Humildad y Paciencia, rumbo a la Catedral

La estación de penitencia, principal objetivo de Antonio Río Vera, único candidato en las elecciones del 7 de julio · Releva a Rafael González, el único hermano mayor que ha tenido la Cofradía desde su erección en 2004

Alejandro Cerezo | Miércoles, 04 Julio 2018 Escribir un comentario
La Virgen de Dolores y Esperanza, ante el Carmen. La Virgen de Dolores y Esperanza, ante el Carmen. A. C.

Antonio Río Vera es el nombre del nuevo hermano mayor de Humildad y Paciencia, que deberá ser elegido como único candidato en el cabildo de hermanos que celebrará la corporación de la Cruz de Humilladero este sábado 7 de julio.

El principal reto al que se enfrenta esta nueva junta de gobierno es la estación penitencial en la Catedral, una “práctica recuperada en los años 80 del pasado siglo por las denominadas ‘hermandades nuevas’ de las que nos consideramos, lógicamente, continuadora en esencia y espíritu”, definen en su programa de candidatura.

Asimismo, entre otras propuestas, contemplan iniciar el proceso de hechura del nuevo trono del Cristo de Humildad y Paciencia, así como estudiar la colocación de las imágenes en el altar mayor de la parroquia de San Vicente de Paúl, en lugar de su actual ubicación.

La candidatura presidida por Antonio Río lleva por teniente hermano mayor a Enrique Sánchez Peláez; a Ramón Caparrós Pino como fiscal; Javier Espinosa López como secretario; Francisco Miguel del Río Vera como tesorero y a Francisco Javier González Orihuela como albacea general.

Las urnas se abrirán a las seis de la tarde de la jornada del sábado, hasta las diez de la noche, en que se procederá al escrutinio.


Rafael González, historia viva

Deja así su cargo Rafael González Díaz, el único hermano mayor que ha tenido la cofradía de Humildad y Paciencia desde su erección canónica en el año 2004.

González ya se hizo cargo de presidir en 1998 la, por entonces, asociación de fieles, un año antes de la marcha definitiva de la Corporación a la parroquia de San Vicente de Paúl. El impulso del párroco a la sazón, Antonio Ariza, y del consejo parroquial fueron decisivos para su erección como Hermandad a los cinco años de su llegada al barrio. Ahora, tras ser admitida en la Agrupación de Cofradías a finales de 2014, su relevo busca abrir otras puertas muy importantes.

¿Le ha resultado interesante?
(0 votos)

Noticias relacionadas (por etiqueta)