Lunes, 19 Noviembre 2018 | Actualizado 19/11/18

Faltan
146 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

ENTREVISTA

Jesús Mesa: “No hay diálogo y le dije al obispo que me había encontrado con un pastor con un corazón durísimo” (1/2)

Las Penas acaba de cumplir tres años intervenida y uno de los protagonistas del conflicto expone por primera vez su versión de los hechos públicamente · 2017 sin noticias: desde que Roma obligó a Jesús Catalá a declarar nula la sanción a Francisco Calderón

J. A. Navarro Arias | Martes, 09 Enero 2018 Comentarios (3)
Jesús Mesa, durante la entrevista. Jesús Mesa, durante la entrevista. J. N. A.

Las Penas acaba de cumplir tres años intervenida por el Obispado de Málaga, que el 28 de noviembre de 2014 suspendió el proceso electoral que se había iniciado y el 7 de enero de 2015 puso a un comisario al frente de la Hermandad, Manuel Gordillo. Las directrices iniciales eran solucionar problemas relacionados con el censo de la Cofradía y volver a convocar elecciones. Pero el tiempo pasa y poco se sabe sobre lo que realmente ocurre al respecto. Nadie en calle Santa María ha querido nunca hacer una declaración pública sobre el tema. Las últimas noticias llegaron hace ahora un año, cuando tanto Gordillo como Francisco Calderón concedieron sendas entrevistas a elcabildo.org y, posteriormente, se hizo pública la noticia de que Roma obligaba al obispo a decretar nula sanciones impuestas. Sólo entonces el Obispado rompió su silencio para matizar aquella información y subrayar que algunos hermanos seguían sancionados por un error de forma de sus recursos. Uno de ellos es Jesús Mesa, señalado públicamente en aquel famoso comunicado en el que se la acusaba, junto a Calderón, de distintas faltas graves. En todo este tiempo, apenas ha compartido reflexiones puntuales en sus redes sociales, pero no ha contado su versión de los hechos en ningún medio de comunicación. En esta entrevista explica su situación por primera vez. Este encuentro con elcabildo.org se realiza en los últimos días de 2017, pero se pacta publicar la conversación pasadas las fiestas navideñas. Mesa acude a la llamada con las citadas entrevistas a Gordillo y Calderón impresas; y responde sin titubeos a cada pregunta planteada. 42 minutos de conversación grabada en los que revela cosas hasta ahora desconocidas sobre el 'caso Las Penas': denuncia falta de diálogo y habla de un nuevo actor que ya forma parte del conflicto, el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

-Roma obligó al obispo de Málaga a declarar nula sanciones impuestas por el ‘caso Las Penas’, ¿se llegó a efectuar aquel dictamen del dicasterio para los laicos?

-¡Claro! Roma indica al señor obispo que tiene que revocar y lo hace. Luego está la intrahistoria. El comunicado que luego sacó el Obispado, para el que se dieron una bulla bestial y creo que corrieron demasiado, dice cosas surrealistas. Todo se hace efectivo y ya entramos en el meollo directamente, desde la primera pregunta. Se da una información al dicasterio al que acudimos, en la que se dice que cierto número de personas, entre las que yo me encuentro, presentamos la documentación fuera de plazo. Eso es mentira y quien informa al dicasterio, que entiendo que es el señor delegado de Hermandades y Cofradías (delegado del señor obispo), miente. Miente de forma tajante pero de forma consciente.

-¿Se decreta la nulidad de algunas sanciones o de todas? ¿En qué términos se pronunciaba Roma?

-La Santa Sede archiva la causa. El obispo tiene que revocar, con lo cual se quedan sin efecto las sanciones que pretendía. El dicasterio habrá visto los defectos que eso tenía, que no reunía la más mínima condición para administrar justicia.

-El comunicado del Obispado habla de algunos hermanos cuyo recurso está fuera de forma y, por tanto, deben seguir sancionados. ¿Qué pasó con el expediente de Jesús Mesa?

-Como te decía, informan al dicasterio de que el recurso está fuera de los plazos establecidos por las normas canónicas e insisto: quien informa, miente. Y lo hace conscientemente a sabiendas de que eso iba a ocurrir. Algunos expedientes quedan fuera de la revocación por este motivo. Es una forma de dejar fuera a una persona. Quizá porque se fuese contra esa persona directamente. Al final, todo este embrollo de la cofradía de las Penas es contra Jesús Mesa.

-¿Quedan más hermanos sancionados en esta misma situación?

-Sí, quedan más personas. En total somos tres.

-¿En qué situación están esas causas?

-Hemos acudido al Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, con el que incluso he hablado personalmente. Presentamos toda la documentación y admitieron la causa. Exponemos nuestro razonamiento con los justificantes correspondientes: tenemos el justificante de que nuestro recurso llega al fax del Obispado dentro de plazo y, por supuesto, la carta certificada, también dentro de plazo.

-¿Un año después, cómo ha evolucionado este recurso?

-El Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica se ha puesto en contacto conmigo y dicen que es admitido pero que tiene unos costes elevados. Hablamos de más de 6.000 euros. Ya nos encontramos con un hándicap importante porque yo no puedo poner la economía de mi familia en peligro. Ellos juegan una vez más con ventaja. Es decir, tengo que depositar 3.100 euros en la Signatura Apostólica para sufragar los costes del tribunal más la contratación de un abogado que debo elegir entre una lista que me dan ellos mismos. Entre una cosa y otra, de inicio, más de 6.000 euros. Todo esto se produce en agosto, un mes prácticamente inhábil. Cuando recibo la carta, estaba a punto de salir de vacaciones. Entonces, contacto directamente con ellos. Eran perfectamente conocedores del caso. Saben todo lo que está pasando en Málaga y en la cofradía de las Penas. Me dijeron que pidiera una moratoria y así lo hicimos. Lo que sí tengo claro es que llegaremos hasta donde tengamos que llegar; si tenemos que llegar al Papa, pues llegaremos al Santo Padre. Y también iniciaremos la vía Civil, por supuesto.

-Pasan tres años de la intervención y Jesús Mesa, hasta ahora, no ha contado su versión ¿Por qué?

-No sabes hasta qué punto estoy agradecido porque me voy a expresar. He estado esperando tres años, pero ya necesito expresarme públicamente. Ha sido un auténtico calvario. En estos tres años he escuchado de todo. ¡De todo! Aquí cada uno ha dicho lo que ha querido. Se ha inventado lo que ha querido y lo ha lanzado a los vientos. Hay un dato curioso, una perla, que es que el comisario, entre otras acusaciones, según el expediente que me entregan y puedo ver durante un rato en el Obispado y con vigilancia (¡el proceso es para escribir un libro!), dice que yo manejo a la prensa. Es curioso que diga esto cuando en tres años no he ido a ningún periódico, a ningún plató ni a ninguna radio. Sin embargo, él ha estado en todas. Pero me acusa de que yo manejo a la prensa porque no le gustan las informaciones que se dan. Como si los periodistas fueran tontos y se pudieran manipular.

-Hace ahora un año, Gordillo y Calderón aportaron algo de luz informativa, cada uno según su versión, sobre un proceso del que no se sabía absolutamente nada. Entonces supimos algo de lo que ocurría en las Penas y posibles soluciones que existían, según aquellas versiones. ¿Durante el 2017 ha habido algún avance hacia el fin del proceso y la normalización de la vida interna de la hermandad?

-Yo pienso que no. Aunque estoy apartado de forma forzosa, yo jamás estoy alejado de mi cofradía. Puedo estar apartado por muchas cosas, pero yo me acuesto pensando en mi cofradía y me levanto pensando en mi cofradía. Aunque a veces maldigo ésto porque debería pensar en otras cosas. Pero siempre la llevo y nada me es ajeno aunque parezca lo contrario. Aunque algunos quieran hacer ver lo contrario. Aquí todo lo que se inició no era para poner en orden el censo, ni nada de eso. Aquí hay otra cuestión y a la vista está: cuando se quiere solucionar una cosa, se hace. En una hermandad acaba de dimitir un hermano mayor y en cuestión de cinco días, ya se pueden presentar candidaturas. Cuando interesa, se hace. En tres años, no era poner en orden el censo, era otra cosa mayor: el objetivo era que Jesús Mesa y las personas que habían regido la cofradía hasta ahora, no se pudieran presentar. Estoy al día de lo que hay en la cofradía. Aunque por las redes sociales parezca que la cosa está muy bien, todos sabemos que no está muy bien. Las Penas ha ido infinitamente a peor.

-¿El cambio de vicario considera que abre una nueva situación en el ‘caso Las Penas’?

-No, en absoluto. Leí una información, precisamente en elcabildo.org, donde José Ferrary decía que no sabía nada de las Penas. Claro que sabe y lo sabe muy bien. Él sabe muy bien lo que ha hecho y ha dejado de hacer en las Penas. Él dirá que no pero yo creo que sí porque me consta que es así. Antonio Coronado, el nuevo vicario general, ya se lo manifesté al señor obispo, tiene una absoluta animadversión hacia Paco Calderón y hacia mi persona. Una animadversión que nadie puede hacerse una idea.

-¿Durante 2017 cuántas veces ha podido hablar en persona con Jesús Catalá, Antonio Coronado y Manuel Gordillo?

-Bien, interesante pregunta. Nosotros, ante todo, siempre hemos intentado arreglar las cosas como se arreglan en cualquier institución. Máxime si hablamos de una institución como la Iglesia. Como tradicionalmente se arreglan las cosas y siguen arreglándose, menos en este caso, con dialogo. Tengo que citar lo que dijo Paco en su entrevista, cuando decía que lo que se ha intentado con todo esto es meter a las cofradías por verea. Las Penas era una oportunidad irrenunciable porque siempre ha tenido mucho eco todo lo que sea hace, para lo bueno y para lo malo. Aludo a lo que contó Paco Calderón, hubo una conversación que alguien nos contó en la que se dijo que las Penas era una oportunidad y personalizaron en que a Mesa y Calderón había que darles un escarmiento porque jamás nos callamos. Lo que hizo Gordillo de publicar las iniciales fue una canallada. Con él he hablado tres veces en mi vida: dos intrascendentes y la otra, cuando nos citó para una encerrona, una especie de teatrillo de tribunal, media hora antes de salir aquel comunicado. Un día se publicó una entrevista indignante y lo llamé para decirle que quería hablar con él. Me dijo, tajantemente, “mañana salgo de viaje”. Y hasta el día de hoy. Quien cuente que ha habido comunicación, una vez más, es mentira. Por otro lado, en el último año hemos visto a Antonio Coronado en un par de ocasiones, siempre muy forzado y con una actitud de quitarse el muerto de encima. Y tengo pedida una cita por escrito y aún no me ha recibido, por lo que iré a protestar ante el Obispado. Hace cuestión de tres meses me lo encontré por la calle y le pregunté. Me dijo que de qué quería hablar. Lógicamente, le expliqué que mi intención no es hablar de fútbol, sino de problemas que afectan a personas. Me pidió que le escribiera una carta detallándole los temas que quería tocar. Le dije que no, que los temas que iba a tocar los sabía perfectamente. Llevo un año esperando. Al señor obispo, hace más de un año, nos recibió en la magnífica sede reformada del seminario. Aquel encuentro fue más que tenso por la actitud del obispo.

-¿Desde que se hace pública la noticia de que Roma pide la nulidad de las sanciones, no ha existido encuentro con ninguno?

-Con ninguno. La cita con el obispo fue un poco dura. Cómo no sería que en la despedida le tuve que decir a Jesús Catalá que había ido a ver al pastor de mi diócesis, a exponerle mis inquietudes, mis miedos, mis quejas, a pedirle disculpas si hacía falta y me había encontrado con un pastor con un corazón durísimo. Se lo tuve que decir así porque era la realidad de lo que se estaba viviendo. Hay más cosas del obispo en este encuentro que son botones de muestra interesantes. Pero hasta aquí. Llevamos un año esperando desde que se ha producido esto. Sí es verdad que el Obispado, por otra vía que no le corresponde porque está archivado, no haciendo caso al dicasterio, intenta buscar otros vericuetos para castigar a personas para salirse con la suya. Esto tiene un nombre y ese nombre es soberbia.

 

· Siga leyendo la segunda parte de la entrevista, aquí.

¿Le ha resultado interesante?
(18 votos)

Comentarios   

0 #3 homescapes cheats 29-04-2018 02:00
Homescapes is the most recent match-3-slash-s imulation builder from Playrix.
+1 #2 cofrade 23-01-2018 11:55
Gente así sobran en nuestras cofradías y mientras más lejos de ellas estén, mejor.
+4 #1 jorge 10-01-2018 16:36
Siempre leemos lo que cada cual quiere decir cuando le ocurre algo extraño. Desconozco los detalles, a groso modo, he leído y oído cosas; lo cual me hace pensar que tu (soy hermano ) no eres del todo tan inocente como das a entender. Tiene que haber cosas mas "gorda" que no se dice.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga