Miñarro rebasa la quincena de tallas pasionistas restauradas con el Cautivo

Recibirá al Señor de Málaga tras retos más difíciles como recuperar las imágenes incendiadas del Monte Calvario o la muy sufrida imagen de Azotes y Columna · De Martín Simón ya restauró la Sentencia en 2008

Alejandro Cerezo | Miércoles, 08 Febrero 2017 Comentarios (8)
El Cristo de la Vera+Cruz, restaurado por Miñarro en 2012. El Cristo de la Vera+Cruz, restaurado por Miñarro en 2012. A. C.

Juan Manuel Miñarro (Sevilla, 1954), escultor, restaurador y discípulo de Francisco Buiza, es bien conocido en Málaga desde 1987, año en que entregaría a esta ciudad una de las más celebradas obras de la imaginería cofrade contemporánea: el Cristo de la Redención, de la hermandad de los Dolores de San Juan. Al año y medio, la cofradía de la Paloma le encarga el Señor de la Puente del Cedrón y en 2005, un grupo de hermanos de la cofradía del Monte Calvario encarga el Crucificado de la ermita, éste ya de influencia claramente sindónica, de acuerdo con su actual etapa de producción.

Pero Miñarro también es conocido en Málaga por ser recurrido continuamente para la restauración de imágenes, algunas que entrañaban más dificultad que otras. En total, son 15 las imágenes titulares de Semana Santa sobre las que el profesor hispalense ha intervenido. La decimosexta será Jesús Cautivo.

También fue la archicofradía de los Dolores de San Juan la primera que confió para estas labores en Juan Manuel Miñarro, en el año 1990, cuando intervino sobre la Dolorosa. En 1997, fijará la estabilidad y reforzará los ensambles de la imagen de Jesús de la Pasión, obra de Ortega Bru.

Además, Miñarro ha intervenido sobre las policromías de algunas Dolorosas que habían tornado hasta presentarse llamativamente anaranjadas, como los casos de la Virgen del Monte Calvario (2001), la Virgen del Gran Poder (2005) o la Soledad del Sepulcro (2006). Pero también su labor se extenderá a las Glorias: en 2009 interviene también en la policromía de María Auxiliadora Coronada.

Las cofradías malagueños han solicitado los servicios de Miñarro también para efectuar trabajos de conservación y mantenimiento de imágenes, que no han tenido reflejo de forma externa: los casos de Jesús de la Misericordia (2006), Jesús del Santo Sepulcro (2006-2007) los titulares de Viñeros en torno a la misma fecha y, más recientemente, la delicada intervención del Señor de la Humildad, en 2015, han avalado su faceta restauradora.


Los retos de Fusionadas y el Monte Calvario

Pero los principales retos a los que Juan Manuel Miñarro se ha enfrentado en Málaga y que, dados los resultados, reforzaron notablemente su reputación, vinieron de la mano de dos cofradías: Fusionadas y el Monte Calvario.

De la primera, en 2006 tuvo prácticamente que reconstruir de la ruina la imagen de Jesús de Azotes y Columna, aunque original dieciochesca, muy desfigurada y maltratada por el paso de los años y las erróneas intervenciones precedentes. De un cariz más quirúrgico fue la intervención sobre el Cristo de la Vera+Cruz, en 2012, a la que dotó de una unción no conocida, a causa de su estado desde los sucesos de los años 30 y la restauración excesivamente aséptica a la que fue sometida en 1991.

La cofradía del Monte Calvario, por su parte, debe a Juan Manuel Miñarro la integridad de las dos imágenes titulares del primer trono. Tras el incendio producido en la ermita en 2006, el escultor sevillano intervino sobre las mismas, devolviendo, en el caso del Señor de la Paz y la Unidad, exactamente el mismo aspecto que presentaba antes de ser pasto de las llamas. En cuanto a la Virgen de Fe y Consuelo, la cabeza en barro presentaba numerosas remodelaciones posteriores, que fueron depuradas y cuenta en la actualidad con la policromía de Miñarro.


La segunda de Martín Simón

Con estos avales, Juan Manuel Miñarro se enfrenta a la restauración requerida por la cofradía del Cautivo para el Señor de Málaga. No será la primera que ejerza sobre una obra del escultor José Martín Simón (1896-1971). De hecho, la otra talla de este imaginero granadino que procesiona en la Semana Santa, Jesús de la Sentencia, fue objeto de una intervención por parte de Miñarro en 2008, que sirvió para volver a acoplarle el cuerpo tallado por Pedro Pérez Hidalgo.

El Señor de Málaga, si le da el plácet la autoridad eclesiástica a la Hermandad, partirá después de Semana Santa al taller del escultor sevillano, en la calle Viriato, para reparar los históricos problemas estructurales que viene acarreando, especialmente agravados desde el fuerte aguacero sufrido el Lunes Santo de 1979. Se calcula que Málaga estará sin su Cristo durante cuatro meses y medio. Pero ya sabemos que del 'médico' no se salva ni el Cautivo.

¿Le ha resultado interesante?
(3 votos)

Noticias relacionadas (por etiqueta)