tahermo banner1
twitter_banner2
dismoauto banner2
elcabildo_publicidad_120X300
tahermo banner2
twitter_banner2
dismoauto banner1
elcabildo_publicidad_120X300

Jueves, 19 Abril 2018 | Actualizado 10/04/18

Faltan
360 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
GALERÍAS

Pese a la buena acogida que ha tenido en el mundo cofrade -en general- la noticia del cabildo convocado por la cofradía del Cristo de los Mutilados para la restauración de la imagen, en el seno de la Hermandad hay división de opiniones. Según fuentes cercanas a la propia Corporación, un grupo de hermanos tratará de realizar una impugnación para que la votación no tenga validez.

Entienden que restituir las piernas del Crucificado supondría un incumplimiento de los Estatutos y, antes de elevar la consulta, la junta de gobierno debería de haber consultado a los hermanos. Aunque el cabildo de toda cofradía es el órgano supremo donde los hermanos tienen voz y voto para pronunciarse, estos hermanos quieren evitar la votación por temor de que la mayoría respalde la restauración. Nunca antes se había abierto este debate de forma oficial.

Si los hermanos aprueban la restauración del Crucificado, sería necesaria una reforma de los Estatutos, que describen la fisionomía de la imagen titular, según aseguran las fuentes consultadas. Estos hermanos 'opositores' creen que el siguiente paso será dotar de una advocación propia al Cristo, algo a lo que también se oponen. La nómina de hermanos de la cofradía del Cristo de los Mutilados ronda el centenar actualmente. El censo se mirará con lupa ante la histórica votación del próximo 1 de febrero.

Publicado en Málaga

En la Semana Santa de 1976 procesionó por las calles de Málaga por última vez el Cristo de los Mutilado. Llegada la Transición, tras la muerte de Francisco Franco, el Obispado de Málaga aconsejó suspender la salida en procesión de la imagen, permitiendo en la actualidad únicamente presidir un vía crucis por el interior de la Catedral, que se realiza cada Viernes Santo desde la iglesia del Sagrario. Sin embargo, desde la década de los años noventa del pasado siglo XX, la Cofradía trata de recuperar el culto público, pero nunca hasta ahora se había planteado la restitución de las extremidades inferiores del Crucificado. Éste es el paso previo para que el Cristo Mutilado pudiera volver a salir en Semana Santa. Anteriormente, era procesionado en la tarde del Jueves Santo.

Los hermanos votarán en cabildo si completar la imagen de su Cristo. De aprobarse la propuesta, supondría un paso definitivo en el proyecto de recuperar el culto externo. Recientemente, han incorporado una imagen mariana, la Virgen de la Divina Providencia, una talla del XVII atribuida al escultor Antonio del Castillo. Algo parece estar cambiando en esta Cofradía, de la que apenas trasciende información y que estuvo íntimamente ligada al régimen franquista, desde su fundación tras la Guerra Civil. El Jueves Santo de 1939 tuvo lugar la primera salida procesional de la imagen, escoltada por 300 caballeros mutilados, vestidos de uniforme, con el escapulario de la Hermandad y llevando cirios en sus manos, según cita Marion Reder en la investigación Una imagen controvertida de la Semana Santa malagueña: el Cristo de los Mutilados. Llegada la Transición, mutilados del ejército republicano solicitaron participar en la procesión, algo reservado a los miembros del Cuerpo de Caballeros Mutilados por la Patria (el bando franquista). Pero Ramón Buxarrais recomendó suspender la procesión por la inestabilidad política del momento. Durante la dictadura, fue procesionada la imagen gracias a una autorización del Papa Pío XII.

En 1991 se volvió a reorganizar la Cofradía y solicitó al Obispado salir en la procesión de Semana Santa, puesto que era una hermandad agrupada y de pleno derecho. La petición coincidió con la llegada a Málaga del administrador apostólico Fernando Sebastián Aguilar, tras la renuncia de Buxarrais. Sebastián denegó la salida procesional de la Cofradía, recomendándoles la celebración de un vía crucis, que aún hoy se hace en la Catedral. El argumento para prohibir la salida ha sido el estado de la imagen, dado que Jesucristo no sufrió mutilaciones en su cuerpo. Desde la Cofradía siempre han aludido a la citada autorización del pontífice Pío XII, que admitía la talla mutilada al culto, algo que, ciertamente, nunca se ha incumplido al recibir la visita de fieles en un retablo de la iglesia del Sagrario. Pero ahora, el debate en torno a la restauración del Crucificado se abre por primera vez.

 

Un capítulo d­e la historia silenciado ­

La hermandad del Cristo Mutilado fue miembro de la Agrupación de Cofradías hasta 1996. Los Estatutos del ente agrupacional, entonces, señalaban como motivo para ser desagrupado sumar cinco años sin salir en procesión. Y un lustro fue lo que pasó desde su reorganización, en 1991, cuando fue expulsada de ente de San Julián, durante los últimos años del mandato de Jesús Saborido. Se trata de un capítulo silenciado por la Agrupación de Cofradías y sobre la que no existe referencia alguna en la web oficial, aunque sí se conservan las revistas La Saeta de comienzos de los noventa, que contemplan a la cofradía del Mutilado en la nómina del Jueves Santo, entre Viñeros y Mena.

Publicado en Málaga

La Cofradía del Mutilado ya tiene una devoción mariana: la Virgen de la Divina Providencia fue aprobada ayer en cabildo de hermanos como titular de la cofradía de excombatientes que da culto al conocido Crucificado incompleto que recibe culto en la iglesia del Sagrario de la Catedral.

La imagen, que Jesús Romero Benítez atribuye a Antonio del Castillo, escultor antequerano del siglo XVII, es una Dolorosa de manos entrelazadas de propiedad particular que ha sido cedida para el culto público.


Sacramentalidad

En el mismo cabildo se aprobó la reforma de estatutos de la Cofradía, que elevará su aprobación para adquirir el título de Sacramental, incorporando el Santísimo Sacramento al nombre de la corporación.

La cofradía del Cristo Mutilado fue fundada, finalizada la Guerra Civil, por excombatientes del bando franquista, tomando como titular el Crucificado del ático del retablo mayor de la iglesia del Sagrario, dañado en el asalto y profanación del templo en 1936. La talla, sin un pie y una pierna, tiene autorización al culto mediante una dispensa de la Congregación del Rito con fecha 2 de agosto de 1939.

La hermandad estuvo saliendo en procesión en Jueves Santo hasta 1976. Actualmente, su culto externo se reduce a la celebración de un Vía Crucis el Viernes Santo por la tarde, con entrada en la Catedral. El Crucificado es una obra atribuida a Jerónimo Gómez Hermosilla, del siglo XVII o comienzos del siglo XVIII.

Publicado en Málaga

El pasado Viernes Santo, al comienzo de su tradicional Vía Crucis, el Cristo Mutilado cayó de bruces al suelo. Sí, fue un accidente. Inesperado, no intencionado -faltaría más- y dañino. Pero en ningún caso fue consecuencia de la casualidad. Los accidentes, por inesperados, no por ello carecen de causas. A pesar del tiempo transcurrido, no nos han explicado cuáles, ni qué posibles responsabilidades pueden deducirse de la actuación de la directiva. Y que nadie se escandalice, ni se sienta ofendido por estas aseveraciones.

En este sentido, podría señalarse la absoluta desidia en la previsión de riesgos. Los riesgos, como consecuencia de los peligros potenciales, debieron tratarse con la máxima responsabilidad y atención, procurando adoptar cuantas medidas fuesen necesarias para anularlos o amortiguarlos. No fue así. Durante muchos años, esta imagen se ubicó sobre un catafalco, tendida, para este acto del Vía Crucis. Evidentemente, los riesgos para moverla o venerarla en esa posición eran mínimos. Por el contrario, la decisión de colocar la talla en posición vertical, basada en un mecanismo inestable, haciendo su manejo muy complicado, presentaba posibles peligros y gravísimos e inasumibles riesgos, como se ha comprobado. Cualquiera que vea las imágenes del 'accidente' comprende la extrema gravedad del mismo, ya que no sólo ha causado destrozos en una Imagen de incalculable valor histórico-artístico, sino que hoy podríamos estar lamentando daños personales irreparables. A estas sencillas reflexiones bien podrían sumarse las más elementales preguntas, aún sin respuestas. ¿Alguien revisó el mecanismo de sujeción? ¿Quiénes manipularon la instalación de la talla? ¿Se ha realizado algún informe pericial respecto a dicha base de sujeción?

Bien puede comprenderse la consternación y el nerviosismo de los organizadores. Pero ello no les exime de otra responsabilidad: la ausencia de transparencia informativa. La gestión de la política de comunicación en este asunto ha sido, peor que nula, caótica, provocando un extraordinario daño a la imagen de la propia corporación. Mientras la noticia de lo sucedido corría por la ciudad, incluso abría los informativos de las cadenas nacionales de televisión, la 'cofradía' colgaba unas líneas insustanciales en...Facebook, dando pábulo a toda suerte de rumores, chascarrillos y enconadas polémicas, donde los señores que 'dirigen' la cofradía han velado más por sus intereses personales o familiares, y por su posición en la misma, que por asumir la responsabilidad de sus 'actuaciones' en este lamentable suceso. ¿Cuántas declaraciones concedió el Hermano Mayor? ¿Cuántos malagueños conocen su cara?

La comunicación interna tampoco fue más fluida. Mientras se nos aseguraba que la venerada Imagen volvería a su altar en 'dos semanas', hemos esperado casi un mes para saber, oficialmente, en qué taller se encuentra la talla y los daños, no tan 'menores', de la misma. Hace unos días se desarrolló un Cabildo Extraordinario en el que participaron alrededor de una treintena de personas. Los temas se ciñeron a la evaluación de los daños materiales, en el presupuesto de restauración y en la recaudación de los casi seis mil euros del mismo. Y que no se tienen. Ni un leve atisbo de humildad, autocrítica y reflexión sobre todo lo sucedido. El tema no iba con ellos. Todo fue un accidente, como tantos otros que se producen en Semana Santa.

Decía Sófocles que el cielo no ayuda a quien no está dispuesto a actuar. Quizás sea esta la clave de este triste acontecimiento, culmen de una catastrófica gestión que ha convertido una cofradía histórica, patrimonio de todos los malagueños, en un organismo inerme, esclerótico, quebrado y sin la menor perspectiva de futuro.

 

· Juan Jesús Gómez 'Juanelos', es hermano de la Cofradía del Santísimo Cristo Mutilado

Publicado en Opinión / Tribuna
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga