Jueves, 23 Noviembre 2017 | Actualizado 29/10/17

Faltan
122 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

El Día de la Virgen de la Victoria pasó con el consabido sabor del inmovilismo, que en muchos aspectos tanto dice, y bien, de lo mucho que de ritual tiene el 8 de septiembre para los malagueños, ayer un año más echados a la calle en masa, y con el arrope propio de las citas de primera fila en el corazón de la ciudad.

Sin embargo, inmovilismo también en otras tantas posturas viciadas que no parecen tener un final en el horizonte. A la cabeza de estos debes, sin género de dudas, la horripilante tortura estética a la que está sometida la extraordinaria imagen de la Virgen de la Victoria con esos focos anaranjados que la desfiguran; tan desafortunados que ya sólo cabe pensar que se mantienen más por ganar un pulso a las voces críticas que por la sincera convicción de que quedan bien. Porque ver el rostro de la Patrona con esas luces es parecido a que saliese una mala copia de la escultura original: sin su color, sin sus tonos, sin su textura de madera antigua.

Foco aparte, y pasando por alto la feria de bombillas de un cajillo que, parece, está llamado a sustituirse antes que a terminarse de imaginería, la procesión de la Patrona volvió a hacer gala –nada fácil por las características de su cortejo- de un fabuloso ritmo procesional: a la medianoche, la Catedral –que estrenaba canónigos-, repicaba en el centro anunciando al casco antiguo que arriba, en el Santuario, la Virgen de la Victoria llegaba a su casa. En cuatro horas, la Patrona había recorrido las arterias del centro y subido la amplia recta de Alcazabilla-Victoria-Compás hasta el templo que fue de la orden de los Mínimos.

Cuatro bandas, las de cornetas de Bomberos y de Santa María de la Victoria, y las de música Municipal y la de la Expiración, ésta tras la Virgen, fueron el ya acostumbrado acompañamiento del cortejo. La banda perchelera va camino del cuarto de siglo poniendo sus sones tras la Patrona de Málaga; una gesta. Evidenció en su actuación que, al margen de criterios, la crisis sufrida queda ya bien lejos en el tiempo y hay cantera y sonido. El repertorio, bueno en general, dejó perlas en lugares emblemáticos de la dimensión de ‘Música para una Madre’, de Eloy García, en plena calle Larios. Sin embargo, cuesta entender la arbitrariedad de que una obra emblemática como ‘Virgen de Gracia’, de Perfecto Artola, sonase únicamente a partir del trío.

Como es costumbre, las representaciones diocesanas y oficiales se retiraron en la plaza del Obispo, cuando la procesión había recorrido el centro histórico y se disponía a regresar al Santuario de la Victoria. En calle Alcazabilla, buena parte de los guiones escoltaron el paso de la Patrona. Sólo quedaron los guiones de las valientes: el Rosario de El Palo, Pollinica, Huerto, Salutación, Crucifixión, Dolores del Puente, Pasión, Jesús Cautivo, Penas, Sangre, Expiración, Sagrada Cena, Viñeros, Zamarrilla y los Santos Patronos. Llegaron a la casa de su Patrona; da igual cómo llevaran el guion. A este listado cabe añadir, además, las tres parroquiales (Ecce Homo, Amor y Monte Calvario) y las victorianas, que iban retirándose en sus sedes respectivas de calle Victoria (El Rico, Rescate y Rocío). Faltó en el cortejo, de las agrupadas de Semana Santa, la de Humildad y Paciencia.

Sobre el retorno de la Virgen de la Victoria cabría plantar sobre la mesa una reflexión. La genuinidad del barrio y sus vecinos están fuera de duda, así como la fuerte identidad cofrade del barrio: las cofradías hacen gala de ello, especialmente en los últimos tiempos. Sin embargo, contrasta este victorianismo ejercido con la frialdad absoluta en que se envuelve el regreso de la Patrona por la arteria principal del barrio, este año además, atestada de coches aparcados. Pocas colgaduras, casi ninguna: de no ser por el esfuerzo de los cofrades El Rico adornando su casa hermandad, siempre impecable y cálida, el retorno al barrio es lo más parecido a un erial. El día 8 es el día del barrio de la Victoria, y debería parecerlo también. A ver si para la Magna, en la que también saldrá el Rocío, el otro amor del barrio, la cosa mejora. Seguro que así será.

Publicado en Málaga
Jueves, 07 Septiembre 2017

Año uno antes de la Magna

La ciudad recibe la solemnidad de Santa María de la Victoria, fiesta local en la capital, con el horizonte del 150º aniversario de la proclamación de la Virgen como Patrona de Málaga y su Diócesis (tuvo lugar el 12 de diciembre de 1867) y los tres cuartos de siglo de la coronación canónica, acaecida el 8 de febrero de 1943.

El acto central de esta celebración sería una procesión magna, prevista para el 26 de mayo de 2018, en donde se prevé la participación de las imágenes coronadas canónicamente de la capital: las titulares marianas de las hermandades de María Auxiliadora (1907), Expiración (1986), Esperanza (1988), Jesús Cautivo (2000), Zamarrilla (2003), Carmen de El Perchel (2004), Dolores del Puente (2004), Rocío (2015) y Mena (2016).

Una magna que está aún en la cocina, en tanto que las reuniones todavía se están celebrando entre los altos cargos -generalmente hermanos mayores- de estas corporaciones y aún en buena parte de ellas no han sido preguntados los hermanos en sendos cabildos. Cabe recordar que la procesión magna se anunció mediante una nota de prensa emitida por la hermandad de la Patrona, a través de la cual algunos componentes de las comisiones permanentes de hermandades afectadas se enteraron de la participación de sus respectivas titulares, según ha podido saber elcabildo.org.


A las ocho saldrá la Virgen

Mientras se cuece este acontecimiento, Santa María de la Victoria ha recibido en la Catedral de la Encarnación la visita de los fieles durante los nueve días de su tradicional novena. La predicación este año ha corrido a cargo del sacerdote agustino Jesús Miguel Benítez, en la actualidad rector de la iglesia del Socorro en Palma de Mallorca. A través de sus predicaciones, que se pueden consultar en la web oficial de la hermandad de la Patrona, los fieles han podido prepararse para la celebración del 8 de septiembre.

A las 11.30 horas de la mañana de la solemnidad tendrá lugar la misa estacional, que presidirá el obispo de Málaga, Jesús Catalá, acompañado musicalmente por la coral Santa María de la Victoria. Además, habrá misas a las nueve y diez de la mañana.

Por la tarde, el cortejo saldrá a las 19.30 horas, teniendo prevista la salida de la Virgen de la Victoria a las ocho de la tarde, con el repique de las campanas de la Catedral y otras iglesias del centro de la ciudad.El itinerario será el siguiente: Patio de los Naranjos, San Agustín, Duque de la Victoria, plaza del Siglo, plaza del Carbón, Granada, plaza de la Constitución, Marqués de Larios, Bolsa, Torre de Sandoval, Strachan, Molina Lario, plaza del Obispo, Molina Lario, Santa María, Císter, plaza de la Aduana, Alcazabilla, plaza de María Guerrero, Victoria, plaza de la Victoria, Compás de la Victoria, plaza del Santuario y a su templo, cercana la medianoche.

Marcharán la banda de cornetas y tambores del Real Cuerpo de Bomberos, que se retirará en calle Alcazabilla; la banda de cornetas y tambores Santa María de la Victoria; junto a la representación del Ayuntamiento marchará la banda Municipal, que se retirará con el Consistorio en la plaza del Obispo. Tras la Virgen irá, como es tradición, la banda de música de la archicofradía de la Expiración.

Publicado en Málaga

Un total de siete formaciones musicales participarán el 4 de diciembre en el segundo certamen en honor a Santa Cecilia. El acto se celebrará en el recinto ferial del Puerto de la Torre y está organizado por la Hermandad del citado barrio. Está previsto que comience a las 11.30 horas.

Así, de las siete formaciones que componen el cartel, cuatro proceden de la capital: las cornetas del Carmen, Santa María de la Victoria, Puerto de la Torre y la agrupación musical de San Lorenzo Mártir. Otra proviene de Álora, la banda de cornetas y tambores de los Dolores Coronada. Además participan dos agrupaciones más, la de Virgen de Gracia, de Archidona, y la del Cautivo, de Estepona.

El certamen consistirá en tres marchas cada banda, publicándose el programa con el orden de las formaciones y las marchas a interpretar días antes a través de las redes sociales, de las bandas organizadoras y la propia hermandad. Habrá una barra con comida y bebida para recaudar beneficios para los proyectos que la Hermandad acomete en la actualidad.

Publicado en Málaga
Viernes, 09 Septiembre 2016

Un arranque de curso como siempre

A la medianoche prácticamente en punto llegaba Santa María de la Victoria a su Basílica y Santuario. Finalizaban unas cuatro horas de recorrido triunfal de la imagen por las calles de la ciudad desde que pasadas las ocho de la tarde, la Patrona de Málaga y su Diócesis abandonara el templo mayor de la Encarnación tras su tradicional novena.

El párrafo de arriba podría prácticamente copiar y pegarse en crónicas de años anteriores -y, todo parece apuntar, en lo sucesivo-. Todo es como siempre. Pero no es el siempre que a tantos cofrades gusta, es decir: un siempre de ritual, de repetirse por necesidad casi espiritual, de reencuentro emotivo y simbólico con algo.

Aunque de por sí la propia imagen -su categoría, su belleza, su significado, su majestad- lo justifique todo, hay cosas que a lo mejor deberían dejar de ser como siempre en la procesión. Tanto en lo estético como en lo filosófico. Pero tras esta reflexión viene otra aún más inquietante: si cualquier cambio que se produzca puede ser a peor.

Como ocurrió con la ofrenda floral. Una ofrenda que -apretujada, sí-, pasó en los últimos años de desarrollarse entre la acústica familiar que daba la sombra de los jardines del Sagrario y la belleza del monumento a la Patrona que labró en piedra Suso de Marcos, al actual espacio: el erial de la plaza del Obispo con sus terrazas y bares, y poniendo flores a los pies de un gigantesco plotter con la cara de la Virgen en el centro de la fachada de la Catedral.

Por eso también, la voluntad por que se produzcan cambios se ha de reclamar con la boca pequeña, no vaya a ser que se cante el mantra de irse de Málaga para meterse en Malagón.

Poco antes de la salida del cortejo, aún en calle Larios, los operarios municipales cercaban el paseo central para preparar el pavimento ante la caída de la cera. De la cera, como todos los años, inexistente en toda la procesión más allá de los ciriales. No se sabe quién tiene que avisar a quién para evitar estos despliegues innecesarios.

El cortejo contó con cuatro bandas. Las cornetas de Bomberos en cabeza y las de Santa María de la Victoria y la de música municipal en medio de la comitiva. Tras la Virgen marchó la banda de música de la archicofradía de la Expiración, como es tradicional desde hace más de dos décadas.

A falta de especiales novedades en la procesión de siempre, el interés radicó en la banda perchelera, que estrenaba director, Moisés Fernández Gallego. Nunca se sabrá si es la predisposición por el cambio, ya en el oyente, ya en los propios músicos, pero la sensación general que dejó fue positiva.

La banda parece repuntar o, al menos, así lo hizo ver en la interpretación de la cruceta musical que desplegó tras la Virgen de la Victoria, que fue como siempre: marchas mayoritariamente de calidad, adecuadas aunque con poco espacio para la imaginación y todas muy recurrentes. Hubo lugar para las marchas propias, excepto para una: ‘Victoria de nuestras vidas’, de Óscar Mosteiro, estrenada en 2015 e inexplicablemente relegada este año.

Pero el gran valor de siempre del recorrido de la Patrona es su ritmo. A las diez y cuarto de la noche, la Virgen de la Victoria ya estaba terminando de recorrer calle Alcazabilla camino de su barrio. Hubo pocos descuelgues a pesar de la desbandada de hermandades que se produce en esa zona.

Al Santuario llegaron los guiones de los Dolores de Churriana, Rosario de El Palo, Asociación de la Misericordia, Pollinica, Ecce Homo, Huerto, Salutación, Crucifixión, Dolores del Puente, Pasión, Cautivo, Penas, Sentencia, Sangre, Expiración, Sagrada Cena, Viñeros, Zamarrilla, Esperanza, Monte Calvario, Amor, Piedad y la Congregación de los Santos Patronos. Los de Jesús El Rico, Rescate y Rocío se quedan en sus sedes. También llegó la Agrupación de Cofradías de Semana Santa.

¿En qué momento hemos asimilado y normalizado que una comitiva, la que sea, se puede abandonar a su mitad? ¿Será mejor no salir? Si admitimos una procesión oficial hasta un determinado punto, ¿deberían irse ahí todas las corporaciones, sin excepción? ¿Unas hermandades son heroicas o las otras son indolentes? El debate de siempre acerca de las representaciones. De momento, la anarquía de guiones es evidente.

Y, como siempre, lo más destacado, la enorme afluencia de público durante las primeras horas del recorrido, que atestaron el centro histórico. Igual que el regreso al barrio, últimamente muy arropado de público que hacen olvidar años de deprimente soledad en calle Victoria.

Rodeada de público, y también de bombillas, en una lucha que parece perdida, la Patrona alcanzaba el Compás de la Victoria. Como siempre, cientos de bombillas de dudoso gusto refulgían en el cajillo con capillas inacabadas y distraían la atención de la figura principal que, en esta ocasión, llevaba la luz eléctrica como nunca de discreta, que todo hay que decirlo.

Publicado en Málaga
Jueves, 08 Septiembre 2016

La Diócesis festeja su Patrona

Llegó el día de Santa María de la Victoria, patrona de Málaga y su Diócesis. Atrás ha quedado la novena celebrada en su honor desde el pasado 30 de agosto, con la imagen de la Virgen en el altar mayor de la Catedral de la Encarnación bajo dosel, y con más cera al final de los cultos que en los primeros días de oficios, inusual por lo exiguo.

A las 11.30 horas dará comienzo la misa estacional en honor de la Virgen, que presidirá el obispo de la Diócesis, Jesús Catalá. Actuará la Coral Santa María de la Victoria, que culminará el oficio con la tradicional Salve Malagueña. Además, habrá misas a las nueve y diez de la mañana.

La procesión de retorno a la Basílica y Santuario en su honor arrancará a las 19.30 horas desde el Patio de los Naranjos, con la participación de hermandades de gloria y pasión, así como otras entidades sociales y culturales de la ciudad. A las ocho de la tarde saldrá la Patrona, entre el repique de campanas de todas las iglesias del centro de la ciudad.

El recorrido será el propio de los últimos años: Patio de los Naranjos, San Agustín, Duque de la Victoria, plaza del Siglo, plaza del Carbón, Granada, plaza de la Constitución, Marqués de Larios, Bolsa, Torre de Sandoval, Strachan, Molina Lario, plaza del Obispo, Molina Lario, Santa María, Císter, plaza de la Aduana, Alcazabilla, Victoria, plaza de la Victoria, Compás de la Victoria, plaza del Santuario y a su templo, hacia la medianoche.

Nuevo director de la Expiración

En el apartado musical participarán las formaciones de costumbre. Abriendo la banda de cornetas y tambores del Real Cuerpo de Bomberos; en el cortejo, la de cornetas de Santa María de la Victoria y, junto a la representación municipal, la banda de música del Ayuntamiento de Málaga.

La principal novedad radicará tras el trono. Si bien, la banda es la que tradicionalmente acompaña a la Virgen de la Victoria desde hace más de veinte años, la de música de la archicofradía de la Expiración, ésta lo hará con un nuevo director con la batuta: Moisés Fernández Gallego sustituirá a David Gutiérrez Postigo, que ha desempeñado esta labor desde noviembre de 2011 hasta la actualidad.

Publicado en Málaga
Lunes, 07 Septiembre 2015

La Diócesis honra a su Virgen

Llegan los últimos días de celebración en honor de la patrona de la Diócesis de Málaga, Santa María de la Victoria. El día 7 se celebra el último día de la novena en el presbiterio de la Catedral de la Encarnación, unos cultos con marcado corte teresiano, de acuerdo con el año que celebra la Iglesia. Al finalizar la última jornada de la novena, la banda del Real Cuerpo de Bomberos ofrecerá un pasacalles por el entorno del templo mayor.

El martes 8, solemnidad de la Patrona, será la solemne misa estacional a partir de las 11.30 de la mañana, celebrada por el obispo, Jesús Catalá. Media hora antes se personarán de forma oficial las autoridades locales. Al finalizar la función, tendrá lugar la tradicional ofrenda floral, en la plaza del Obispo.

La procesión partirá a las 19.30 horas, por el itinerario acostumbrado de los últimos años: Patio de los Naranjos, San Agustín, Duque de la Victoria, plaza del Siglo, plaza del Carbón, Granada, plaza de la Constitución, Marqués de Larios, Bolsa, Torre de Sandoval, Strachan, Molina Lario, plaza del Obispo, Molina Lario, Santa María, Císter, plaza de la Aduana, Alcazabilla, Victoria, plaza de la Victoria, Compás de la Victoria, plaza del Santuario y a su templo, hacia las 23.30 horas.

En cabeza marchará la banda de cornetas y tambores de Real Cuerpo de Bomberos; tras la Virgen lo hará la de música de la archicofradía de la Expiración. En el cortejo figurará la banda Municipal de música –que se retirará con las representaciones oficiales en la plaza del Obispo-, así como la de cornetas y tambores Santa María de la Victoria –que se despedirá en calle Alcazabilla-.

Para la ocasión, la banda de la Expiración estrenará la marcha de Óscar Mosteiro 'Victoria de nuestras vidas', que será interpretada al paso de la Virgen por la plaza del Carbón. Asimismo, con motivo de la reciente coronación de la Novia de Málaga, la Virgen de la Victoria entrará en la plaza de la Constitución con la conocida marcha de Ruiz Vidriet 'Rocío'. Este año la Patrona saldrá a los sones de la pieza dedicada por Narciso Pérez del Campo 'Gloria a ti'.

Publicado en Málaga

A los 45 años de la muerte del genial Alberto Escámez, principal forjador del estilo más clásico de cornetas y tambores, la banda de cornetas y tambores Santa María de la Victoria ofrece este viernes a partir de las nueve de la noche, un concierto en homenaje al músico, junto con Perfecto Artola, más importante de la Semana Santa de Málaga.

Para la ocasión, además del propio director, José Vela, participarán diversos directores amigos de la banda, como Jesús Pérez Pinto, Alfonso López Cortés, José López García o Sergio Blanco. Durante los días previos también han dirigido los ensayos de las diversas piezas que sonarán en el concierto. Entre las seis piezas se halla 'La Saeta', escrita en 1923 para la revista órgano oficial de la Agrupación de Cofradías, que supondrá la recuperación histórica de esta composición.

Publicado en Málaga

San Isidro Labrador será procesionado este fin de semana por las calles del centro histórico. El rosario de las Glorias cumple una década y poco o nada queda de aquel rezo piadoso que presidió la Inmaculada de Capuchinos el año del 150 aniversario del Dogma Concepcionista. En esta edición, un santo presidirá por primera vez este acto mariano, que no se desarrollará por la calle, precisamente por este motivo. Los responsables de las Glorias entienden que dentro de la Catedral será menos chocante este hito: un grupo de fieles rezando un rosario a la imagen de un santo.

Pero el rosario de la Agrupación de Glorias ha quedado reducido a los preparativos de una procesión extraordinaria. Presidir este rezo mariano propiamente es la excusa para que hermandades de la periferia celebren su procesión extraordinaria por las calles del centro histórico. Si inicialmente la procesión de vuelta se realizaba por el camino más corto tras el rezo del rosario, en la actualidad se desvinculado incluso de día para darle mayor protagonismo a la procesión.

Los actos comenzarán este sábado 18 de octubre desde la parroquia de Santiago. Hasta allí ha sido trasladada la imagen de San Isidro Labrador que recibe culto en el barrio de Churriana. A partir de las 17.30 horas será trasladado en procesión hasta la Catedral siguiendo un novedoso itinerario por las calles de la Judería, por el entorno del Museo Picasso: Granada, plaza de la Judería, Zegrí, Alcazabilla, Marquesa de Moya, Pedro de Toledo, Cister y Patio de los Naranjos. El rosario comenzará a las 18.00 horas.

 

Procesión por la calle Larios

La Agrupación de Glorias celebrará el domingo 19 una misa estacional a las 10.00 horas en la Catedral. A su término, sobre las 11.00 horas, saldrá la procesión de San Isidro Labrador por las calles del centro histórico y acompañada de tres bandas, con el siguiente itinerario: Patios de los Naranjos, San Agustín, Granada, Plaza del siglo, Molina Larios, Plaza del Obispo, Strachan, Larios, Plaza de la Constitución, Granada, Plaza Espínola, Calderería, Méndez Núñez, Comedia, Lazcano, Convaleciente, Jesús de la Pasión y Santa Lucía hasta llegar a la parroquia de los Mártires Ciriaco y Paula, donde concluirá la procesión. Participarán las bandas de música de la Expiración y de San Isidro Labrador, así como la decornetas de Santa María de la Victoria.

Publicado en Málaga
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga