Miércoles, 19 Junio 2019 | Actualizado 07/04/19

×

Error

"Could not resolve host: query.yahooapis.com" in module "mod_sp_weather"

Cannot get "Málaga" woeid in module "mod_sp_weather".

"Could not resolve host: query.yahooapis.com" in module "mod_sp_weather"

"Could not resolve host: query.yahooapis.com" in module "mod_sp_weather"

"Could not resolve host: query.yahooapis.com" in module "mod_sp_weather"

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

Pregón de la Semana Santa 2015

Necesaria puesta en valor del nazareno

Rafael de las Peñas pide al clero comprensión con los cofrades en un pregón que duró más de dos horas y encontró en el piropo a las distintas devociones su eje vertebrador

J. A. Navarro Arias | Domingo, 22 Marzo 2015 Comentarios (7)
Rafael de las Peñas, durante su locución. Rafael de las Peñas, durante su locución. E. NIETO

El pregón de Rafael de las Peñas fue una exaltación de la Semana Santa de Málaga en la concepción más pura del término. A través de las distintas devociones que serán protagonistas a partir de los próximos días por las calles malagueñas, el pregonero fue narrando sus vivencias y el mensaje que quería compartir. Todo salpicado con pinceladas de tinte social y relacionadas con la vida de Málaga, pues cofradías y ciudad están unidas de forma indisoluble. No fue un pregón de reivindicaciones el de De las Peñas, pero sí lleno de mensajes. Sobre la figura del nazareno puso un acento especial porque "parece que nosotros mismos lo hemos relegado a ser ese lugar de la procesión destinado casi en exclusiva a la chiquillería".

En el curriculum cofrade de Rafael de las Peñas, uno de aquellos jóvenes que en la década de los ochenta llegaron -sin saberlo entonces- para revolucionar el mundo cofrade malagueño, está el ser nazareno. Uno de los grandes mensajes de su pregón fue un manifiesto realizado en favor de la figura del nazareno. Jugó con la metáfora de un niño que le pide al padre que le acompañe en las filas nazarenas. "Padre, yo quiero que salgas conmigo de nazareno, y no que vayas por fuera de la procesión, no es eso", dijo el pregonero. De las Peñas citó a su padre en distintas ocasiones, incluso en la propia dedicatoria. El canto nazareno, escrito en prosa, podría encerrar una segunda lectura en la que el pregonero quiere hacer presente a su progenitor al que llama en repetidas ocasiones. ¡Ay aquel cartel de la Semana Santa de 2014 tan aplaudido por dirigentes de la Agrupación de Cofradías!

La dedicatoria del pregón ya era una declaración de intenciones: "A Pepe, con el que empecé en esto, que hoy ve cumplido su sueño desde el mejor palco. A mis hermanos de los Dolores. Sin ellos no hubiera sido el cofrade que soy". Pepe Gallego, cofrade pollinico, fue el primer integrante de la llamada Cuadrilla del Arte que se marchó. Luego también lo haría Jesús Castellanos, el primero de aquel grupo que pisó las tablas del Cervantes. Los mensajes dedicados a ellos hubo que leerlos entre líneas, pues no hubo ningún canto a la Semana Santa del ayer. "Aquel al que íbamos con el amigo que ya no está pero que volvemos a sentir, cercano y presente, acompañándonos", dijo el pregonero sobre los rincones que busca llegada la Semana Santa del hoy. No podía ser de otra forma, a la Virgen de los Dolores le dedicó la parte más sentida del pregón. Fue en su canto final, en el que también habló de ese Cristo que resucita en San Pablo. Todo un alegato en favor del Cautivo como Señor de Málaga.

Al hilo de su exaltación de la Semana Santa, donde se prodigó especialmente al hablar -según las citó- de Humildad y Paciencia, Salesianos, Penas, la Virgen de la Trinidad, el Rescate, la Salud, la Piedad, la Esperanza, Rocío, la Expiración, el Cristo de la Buena Muerte al que rezó un personal Padrenuestro y la Virgen del Amor, fue dejando mensajes de profundo calado: habló del problema del desempleo ("la oficina del paro es el jardín de pena al que dan mis ventanas"); la inmigración ("cerramos las fronteras del acogimiento y levantamos vallas para no ver los problemas ajenos") o la violencia de género ("un mundo en el que la violencia doméstica y de género no tenga cabida y la mujer no sea objeto de explotación o exclusión de ningún tipo"). Tampoco faltaron reivindicaciones sobre la ciudad, de la que criticó la exclusión y degradación que viven algunos barrrios históricos, como el suyo de Capuchinos; el atropello urbanístico que en ocasiones se realiza en Malaga e incluso tuvo un guiño en favor de la antigua pensión La Mundial, a punto de convertirse en escombros.

Pero sin ser un pregón de reinvidicaciones, De las Peñas tuvo la habilidad de hilar en su obra literaria de exaltación de la Semana Santa de Málaga numerosos asuntos. También de índole exclusivamente cofrade. En este sentido, aportó varias reflexiones en aras de no desvirtuar el sentido de lo que representa el culto externo y la dimensión catequética y litúrgica de la Semana Santa. Tuvo un mensaje para el alcalde, al que le dijo en nombre de todos los cofrades que, sobre la cera, las cofradías no negocian; y otro para el clero: pidió a los sacerdotes que hagan por entender a los cofrades (y viceversa): "Su Santidad el Papa ha pedido a sus pastores que «huelan a oveja» para evidenciar su relación con el rebaño, y yo, desde mi pequeñez, me atrevería a decirles que a los cofrades nos gustaría que olieran a incienso —del bueno, del de las procesiones— y a las flores de nuestros tronos, y al aroma inconfundible de las albacerías o los archivos, al del esfuerzo con los dientes apretados en los submarinos y a la cera derramada por las calles —lo siento, señor Alcalde, es lo que hay— incluso, si me apuran, al de la cocina de cualquiera de nuestras fiestas benéficas... Que huelan a nosotros porque necesitamos su cercanía. Que huelan a nosotros y nosotros a ellos, desterrando prejuicios y acercando posturas. Pastores y rebaño en una misma senda, sin hondas ni cayados, confiados en la voz amiga y juntos para mejor construir ese cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia de todos y con la que todos, sin aliviarnos, estamos obligados a colaborar".

Hablando de olores, el pregonero pidió paciencia a los que buscan una ramita de romero de la Esperanza cada Jueves Santo. Suplicó -literalmente- que no se coja hasta que pase la Virgen, para que pueda servir de alfombra. Rafael de las Peñas extendió su alocución hasta los 131 minutos. Puso de manifiesto que la principal carencia actual de los cofrades es la formación, para lo que pidió ayuda en la citada llamada al clero. En caliente, queda la sensación de estar ante una obra de cuya lectura se pueden seguir sacando mensajes. Desde el Teatro Cervantes, el poso que dejó fue un piropo en todo su conjunto a la Semana Santa de Málaga. Un concepto clásico de pregón, más allá de que la exaltación no siguió el orden cronológico de salida de las cofradías, que hace años que no se escucha. Tampoco un mensaje tan de cofrade a cofrade, que criticó -también a vuelapluma- "los coqueteos con poderes de este mundo que nada tienen que ver con los del Reino del que nos habla Jesús". Es decir, a quienes olvidan que a las cofrades se va para servir.

"¡Bendita seas Málaga porque, como María, has creído!". El pregón de 2015 fue sobre todo un canto mariano y una llamada, de gran carga espiritual y reflexiva, a vivir la Semana Santa que tenemos a la vuelta de la esquina. En la que todos deberían sentir lo que significa vestir un hábito nazareno.

¿Le ha resultado interesante?
(4 votos)

Comentarios   

+3 #7 vicente 23-03-2015 20:21
un pregon de gran contenido pero demasido extenso y el publico denotaba cansancio.
0 #6 Santo_Domingo 23-03-2015 20:17
La parte de Dolores Coronada y Expiración brutal donde llegó a emocionarse.

El Himno de Coronación de los Dolores adaptado a Orquesta Sinfónica antes del Pregón otro de los momentos de la noche.

Hablo como Expiracionista obviamente.
+3 #5 Santo_Domingo 23-03-2015 20:10
Ya que el articulo lo omite, nada me sorprende, una de las partes mas emotivas donde el pregonero se llega a emocionar es en la dedicada a la Virgen de los Dolores, Coronada, la de San Pedro.

Respecto al pregón, literariamente y reivindicativam ente muy valioso, pero muy extenso en el tiempo y con poco enfasis pregonando exceptuando unos pocos momentos como Expiración, Dolores de San Juán, y Rocío.
+20 #4 diego 22-03-2015 17:08
Dos horas largas de pregón es excesivo y no contribuye a promocionar un género que se encuentra herido desde hace años. Si en lugar de ser Rafael de las Peñas hubiese sido otro cofrade menos bien visto por los árbitros del "buen gusto", lo hubiesen crucificado.
+22 #3 diego 22-03-2015 16:51
Con el debido respeto. Largo, largo, largo. A otra persona menos "admirada" no se le hubiese perdonado. Desde luego pregones de esta duración no crean afición a un género que se encuentra sinceramente herido de muerte.
-4 #2 Cofrade_MLG 22-03-2015 15:56
Un gran pregón, directo y muy sincero
+5 #1 Alejandro 22-03-2015 12:22
Definitivamente Rafael de las Peñas es un "Gigante", muchos estábamos convencidos de que haría un gran pregón y no ha defraudado.
Desde aquí dar mi enhorabuena y las gracias al pregonero por dejar claro que una semana santa mejor es posible!!!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga