Martes, 18 Septiembre 2018 | Actualizado 02/09/18

Faltan
208 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

ENTREVISTA

Jesús Mesa: "Roma declaró nula la sanción a Calderón pero el obispo ha iniciado un proceso por otra vía" (2/2)

Pese al hermetismo que rodea al 'caso Las Penas', nada se ha detenido: "¿Cómo Jesús Catalá, que ha sido desautorizado, lo inicia nuevamente? ¿Quiere hacer más daño?"

J. A. Navarro Arias | Miércoles, 10 Enero 2018 Comentarios (3)
Las entrevistas a Gordillo y Calderón impresas, durante la conversación con Mesa. Las entrevistas a Gordillo y Calderón impresas, durante la conversación con Mesa. J. A. N.

Jesús Mesa reclama públicamente diálogo y lamenta el trato que está recibiendo por parte del Obispado de Málaga, en sus primeras declaraciones públicas desde que la hermandad de las Penas fue intervenida, hace ahora tres años. Pero en esta segunda mitad de la entrevista concedida a elcabildo.org, revela nuevas cosas del caso. Ha pasado un año de las últimas informaciones relativas al 'caso Las Penas', sin embargo, el proceso sancionador no se ha detenido. Mesa revela que Francisco Calderón ha vuelto a ser sancionado pese a que el dicasterio para los laicos obligó al obispo a declarar nula la sanción impuesta. La situación parece seguir bastante enquistada y sin visos de solución... 

 

-¿Cómo es su relación con la hermandad de las Penas?

-La relación ahora mismo es ninguna. Hay muchas difamaciones y dimes y diretes consentidos. Comentarios de personas que están allí, que no deberían de hacer comentarios. No solamente por la relación que hemos tenido, sino por la responsabilidad absoluta que han compartido. ¡Ojo a ésto!

-¿Cómo ve la cofradía en estos momentos?

-Mal, muy mal. Es mi percepción y la percepción de muchísimos cofrades de fuera y de dentro. Ojo que mantenemos contacto continuos con hermanos que hay allí y parece que están totalmente integrados. Distintas versiones y todas coinciden en los mismo: desde que la cofradía está dejada, hasta la suciedad que hay o los grupos que se están organizando. Se dejan de hacer cenas porque, como dijo Paco en su entrevista, parece que hubo alguna cuestión en el bar y el Obispado no ha tenido interés en aclararlo. Aquí hay grupos que piden el voto a uno y a otro. Nosotros tenemos un grupo grande a quienes les están pidiendo el voto por un lado y por otro.

-¿Me dice que ya hay delfines que se están posicionando?

-¡Claro! En ese aspecto, nos ha llegado información, con cierta base, de que hay hasta cuatro posibles candidatos.

-¿Esto quiere decir que pueden estar cerca las elecciones?

-Nosotros, de momento, estamos en pleito con la Cofradía y ya he dicho que vamos a llegar hasta donde haga falta.

-Uno de los titulares que podíamos extraer de la entrevista que nos concede Gordillo hace un año, era que no habría elecciones hasta que se cierren todos los procesos abiertos. ¿Además de los tres procesos citados en la primera mitad de la entrevista, hay algún otro tema interno que tenga enquistado el conflicto?

-Sí, sí, sí, claro. A Paco, nuevamente, no sé si hasta desobedeciendo a la Santa Sede, el obispo le encomienda ahora al comisario, que inicie el mismo proceso pero por la vía de la cofradía. Tiene defectos de todas formas: si las Reglas están en vigor, ese proceso no se puede realizar. Para hacer el proceso, las Reglas marcan muy concretamente quiénes son las personas que deben formar la comisión sancionadora. Si no están en vigor tampoco se pueden hacer, pues no habría normas sancionadoras a las que se aluden en el nuevo expediente que se ha iniciado. Todo es una rueda en la que no se podría hacer de ninguna de las maneras. Pero lo más chocante es que, si todo lo que se imputa a las personas sancionadas ha quedado archivado por la Santa Sede, ¿cómo ahora el obispo, que ha sido desautorizado, lo inicia por otra vía? ¿Quiere hacer más daño? ¿Quiere dar más todavía?

-¿Estoy entendiendo que Francisco Calderón tenía una sanción por diez años que fue declarada nula por Roma y desde el Obispado de Málaga se ha iniciado otro proceso sancionador contra la misma persona?

-Roma declara nulo el proceso y el obispo inicia otro proceso exactamente igual.

-¿Pero está sancionado nuevamente?

-Sí, en la misma línea. Todo exactamente igual, con los mismos cargos y las mismas cosas. Él ha recurrido a la Santa Sede. Pero hay algo infinitamente más grave: hay otra persona a la que también se revoca su sanción, igual que a Paco y a otras dos, que no viene con nosotros, sino que de repente aparece la revocación del dicasterio. Éste no sé si acude a Roma, o no. Y una de las personas que está con Paco, hace un recurso ahora a la nueva sanción que propone el Obispado y, de buena a primeras, le dicen que no hay nada y se lo quitan. Tienen las mismas imputaciones pero lo que interesa es que sean Jesús Mesa y Paco Calderón. Todo ha sido un teatrillo. Por otro lado, a este señor que aparece de repente en la revocación, que no sabemos cómo aparece porque no va con nosotros por la misma vía, lo han sancionado por dos años. Pero él sí admite la sanción.

-¿Cuántos casos se han reabierto de los que se declararon nulos?

-Todos. Y si a mi me dan la razón me lo van a volver a abrir por otro lado. Esto tiene un nombre y es soberbia. El dicasterio declara nulas las sanciones a tres personas y nos dejan fuera a mi suegro, a mi mujer y a mi. A mi mujer por no hacer nada, por defender a su marido, porque atacan a la familia. Quien lleva la Cruz de Cristo en el pecho, ataca a la familia.

-¿Jesús Mesa se ha defendido por la vía civil de las acusaciones recibidas?

-Primeramente, como buenamente he podido y sabido, porque la justicia canónica no es la justicia civil. Para empezar, no hay prácticamente nadie que entienda, aunque por suerte hemos tenido cierta ayuda de personas muy doctas en derecho canónico, que están absolutamente espantadas de todo el proceso, que no tiene ni pies ni cabezas. Entienden que es una cuestión de soberbia de quien tiene el poder en sus manos. No te puedes hacer una idea lo que es la justicia canónica. A nosotros nos han aplicado sanciones y cánones que están dirigidos a personas consagradas, a los sacerdotes. Y así se lo hicimos ver al dicasterio.

-¿Hay algún proceso por la vía civil abierto?

-El que estaba abierto, que ya adelantó Paco, relativo al tema de las iniciales, que fue una canallada, un escarnio público, lo fuimos demorando y, según parece, en cada comunidad autónoma hay distintos plazos y nos han cumplido. Aquí demostramos nuestra buena voluntad porque esperamos bastante tiempo para poder hablar con el señor obispo y el señor Gordillo, con su equipo de abogados, se pudo escapar por ahí. Pero hay una cosa importante, la querella fue admitida. Cuando ha sido admitida es porque vieron indicios muy claros, pero buscaron el vericueto de que estaba fuera de plazo. Ahora no hay ningún proceso abierto pero estamos dispuestos a llegar, primero, a la cabeza de la Iglesia, y te aseguro que llegamos; y luego vamos por la vía civil. Existen precedentes de situaciones similares en Andalucía y nosotros vamos a por todas. Se agotarán todas las vías.

-¿Deberían convocarse elecciones aunque algunos procesos sigan abierto?

-La situación no tiene ni pies ni cabezas desde el momento en el que el comisario, que venía para lo que venía, en realidad no viene para lo que venía, sino para otra cosa. En su entrevista, además de entrar en numerosas contradicciones, dice que ya había puesto el censo en orden, entonces no sabemos a qué se debe esta demora. Han buscado cuarenta excusas. Como dijo Pedro Luis Gómez, el comisario se ha gustado. Lo que no consiguió en su Hermandad, cree que lo tiene ahora. Vino para otra cosa y a la vista está lo realizado. ¿Vino para poner las cuentas claras? Tampoco. En cuestión de economía teníamos una velocidad de crucero que nadie daba crédito. No es que lo diga yo es que ahí están las cosas realizadas. Ahora, en tres años, no se ha hecho absolutamente nada y dicen que las arcas están vacías. Cuando llegó la intervención, la Hermandad debía 35.000 euros, de los cuales 20.000 eran de una cuestión concreta y el resto eran minucias de distintos proveedores. Estaba el plan establecido para pagar todo porque cuando Paco Calderón y Jesús Mesa cogieron la cofradía, la cogieron con 245.000 euros de deuda y ahí está la gestión que hemos hecho. Gordillo ha hablado en todos los plató de que se debía 35.000 euros; sí, seguro que es menos que en su cofradía y ya podría estar pagado. Por eso digo que este hombre vino a otra cosa.

-¿Ve el final de este conflicto a corto plazo?

-Sobre plazos uno escucha comentarios de todo tipo, en tres ocasiones distintas he llegado a escuchar que se iban a convocar elecciones. Lo último que suena es que será para después de Semana Santa. También decía el comisario que hasta que no se solucionen las causas abiertas, evidentemente, no se deberían de convocar elecciones. De forma cautelar, no debería. Si nos dan la razón, ¿ahora qué pasa?

-Proponga un modelo de solución.

-La cosa tiene una solución muy fácil: sentarse en una mesa, que es lo que nunca se ha hecho. Atiende la lógica humana y máxime a la lógica cristiana. Dialogo y buenas intenciones es lo que hace falta. Con eso se hubiera solucionado absolutamente todo. Pero no lo ha habido en absoluto. Ni por el comisariado, ni por el señor obispo, ni por el delegado de Hermandades, por supuesto.

-Está pidiendo públicamente diálogo, a ver qué respuesta encuentra...

-Atiende a la lógica, ¿no? Qué creerán que quiero de mi hermandad, si yo he vivido todo lo mejor del mundo, y lo peor también. Ninguno de los candidatos que hay se podrían presentar. Quedaría el obispo en absoluta evidencia si de los candidatos conocidos que pululan por ahí, alguno llegase a ser hermano mayor. El obispo quedaría en absoluta evidencia una vez más. Y puedo decir cosas para apoyar esto. No sé si el obispo estará informado bien, mal o lo engañan. No lo sé porque unas veces, José Ferrary dice que el obispo está enterado de todo y, cuando interesa, dice que no está enterado. Por poner algunos nombres: la única vez que accede el obispo a vernos porque no tenía más remedio, hay un par de botones de muestra interesantes. Nada más sentarnos, el obispo me acusa de que yo grabo conversaciones, cosa arriesgada sin conocer uno a la persona. Luego, analizando, hay alguien que le dice que yo grabo conversaciones. Yo no he grabado conversaciones en mi vida, ni tengo necesidad, además, ni sé hacerlo. Quien dice eso lo hace con la mala intención de intranquilizar al obispo para que a esa reunión llegue a la defensiva. De inicio, ya existe distensión en el encuentro, si es que se podía haber llegado a algún acuerdo. Todo esto se hace con muy mala intención. El informante o busca engañar al obispo, o tiene intención de que el obispo quede con los pies colgando o ridiculizarlo. No hay otra salida. En el mismo encuentro, también dice el obispo que el comunicado de las iniciales estuvo puesto una hora y media. El informante pretende o que el obispo quede con los pies colgando, engañarlo o dejarlo fuera de juego. En esta entrevista dice el comisario que estuvo varias semanas y no sabe ni cuanto estuvo en la red. Nos dijo el obispo que él mandó inmediatamente que se quitara. Pero alguien vuelve a mentir porque estuvo más de mes y medio. Mi suegro llamaba a Gordillo prácticamente a diario y se llegaron a citar en un bar. Tras una conversación muy tensa, este tipo opta por quitar aquello. Según el obispo estuvo una hora y media y se quitó por indicaciones suyas. Alguien está engañando al obispo.

-¿Cree que desde el Obispado se pudiera convocar unas elecciones con los procesos sancionadores abiertos?

-Me parecería una temeridad absoluta. ¿Entonces a mi se me coarta a que yo me pueda presentar y hermanos que no puedan votar?

-¿Jesús Mesa se ve nuevamente en un Gobierno en la hermandad de las Penas?

-Pues mira, te agradezco que me hagas esta pregunta. Si tuviera una estrategia de desestabilizar, te diría que sí. Habría quien se pondría nervioso o a la defensiva. Seguro que se crearían tensiones. Pero a día de hoy, de verdad, no. Los hermanos serán al final quienes decidan. Hay decenas y decenas de personas que veo diariamente y tienen esperanza de que yo sea hermano mayor y no es que no tenga ahora interés, es que no lo he tenido nunca. He sido teniente hermano mayor y era el primero que llegaba a la cofradía y el último en irme, trabajando. He hecho todos los trabajos que ha podido hacer cualquier persona. Jamás he antepuesto el cargo para dar el paso atrás. Nunca he tenido apetencia por ser hermano mayor, si llega el momento, se asume sin ningún problema. Y como nunca he tenido apetencias, no he estado tentado de hacer nada de lo que se ha dicho aquí. Yo tenía 438 firmas de hermanos apoyando mi candidatura, que eran más de la mitad del censo. No tenía necesidad de hacer nada.

-Más allá del cargo, ¿se ve en el día a día en el seno de la cofradía?

-En la medida de que las personas cuenten conmigo, claro que sí. Pero te diré una cosa, en las hermandades he aprendido a ser católico practicante y mi vía de entrada a la Iglesia ha sido por las cofradías y en este calvario que he vivido, he crecido más que nunca. Tengo la pena en el cuerpo de que hay personas a las que quiero mucho y se han separado de la Iglesia por todo esto. Eran personas muy cercanas a la Iglesia, comprometidas, con fe… pero se han separado. A mi todo esto me ha reforzado la fe. He visto las cofradías desde otras perpestiva, con mayor capacidad para valorar las cosas serias. Los cofrades hemos de dejarnos de tonterías y frikismo. Siempre he sido una persona optimista y aunque para mi queda todo lo vivido, quiero sacar cosas buenas de todo lo que me está pasando sino es que me moriría.

 

· Puede leer la primera parte de la entrevista, aquí.

¿Le ha resultado interesante?
(14 votos)

Comentarios   

0 #3 cofrade 23-01-2018 11:51
Madre mía, suelta todo esto por su boca y se queda tan pancho!

Y habla de la soberbia de otros? Antes de mirar la paja ajena, debería mirarse la viga de su ojo.

Este Señor no entiende que el derecho canónico no es igual que el derecho civil y que un obispo tiene poder absoluto dentro de su diócesis, diga lo que diga la archidiócesis, la conferencia episcopal y el vaticano. Sólo el papa directamente puede desautorizarlo o cambiar sus decisiones. Los procesos jurídicos son meros trámites, si un obispo quiere decretar una orden, lo hace, se acepta y se ejecuta y punto.

Y luego todo lo que habla de que hay grupos y que si "su grupo" por aquí y "su grupo" por allí e incluso se permite decir que volvería a entrar en el gobierno de la hermandad o no descarta volver a postularse como hermano mayor.... Increible, esto parece más cosas de mafias y familias mafiosas que de cofradías e Iglesia.

Ojalá el Obispado decrete la expulsión de todos estos mafiosos de la cofradía de las Penas y se investigue a todas las cofradías para erradicar este tipo de gente de todas ellas y si hay que excomulgarlos para evitar cualquier intento de que estos personajes con tanta ansia de poder y protagonismo vuelvan a alguna cofradía, que se excomulguen, total, por mucho que digan, no son verdaderos cristianos católicos practicantes, sólo son Kofrades.

Qué pena que nuestras cofradías estén llenas de este tipo de tiparracos...
0 #2 Hermano Penas 12-01-2018 16:12
Es vomitivo este personaje. Es un tirano y ahora va de mártir?? LAMENTABLE. Ojala nunca tenga poder en esta cofradia.
+3 #1 Hermano de las Penas 10-01-2018 19:34
"excusatio non petita accusatio manifesta", así podríamos definir las manifestaciones del señor Mesa, J.M.P., una persona que ha practicado el totalitarismo cofradiero impunemente durante lustros y que bien sabe lo que es la soberbia porque él es la personificación de esta. Ahora bien, si tiene razón en que "el Comisario" se está perpetuando sin motivo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga