Trujillo.

Observaciones: primer cartel que anuncia el Vía Crucis Oficial de la ciudad de Málaga. El Señor de los Pasos en el Monte Calvario cobra protagonismo en la obra. Las tres cruces están representadas en el cartel, concretamente la primera del inicio de la estación, ubicada justo en la puerta de la ermita de San Lázaro, y la última, en el monte Calvario. La otra cruz es la que porta el Nazareno.

La Dolorosa aparece en el centro de la parte inferior del cartel, rodeada en cada lado de siete velas -catorce en total- que representan el número de estaciones y que abren el camino. El rostro del Nazareno aparece rodeado con un nimbo blanco, que simboliza la luna del mes de Nissan, la primera luna llena de la primavera “que es lo que queda después de este Vía Crucis”, apuntó Cortés. Además, el blanco es el color de la Virgen del Rocío. El autor rotula la obra: Vía Crucis de la Ciudad de Málaga. Viernes de Dolores 2017.

Publicado en Gritos y chillíos
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga