Miércoles, 19 Septiembre 2018 | Actualizado 02/09/18

Faltan
207 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

Un comisario deberá poner orden en las elecciones de las Penas

Ante la incapacidad de los hermanos para celebrar con normalidad los comicios, el Obispado pone al frente del proceso al cofrade de Mena Manuel Gordillo Flores

J. A. Navarro Arias | Miércoles, 07 Enero 2015 Comentarios (4)
Altar mayor del oratorio de las Penas. Altar mayor del oratorio de las Penas. EL CABILDO

Los hermanos de las Penas han sido incapaces de celebrar su anunciado proceso electoral con normalidad. Ante los problemas internos que existen, el Obispado ha nombrado un comisario que deberá gestionar las elecciones de esta corporación del Martes Santo. Se trata del cofrade Manuel Gordillo Flores, que es teniente hermano mayor de la congregación de Mena.

El Obispado ha explicado en un comunicado que la finalidad de Gordillo será "esclarecer los pormenores que están paralizando la marcha del proceso de elección del nuevo hermano mayor, a fin de convocar elecciones cuanto antes". Desde la delegación de Hermandades y Cofradías aseguran "esta medida ha sido muy sopesada" y llaman a los hermanos de las Penas "a colaborar con el comisario para obtener una rápida solución a esta situación".

Las elecciones estaban anunciadas para el pasado 28 de noviembre. Pero días antes el Obispado paralizó el proceso por las denuncias de uno de los candidatos. En este caso, Antonio Alés afirma que sigue sin tener acceso al censo de hermanos. La junta de gobierno en funciones, cuyo teniente hermano mayor es el otro candidato, Jesús Mesa, se remiten a lo que dice la Agencia de Protección de Datos. Un pulso que llevó al Obispado a suspender el proceso el 21 de noviembre.

Ahora un comisario deberá desenquistar el problema cuanto antes. Apenas quedan 83 días para el Martes Santo y las directrices de Palacio son que las elecciones deben celebrarse "cuanto antes".

¿Le ha resultado interesante?
(3 votos)

Comentarios   

-2 #4 Lucas Perez 22-01-2015 08:46
El mensaje de hermanopenas es el mismo que el candidato oficialista ha enviado por correo a todos sus contactos.
Ya podría firmar con su nombre, no?
+8 #3 hermanopenas 11-01-2015 21:31
La ignorancia es ciertamente atrevida. El censo de hermanos, igual que un padrón de habitantes, no es un documento destinado a permitir a una u otra candidatura la posibilidad de obtener contactos con fines electorales. Así que lo primero que hay que hacer es preguntarse ¿qué es un censo electoral? ¿para qué sirve? y ¿para qué se expone? No se cede ni a candidatos a hermanos mayores, ni a alcaldables, ni a aspirantes a diputados. El censo electoral es un documento que se forma para determinar quienes cumplen con los requisitos para ejercer su derecho al sufragio activo y se expone para que cada hermano pueda comprobar si sus datos son o no correctos y, en caso contrario, ejercer las impugnaciones que procediesen. Una vez cerrado el plazo de exposición, se presentan y se proclaman las candidaturas.

Paradójicamente, el periodo de exposición del censo de las Penas se substanció sin impugnaciones, lo que significa la aquiescencia tácita de todos los hermanos. Y los hermanos que deseaban presentarse a candidatos presentaron posteriormente sus candidaturas, luego impugnar después el censo, no es sino ir en contra de tus propios actos, lo que en derecho significa ir de mala fe. Dicho esto, el propio itinerario del proceso electoral contextualiza adecuadamente y arroja luz sobre el sentido del censo pues determina que su exposición se lleve a cabo antes de que las candidaturas se presenten y se proclamen, luego confirma que los censos se exponen para los hermanos individualmente considerados, pues no existen aún candidaturas. No cabe oponer por tanto derecho colectivo alguno de acceso o control al censo electoral por parte de ninguna de las candidaturas que, reitero, no existen en ese momento.

Dicho esto, el tema de la protección de datos es harina de otro costal., pero no menos trascendente. A poco que se indague en internet se encontrará un pronunciamiento clarividente de la Agencia Española de Protección de Datos que se pronuncia de manera vinculante en relación a la "cesión de datos de cofrades con motivos electorales" (informe 274/2004). Señala y no deja mucho margen a la duda que los datos contenidos en el censo electoral son datos especialmente protegidos pues revelan nuestra pertenencia a una comunidad religiosa y por tanto nuestra creencia. No caben afirmaciones gratuitas y arriesgadas acerca de qué datos sí se pueden dar y cuales no. Al menos no sin un estudio detenido de la norma. En este punto, la cesión sin consentimiento de nuestros datos a terceros (esto es, los que no son responsables de los ficheros) es una infracción admva. con multas que oscilan desde los 300.000 euros a las 600.000 puesto que lesionan derechos fundamentales protegidos por la Constitución en su TítuloI. La relación nominal pura y simple también permite que Juan Pérez sepa que Antonio Gutiérrez es católico y es hermano de las Penas. Es de perogrullo, por tanto, que tampoco cabe esa cesión.

Dicho esto, efectivamente, la propia AEPD se pronuncia que para corregir efectivamente los desqulibrios que se puedan producir entre candidaturas, especialmente, si una coincide con la junta saliente, y por tanto, responsable de esos datos, que la Hermandad se haga cargo de enviar los programas de ambas candidaturas a todos los hermanos en un mismo sobre lo que garantiza que lleguen a su destino.

Como es lógico, cabría entender que surgen suspicacias y se pueda pensar que el censo se manipula y de ahí esa pretensión de acceder.

Insólitamente, sin embargo, en nuestra diócesis no se prevé mecanismo alguno de validación del censo por parte de un tercero neutral (como podría ser el Obispado, al que cabría autorizar como sujeto que también trate los datos) con una cierta antelación, algo que sí ocurre en otras diócesis (v.gr. Sevilla, Huelva, Jerez o Cádiz). La hermandad por tanto hace lo que está en sus reglas y en las bases diocesanas al igual que todas las demás. Lo que no cabe es cambiar las normas a mitad del partido

Y mucho menos cabe por tanto vincular el no acceso al censo de hermanos con la posibilidad de enviar la documentación electoral a éstos. Es rotundamente falso que las Penas haya impedido a algún candidato a remitir sus programas.

Resulta inexplicable que ningún medio de comunicación informe sobre las circunstancias que estoy comentando y que no precisan de una cualificación investigadora de primer nivel sino tan sólo una mera curiosidad periodística indagando por internet.
+9 #2 Juan 09-01-2015 17:02
Con la ley de protección de datos desde luego a ninguna hermandad le viene bien,cuando una candidatura que se presente a unas elecciones y no puedan hacer campaña ni puedan informar a los hermanos de sus proyectos porque no le facilitan el registro de hermanos o lo manipulen es difícil que entren otras directivas y se siga con los mismos del quítate tu que me ponga yo.de todo es sabido que el nombre,apellido s y domicilio al igual que el Nº de hermanos es fundamental para que tenga el censo todas las candidaturas que quieran presentarse,Otr a cosa sería el teléfono o el DNI de dichos hermanos
+9 #1 Ivan 08-01-2015 13:36
Es lo mejor además el obispado debe poner una norma a todas las cofradías que seria que ningún miembro de elección directa de la candidatura saliente podrá presentarse a Hermano Mayor para encabezar otra candidatura pues se evitarían el compadreo de ser siempre los mismos no es bueno para una hermandad un gobierno de tipo califato donde siempre son los mismo y por lo tanto los señores feudales del cortijo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga