Domingo, 23 Septiembre 2018 | Actualizado 02/09/18

Faltan
203 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Mostrando artículos por etiqueta: Papa Francisco - EL CABILDO - La actualidad cofrade malagueña en internet

Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia”, afirma el papa Francisco en su mensaje con motivo de la próxima Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado, a celebrar este domingo 14 de enero.

Y es que la Iglesia está alzando la voz sin titubeos en defensa de migrantes y refugiados, y son recientes los comunicados y declaraciones públicas en donde se está cuestionando el procedimiento que está siguiendo España.

En el caso de la diócesis de Málaga, el delegado diocesano de Comunicación y pregonero de la Semana Santa de 2013, Rafael J. Pérez Pallarés, no ha perdido la ocasión para analizar la situación en un artículo de Diario Sur que la propia iglesia malagueña ha compartido en su web oficial. En él, Pérez Pallarés recuerda que “los emigrantes, desplazados, refugiados, muchos de ellos con discapacidad, son hombres y mujeres, niños, jóvenes y ancianos que buscan un lugar donde vivir en paz. Huyen de guerras, persecuciones, desastres naturales y pobreza”. Así, aunque admite que es necesario controlar el flujo migratorio ”especialmente en los países de origen”, ha señalado hacia los que fomentan el miedo hacia los migrantes, en tanto que “siembran violencia, discriminación racial y xenofobia”.

No es el único gesto público que ha emanado de la Iglesia malagueña. Tras la muerte de uno de los migrantes recluidos en la cárcel de Archidona, en diciembre, Cáritas Diocesana y la delegación diocesana de Migraciones ya emitieron un comunicado. En él, recordaron que, a los tres días de la llegada de estos migrantes al centro penitenciario, “Cáritas elevaba una queja al Defensor del Pueblo ante la decisión del Ministerio del Interior de internarles en la futura prisión de Málaga”. Asimismo, instaron a “que se tomen las medidas necesarias para que situaciones como esta no vuelvan a ocurrir y que todas las personas sean tratadas con la misma dignidad y derechos”.

A nivel estatal, el pasado 8 de enero, por su parte, la Conferencia Episcopal Española ha recordado que "siempre se ha ofrecido para colaborar subsidiariamente con las organizaciones a las que el Gobierno ha encomendado esta cuestión”, Ejecutivo al que ha criticado por no cumplir el cupo de acogida de refugiados previsto. Además, cuestionan la situación de los migrantes internados en Archidona, a la vez que han reclamado que se acabe con las devoluciones sumarísimas, recordando que España ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por haber expulsado colectivamente a personas migrantes.

Reciente es el caso de la activista almeriense de El Ejido, Helena Maleno, conocida por su labor en Marruecos en torno al problema migratorio. Llamada a declarar este miércoles en Tánger, la secretaria nacional de Cáritas, Natalia Peiro, ha afirmado que su trabajo "es humanitario, está ayudando a personas que intentan buscar un futuro mejor”, y que su llamada al banquillo “es una injusticia total, que responde al fracaso de la externalización de fronteras".


Jornada del Migrante y el Refugiado

Todo ocurre en el contexto de la próxima Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado, el próximo domingo 14 de enero. Además de la propia fecha de referencia, la Diócesis de Málaga celebra en estos días diversos actos relacionados.

La plaza de la Constitución acoge este miércoles a las ocho de la tarde el llamado ‘Círculo del Silencio’: una concentración mensual convocada por la delegación de Migraciones en solidaridad con los migrantes y refugiados. También tiene lugar en Melilla y Arriate, y en la barriada de Churriana al día siguiente.

Por otra parte, el sábado 13 de enero a las ocho de la tarde, habrá una vigilia de oración ecuménica en la parroquia de Santiago.

Publicado en de la Iglesia

Comienza 2018 y el Papa Francisco lo inicia igual que terminó 2017, con un mensaje sobre las personas que sufren, esta vez en clave mariana. El 1 de enero se celebra la solemnidad de Santa María Madre de Dios y el Papa ha invitado a los católicos a custodiar la libertad y dedicar unos minutos de silencio a Dios cada día frente a "las banalidades corrosivas del consumo" y "las olas impetuosas de las murmuraciones".

Francisco ha realizado estas consideraciones durante la homilía de la misa que ha celebrado este primer día del año, cuando la Iglesia celebra la 51 Jornada Mundial de la Paz que abre el 2018 con el lema 'Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz'.

Se trata de un mensaje en el que el Papa ha expresado sus deseos de paz para todos los pueblos y para las naciones del mundo y que marcará la línea diplomática de la Santa Sede durante todo el año que viene.

En su primera homilía del año, el Pontífice también ha advertido de la "ruidosa confusión de la publicidad" y "la abundancia de palabras vacías" para "custodiar el alma".

Por otro lado, también ha instado a los fieles a mirar en su corazón para comenzar el nuevo año "desde el centro, dejar atrás los fardos del pasado y empezar de nuevo desde lo que importa". En sus deseos para este año, el Papa también ha reivindicado la figura de la Virgen María que recuerda que "Dios se ha hecho cercano con la humanidad como un niño a su madre que lo lleva en el seno".

"La palabra madre (mater) hace referencia también a la palabra materia. En su Madre, el Dios del cielo, el Dios infinito se ha hecho pequeño, se ha hecho materia, para estar no solamente con nosotros, sino también para ser como nosotros. He aquí el milagro, la novedad: el hombre ya no está solo; ya no es huérfano, sino que es hijo para siempre. El año se abre con esta novedad. Y nosotros la proclamamos diciendo: ¡Madre de Dios!", ha señalado.

"Custodiaba. Simplemente custodiaba. María no habla: el Evangelio no nos menciona ni tan siquiera una sola palabra suya en todo el relato de la Navidad. También en esto la Madre está unida al Hijo: Jesús es infante, es decir 'sin palabra'. Él, el Verbo, la Palabra de Dios que 'muchas veces y en diversos modos en los tiempos antiguos había hablado', ahora, en la 'plenitud de los tiempos', está mudo", ha agregado.

Durante la Misa de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios este lunes 1 de enero, el Papa Francisco ha destacado que una de las principales características del relato evangélico de la Navidad es el silencio. Por ello, ha destacado que Dios "ante el cual se guarda silencio es un niño que no habla". "Su majestad es sin palabras, su misterio de amor se revela en la pequeñez. Esta pequeñez silenciosa es el lenguaje de su realeza. La Madre se asocia al Hijo y custodia en el silencio", ha señalado.

Y ha añadido: "El silencio nos dice que también nosotros, si queremos custodiarnos, tenemos necesidad de silencio. Tenemos necesidad de permanecer en silencio mirando el pesebre. Porque delante del pesebre nos descubrimos amados, saboreamos el sentido genuino de la vida. Y contemplando en silencio, dejamos que Jesús nos hable al corazón".

También ha explicado que las cosas que María custodiaba en su corazón eran los "gozos y dolores" de aquellos días: "el futuro incierto, la falta de un hogar, la desolación del rechazo, la desilusión de ver nacer a Jesús en un establo". Para el Papa, María "meditaba" y "las repasaba con Dios en su corazón". "No se guardó nada para sí misma, no ocultó nada en la soledad ni lo ahogó en la amargura, sino que todo lo llevó a Dios. Así custodió. Este es el secreto de la Madre de Dios: custodiar en el silencio y llevar a Dios.

  

Homilía en castellano:

El año se abre en el nombre de la Madre. Madre de Dios es el título más importante de la Virgen. Pero nos podemos plantear una cuestión: ¿Por qué decimos Madre de Dios y no Madre de Jesús? Algunos en el pasado pidieron limitarse a esto, pero la Iglesia afirmó: María es Madre de Dios. Tenemos que dar gracias porque estas palabras contienen una verdad espléndida sobre Dios y sobre nosotros. Y es que, desde que el Señor se encarnó en María, y por siempre, nuestra humanidad está indefectiblemente unida a él. Ya no existe Dios sin el hombre: la carne que Jesús tomó de su Madre es suya también ahora y lo será para siempre. Decir Madre de Dios nos recuerda esto: Dios se ha hecho cercano con la humanidad como un niño a su madre que lo lleva en el seno. La palabra madre (mater) hace referencia también a la palabra materia. En su Madre, el Dios del cielo, el Dios infinito se ha hecho pequeño, se ha hecho materia, para estar no solamente con nosotros, sino también para ser como nosotros. He aquí el milagro, la novedad: el hombre ya no está solo; ya no es huérfano, sino que es hijo para siempre. El año se abre con esta novedad. Y nosotros la proclamamos diciendo: ¡Madre de Dios! Es el gozo de saber que nuestra soledad ha sido derrotada. Es la belleza de sabernos hijos amados, de conocer que no nos podrán quitar jamás esta infancia nuestra. Es reconocerse en el Dios frágil y niño que está en los brazos de su Madre y ver que para el Señor la humanidad es preciosa y sagrada. Por lo tanto, servir a la vida humana es servir a Dios, y que toda vida, desde la que está en el seno de la madre hasta que es anciana, la que sufre y está enferma, también la que es incómoda y hasta repugnante, debe ser acogida, amada y ayudada. Dejémonos ahora guiar por el Evangelio de hoy. Sobre la Madre de Dios se dice una sola frase: «Custodiaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón» (Lc 2,19). Custodiaba. Simplemente custodiaba. María no habla: el Evangelio no nos menciona ni tan siquiera una sola palabra suya en todo el relato de la Navidad. También en esto la Madre está unida al Hijo: Jesús es infante, es decir «sin palabra». Él, el Verbo, la Palabra de Dios que «muchas veces y en diversos modos en los tiempos antiguos había hablado» (Hb 1,1), ahora, en la «plenitud de los tiempos» (Ga 4,4), está mudo. El Dios ante el cual se guarda silencio es un niño que no habla. Su majestad es sin palabras, su misterio de amor se revela en la pequeñez. Esta pequeñez silenciosa es el lenguaje de su realeza. La Madre se asocia al Hijo y custodia en el silencio. Y el silencio nos dice que también nosotros, si queremos custodiarnos, tenemos necesidad de silencio. Tenemos necesidad de permanecer en silencio mirando el pesebre. Porque delante del pesebre nos descubrimos amados, saboreamos el sentido genuino de la vida. Y contemplando en silencio, dejamos que Jesús nos hable al corazón: que su pequeñez desarme nuestra soberbia, que su pobreza desconcierte nuestra fastuosidad, que su ternura sacuda nuestro corazón insensible. Reservar cada día un momento de silencio con Dios es custodiar nuestra alma; es custodiar nuestra libertad frente a las banalidades corrosivas del consumo y la ruidosa confusión de la publicidad, frente a la abundancia de palabras vacías y las olas impetuosas de las murmuraciones y quejas. El Evangelio sigue diciendo que María custodiaba todas estas cosas, meditándolas. ¿Cuáles eran estas cosas? Eran gozos y dolores: por una parte, el nacimiento de Jesús, el amor de José, la visita de los pastores, aquella noche luminosa. Pero por otra parte: el futuro incierto, la falta de un hogar, «porque para ellos no había sitio en la posada» (Lc 2,7), la desolación del rechazo, la desilusión de ver nacer a Jesús en un establo. Esperanzas y angustias, luz y tiniebla: todas estas cosas poblaban el corazón de María. Y ella, ¿qué hizo? Las meditaba, es decir las repasaba con Dios en su corazón. No se guardó nada para sí misma, no ocultó nada en la soledad ni lo ahogó en la amargura, sino que todo lo llevó a Dios. Así custodió. Confiando se custodia: no dejando que la vida caiga presa del miedo, del desconsuelo o de la superstición, no cerrándose o tratando de olvidar, sino haciendo de toda ocasión un diálogo con Dios. Y Dios que se preocupa de nosotros, viene a habitar nuestras vidas. Este es el secreto de la Madre de Dios: custodiar en el silencio y llevar a Dios. Y como concluye el Evangelio, todo esto sucedía en su corazón. El corazón invita a mirar al centro de la persona, de los afectos, de la vida. También nosotros, cristianos en camino, al inicio del año sentimos la necesidad de volver a comenzar desde el centro, de dejar atrás los fardos del pasado y de empezar de nuevo desde lo que importa. Aquí está hoy, frente a nosotros, el punto de partida: la Madre de Dios. Porque María es exactamente como Dios quiere que seamos nosotros, como quiere que sea su Iglesia: Madre tierna, humilde, pobre de cosas y rica de amor, libre del pecado, unida a Jesús, que custodia a Dios en su corazón y al prójimo en su vida. Para recomenzar, contemplemos a la Madre. En su corazón palpita el corazón de la Iglesia. La fiesta de hoy nos dice que para ir hacia delante es necesario volver de nuevo al pesebre, a la Madre que lleva en sus brazos a Dios. La devoción a María no es una cortesía espiritual, es una exigencia de la vida cristiana. Contemplando a la Madre nos sentimos animados a soltar tantos pesos inútiles y a encontrar lo que verdaderamente cuenta. El don de la Madre, el don de toda madre y de toda mujer es muy valioso para la Iglesia, que es madre y mujer. Y mientras el hombre frecuentemente abstrae, afirma e impone ideas; la mujer, la madre, sabe custodiar, unir en el corazón, vivificar. Para que la fe no se reduzca sólo a una idea o doctrina, todos necesitamos de un corazón de madre, que sepa custodiar la ternura de Dios y escuchar los latidos del hombre. Que la Madre, que es el sello especial de Dios sobre la humanidad, custodie este año y traiga la paz de su Hijo al corazón de todos los hombres y al mundo entero.

Publicado en de la Iglesia

El Papa Francisco autoriza la beatificación de 17 españoles, entre ellos, del jesuita español Tiburcio Arnaiz Muñoz, el sacerdote Teodoro Illera Del Olmo, de la Congregación de San Pietro in Vincoli, y de otros 15 cristianos asesinados durante la Guerra Civil. Así, ha aprobado el milagro -una curación inexplicable- que servirá para que suba a los altares el padre Arnaiz (1865-1926), cuyos restos descansan en la iglesia del Sagrado Corazón, en Málaga. Según informa la Compañía de Jesús, la beatificación tendrá lugar en la propia capital malagueña a lo largo del próximo 2018.

Para el vicepostulador de la causa, el padre Vicente Luque, esta aprobación "supone una gran alegría". Del padre Arnaiz destaca "su gran inquietud por aprovechar el tiempo parar hacer el bien y ayudar al prójimo", así como su "austeridad" y "obediencia".

El padre Arnaiz nació en Valladolid el 11 de agosto de 1865, se ordenó sacerdote de esa diócesis en 1890 y se doctoró en Teología en Toledo en 1896. Tras la muerte de su madre, en 1902 decidió ingresar en el noviciado de Granada de la Compañía de Jesús.

En 1912 fue destinado a Málaga donde vivió 14 años y destacó por su trabajo en los corralones de El Perchel y por las 'doctrinas rurales', con las que quiso llegar a las aldeas y cortijos. Arnaiz falleció en Málaga el 18 de julio de 1926 y sigue siendo venerado en la ciudad. Precisamente, en el entorno de lo que era El Perchel, una estatua levantada por suscripción popular perpetúa fue recuerdo.

 

Los otros cristianos que serán beatificados

Por otro lado, el Papa ha reconocido el martirio de Teodoro Illera Del Olmo, sacerdote de la Congregación de San Pietro in Vincoli, y de otros 15 cristianos asesinados "por odio a la fe" durante la Guerra Civil española, según ha comunicado la oficina de prensa de la Santa Sede. Nueve de ellos eran religiosos de San Pedro ad Vincula, tres eran laicos colaboradores de ellos, tres eran religiosas capuchinas de la Madre del Divino Pastor y una era franciscana de los Sagrados Corazones. En los casos de martirio, no hace falta milagro.

Asimismo, el Papa ha reconocido las virtudes heroicas de dos españoles del siglo XVI al XVII, por un lado, de Mariana de San José (1568-1638), fundadora de los Monasterios de las Hermanas Agustinas Recoletas; y por otro, del jesuita Alfonso Barzana, misionero en Perú, que fue el catequista de Tupac Amaru, el último inca.

Otras dos personalidades famosas cuyas virtudes heroicas ha reconocido el Papa son el padre Peyton, fundador de la 'Cruzada del Rosario en familia', con el lema "la familia que reza el rosario unida permanece unida"; y el cardenal Wyszinski, pastor de Polonia durante la época comunista.

Publicado en de la Iglesia
Lunes, 19 Diciembre 2016

Pintores y embajadores

La proyección artística de los autores malagueños parece superar las fronteras cada vez con más normalidad. En el caso de Raúl Berzosa es algo más que asentado. De hecho, es ya habitual la presencia de sus pinceles en la sede de la Iglesia, el Vaticano, y ha contado recientemente con un nuevo capítulo para añadir a su extenso currículum.

Así, Berzosa, que será autor del cartel de la Semana Santa de Málaga de 2017, mostró al papa Francisco la obra realizada con motivo del 80ª cumpleaños del Pontífice. Se trata de un sello en donde aparece Bergoglio en actitud de bendecir. Raúl Berzosa pudo explicar en persona los pormenores de la obra en la habitual audiencia que el Papa concede los miércoles.

Pero no es Raúl Berzosa el único que exporta su producción más allá de Málaga. El cofrade Miguel Ángel Gálvez, más conocido en la capital por su faceta musical que por la pictórica, ha sido el encargado de hacer el cartel conmemorativo del décimo aniversario de la sevillana banda de cornetas y tambores Esencia. La obra cuenta con diversos aspectos alusivos al mundo de la Semana Santa hispalense, como la cúpula de la basílica del Gran Poder, el Arco de la Macarena, el Puente de Triana o el Giraldillo.

 

2016 12 19 CartelEsencia

 Pintura del aniversario de la banda, de Miguel Ángel Gálvez. EL CABILDO

 

Por su parte, otro valor en proyección, Daniel García Romero, que también hace labores de ceramista y diseñador, ha sido designado por la cofradía de los Salesianos de Granada para la realización del cartel de la estación penitencial del próximo Jueves Santo 2017. La obra, que se titula ‘Jueves de Redención’, dará el relevo al cartel de la edición anterior, pintura, se da la circunstancia, del también malagueño, escultor de Vélez-Málaga, Israel Cornejo.

Además, el benalmadense y cofrade de los Dolores del Puente, José Antonio Jiménez, ha sido designado pintor del cartel oficial de la Semana Santa de Torredelcampo, en Jaén. El pintor recibió el encargo de la hermandad del Nazareno y de la Aurora de la citada localidad. Jiménez, que además pintará el cartel oficial de la Semana Santa de Benalmádena, ha realizado recientemente trabajos para Galicia y Granada, por lo que sus obras son cada vez más conocidas fuera de la provincia malagueña.

Otro pintor que también ha traspasado las fronteras de la provincia ha sido Francisco Naranjo Beltrán. La revista Pasión en Sevilla, editada por la edición hispalense del periódico ABC, se hace eco de su calidad pictórica en un reportaje firmado por el periodista Francisco López de Paz. A través de dos páginas se desgrana su estilo toda vez que propone dos obras que bien podrían anunciar la Semana Santa sevillana.

2016 20 12 Naranjo Beltrán pinturas Sevilla

 Artículo sobre Francisco Naranjo Beltrán. EL CABILDO

 

 

No todo sale bien

Pero no todas las inmersiones en terrenos artísticos son afortunadas. Aunque jiennense, afincado en Málaga es Ignacio Elías Rangel, designado originalmente cartelista de la Semana Santa de Jaén 2017 a propuesta de la hermandad del Resucitado de aquella ciudad, ya que cada año le corresponde a una corporación elevar la propuesta y ser protagonista del mismo.

Pues bien, la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Jaén, en una decisión sin precedentes -y que, por qué no, bien podría suponerlo en el futuro-, decidió el pasado 13 de diciembre sustituir el cartel justo a un mes de su presentación al “no reunir las condiciones técnicas para convertirse en cartel oficial de la Semana Santa de Jaén”, según expresó el ente agrupacional al respecto. El entuerto se ha resuelto designando al pintor Alberto Carrillo, que ya ejecutó el cartel oficial de la Semana Santa jiennense de 2014.

Publicado en Málaga

El obispo de Málaga, Jesús Catalá, había impuesto al exhermano mayor de las Penas, Francisco Calderón, una suspensión de la vida cofrade de 10 años, pero Roma le ha obligado a rectificar. Las Penas fue intervenida el 7 de enero de 2015 y desde entonces más de una docena de hermanos han sido sancionados por supuestas irregularidades. Algunos, entre ellos el propio Calderón y Jesús Mesa -señalados en un comunicado público en febrero de 2015-, iniciaron sendos recursos contra los decretos emitidos. El dicasterio para laicos del Vaticano ha fallado en favor de Calderón. Sobre los recursos de los otros hermanos, aún no hay noticias.

Francisco Calderón ya tiene en su poder el decreto de nulidad firmado por Jesús Catalá. “Es decir, que ahora mismo estamos sin acusación y sin sanción. Ha sido revocado”, matiza el exhermano mayor de las Penas. Aunque habla en plural, es el único que ha recibido respuesta del recurso tramitado. Pero entiende que todos los hermanos tendrán la misma respuesta, al seguirse en todos el mismo camino. Calderón afirma que aún no ha recibido noticias, ni del Obispado ni de la Hermandad, de cómo evolucionará la intervención tras los nuevos acontecimientos. Manuel Gordillo explicó en una entrevista a elcabildo.org que no habría elecciones hasta que no se cierren los procedimientos abiertos. La historia acaba de dar un vuelco significativo. Por otro lado, Calderon denuncia que desde la Cofradía hace meses que dejaron de pasarle sus cuotas de hermano, pese a que el proceso nunca estuvo cerrado, al existir el recurso contra la sanción, sobre el que Roma ya ha fallado.

Las Penas debía haber celebrado elecciones el 28 de noviembre de 2014. Jesús Mesa concurría como candidato continuista del gobierno de Francisco Calderón; y el cofrade Antonio Alés se presentaba como alternativa. El 21 de noviembre, el Obispado decidió suspender el proceso electoral por denuncias relativas al censo de hermanos. Para arbitrar el proceso nombró al cofrade de Mena Manuel Gordillo. El nombramiento llegó el 8 de enero y la primera gestión pública fue una llamada general para consultas al censo de la Hermandad. Expirado el plazo fijado -del 20 de enero al 3 de febrero-, dos días después, Gordillo hizo público un comunicado en el que culpaba a Calderón y Mesa de graves infracciones que "constituyen el falseamiento del Libro Registro de Hermanos, libro sobre el que se articula nuestra vida cofrade". Desde entonces ha habido sanciones a varios hermanos pero poco más ha trascendido. Algunos recurrieron y Roma ha obligado al obispo de Málaga, Jesús Catalá, a rectificar sobre el fallo inicial emitido contra Calderón.

“Todos los incidente que pudieran haber existido podrían haberse arreglado con dialogo a tres partes”, explica el exhermano mayor de las Penas a elcabildo.org en una entrevista. Para Calderón, la razón de fondo de todo el problema que existe en las Penas es “que la candidatura presentada por Jesús Mesa no saliese adelante”. “De ahí parte absolutamente todo”, concluye.

 

Un departamento para las "situaciones de nuestro tiempo”

El Papa Francisco instituyó el pasado 17 de agosto el nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, y nombró como su prefecto al sacerdote Kevin Joseph Farrell, hasta entonces obispo de Dallas (Estados Unidos). El nuevo departamento, según el propio Santo Padre, está hecho para adaptar “los dicasterios de la Curia Romana a las situaciones de nuestro tiempo y encajar en las necesidades de la Iglesia universal”.

“En particular, nuestro pensamiento se dirige a los laicos, la familia y la vida, a quienes queremos ofrecer apoyo y ayuda, porque son testigos activos del Evangelio en nuestro tiempo y una expresión de la bondad del Redentor”, indicó en agosto el Papa. Este dicasterio vaticano comenzó sus labores el 1 de septiembre de este 2016 y entre sus primeros casos está el culebrón de la hermandad malagueña de las Penas.

Publicado en Málaga

El Papa Francisco anunció este lunes 21 de noviembre que los sacerdotes podrán absolver del pecado del aborto de manera indefinida, una disposición que había autorizado solo durante el Año Santo de la Misericordia que concluyó este domingo.

Así se lee en la carta apostólica Misericordia et misera, el documento de conclusión del Jubileo extraordinario que instituyó Francisco y en el que da las indicaciones para que los católicos continúen este tiempo de la misericordia, la reconciliación y el perdón.

"Para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto. Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar, lo extiendo ahora en el tiempo, no obstante cualquier cosa en contrario".

Hasta ahora un sacerdote sólo lo podía absolver después de que le autorizase un obispo o el mismo pontífice. Pese a todo, el Pontífice enfatiza con todas sus "fuerzas" que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente. "Con la misma fuerza, sin embargo, puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre", asegura. Por ello, pide que cada sacerdote sea guía, apoyo y alivio a la hora de acompañar a los penitentes en este camino de reconciliación especial.

 

Acoger a todas las familias

Por otro lado, Francisco destaca la "gracia del Sacramento del Matrimonio" que fortalece a la familia para que sea un lugar privilegiado para la misericordia, pero asegura que este año Jubilar debe servir también para ayudar a reconocer la complejidad de la realidad familiar actual.

Considera, así, que ello exige, sobre todo de parte del sacerdote, un discernimiento espiritual "atento, profundo y prudente" para que "cada uno, sin excluir a nadie", sin importar la situación que viva, pueda sentirse acogido concretamente por Dios, participar activamente en la vida de la comunidad y ser admitido en ese Pueblo de Dios.

En su carta, el Papa llama a no cerrar las puertas de la misericordia y a llevar a cabo una "auténtica" revolución cultural a través de actos concretos.

Francisco también extiende otras disposiciones que había autorizado durante el Jubileo como la de la concesión de absolver los pecados a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X, los llamados lefebvrianos. Francisco justifica esta decisión "por el bien pastoral de estos fieles" y para que "se pueda recuperar con la ayuda de Dios, la plena comunión", en lo que se entiende como una mano tendida a los seguidores de Marcel Lefebvre, que no reconocen las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, por lo que están fuera de la Iglesia desde 1988.

Publicado en de la Iglesia

El papa Francisco advierte sobre la "tentación de una Iglesia autoreferencial" y sostiene que el "cáncer" de la institución es "glorificarse recíprocamente", al tiempo que reitera su pedido de "unidad" entre los cristianos, pero sin "proselitismo".

"El proselitismo entre los cristianos, entonces, es un pecado grave, porque contradice la dinámica misma de cómo volverse cristianos y seguir siéndolo. La Iglesia no es un equipo de fútbol que busca hinchas", sostiene. "Sigo pensando que el cáncer en la Iglesia es glorificarse recíprocamente", asegura el Pontífice en una entrevista con el diario italiano católico Avvenire publicada este mes de noviembre, en la que también rechaza las críticas por su acercamiento a los protestantes.

"Si uno no sabe quién es Jesús, o nunca lo encontró, siempre lo puede encontrar; pero si uno está en la Iglesia, y se mueve en su ámbito, cultiva y alimenta su hambre de domino y afirmación de sí, tiene una enfermedad espiritual, cree que la Iglesia es una realidad humana autosuficiente, en la que todo se mueve según lógicas de ambición y de poder", agrega Francisco.

En ese marco, el obispo de Roma advirte que "la tentación de construir una Iglesia autoreferencial, que lleva a la contraposición y por lo tanto a la división, siempre vuelve".

Consultado sobre su reciente viaje a Suecia para la celebración anticipada de los 500 años de la reforma de Martin Lutero junto a los protestantes, el sucesor de Pedro volvió a ratificar su deseo de "unidad" entre los cristianos, como ya había también planteado este año en sus repetidos encuentros con representantes de las iglesias ortodoxas. "¿Alguno dice que se quiere protestantizar la Iglesia? No me quita el sueño. Es el camino de la Iglesia, no soy yo, no he dado ninguna aceleración", afirmó.

"No se llega a la unidad porque nos ponemos de acuerdo entre nosotros, sino porque caminamos siguiendo a Jesús. Y caminando, por obra de Aquel a quien seguimos, podemos descubrir que estamos unidos. Es el caminar detrás de Jesús lo que une. Convertirse significa dejar que el Señor viva y opere en nosotros", planteó Francisco en el diálogo con Avvenire.

"Así descubrimos que estamos unidos también en nuestra común misión de anunciar el Evangelio. Caminando y trabajando juntos, nos damos cuenta de que ya estamos unidos en el nombre del Señor y, por lo tanto, de que la unidad no la creamos nosotros", reforzó.

"Es por eso que digo que la unidad se hace en camino, porque la unidad es una gracia que hay que pedir, y también es por esto que repito que cualquier proselitismo entre los cristianos es pecaminoso. La Iglesia no crece nunca por proselitismo, sino 'por atracción', como escribió Benedicto XVI", recordó Jorge Bergoglio a su antecesor alemán.

Publicado en de la Iglesia

El que fuera obispo de Málaga y Palencia y promotor de las Hermanas Nazarenas, Manuel González García (Sevilla, 1877; Palencia, 1940), ya es santo. El Papa Francisco lo proclamó en la mañana de este domingo, 16 de octubre durante una ceremonia en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. Figura crucial en la Iglesia española de la primera mitad del siglo XX fue fundador de las Hermanas Nazarenas y un promotor clave de la devoción a la eucaristía. Incluso llegó a ser conocido como el apóstol de la eucaristía.

Lo fue a partir de su propia experiencia vivida en el pueblo sevillano de Palomares del Río, cuyo sagrario abandonado y lleno de telas de araña le marcó para toda la vida, como destacó en 2001 el propio Juan Pablo II cuando fue beatificado.

Manuel González García nació en Sevilla el 25 de febrero de 1877 y fue niño cantor en la catedral de esa ciudad. Ordenado sacerdote por el cardenal Marcelo Spinola, fue enviado al pueblo sevillano de Palomares del Río donde comenzó a combatir el abandono de los sagrarios, orando en las iglesias donde estaban abandonados por los fieles y a trabajar para que Cristo Eucaristía fuera amado y conocido.

En 1905 fue destinado a Huelva, donde se encontró con una situación de notable indiferencia religiosa, pero su amor e ingenio abrió caminos para reavivar la vida cristiana. Viajó a Roma, donde fue presentado a Pío X, a finales de 1912, como el apóstol de la eucaristía. El Papa bendijo sus iniciativas para reavivar la eucaristía, que culminó en 1921 con la fundación de la Congregación de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, presentes en España, Portugal, Argentina, Ecuador, México, Perú, Venezuela y Roma.

Antes, el 22 de abril de 1920 fue nombrado obispo de Málaga, donde potenció las escuelas y la catequesis parroquial. Ese nombramiento lo celebró reuniendo en una comida festiva a los niños pobres, a quienes autoridades, sacerdotes y seminaristas sirvieron en una mesa que buscó convertir en prolongación de la mesa eucarística.

En su etapa como obispo vivió la creación de la Agrupación de Cofradías. Tanto su fundador, Antonio Baena Gómez, como él, mantuvieron una buena relación, aunque también hubo alguna que otra polémica relacionada con la organización y el fondo de varias actividades cofrades. Incluso dictó un decreto dirigido a las cofradías para controlar el comportamiento de los participanets en las procesiones, el tiempo que una hermandad estaba en la calle o el control económico de las mismas, entre otros puntos.

En 1935 el papa Pío XI lo nombró obispo de Palencia, donde intensificó la catequesis. En los últimos años su salud empeoró y falleció en Madrid el 4 de enero de 1940. Sus restos descansan en la capilla del sagrario de la catedral de Palencia. Sobre su tumba se lee una última voluntad: "Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!". El milagro que le llevó a los altares se cumplió en la curación de una mujer palentina que sufría de peritonitis tuberculosa.

Publicado en de la Iglesia

El papa Francisco ordena el estudio del papel que tenían en la Iglesia primitiva las diaconisas, una figura que desapareció con el paso del tiempo. Tras "una intensa oración y madura reflexión", el Papa decidió crear una comisión, presidida por el obispo español Luis Francisco Ladarria Ferrer, anuncia la Santa Sede en un comunicado.

La comisión estará compuesta por 12 miembros, la mitad mujeres, y todos ellos religiosos y estudiosos como el docente de la madrileña Universidad Pontificia de Comillas Santiago Madrigal. Su objetivo será arrojar luz sobre la cuestión del diaconado femenino, "sobre todo en relación con los primeros tiempos de la Iglesia", según la nota oficial.

El papa ya había apuntado la posibilidad de crear esta comisión el pasado 12 de mayo, cuando fue interpelado al respecto por una religiosa durante la Asamblea la Unión Internacional de las Superioras Generales en el Vaticano: "Es una posibilidad a día de hoy", reconoció. El diaconado es el grado de consagración anterior al del sacerdocio y, previa ordenación, otorga la potestad de administrar algunos sacramentos como el bautismo y el matrimonio, una función de la que actualmente están excluidas las mujeres en la Iglesia Católica.

Según el Concilio Vaticano II (1962-1965), las funciones litúrgicas y pastorales del diácono son la de "administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos y leer la Sagrada Escritura a los fieles". También cuenta con el poder de "instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales y presidir el rito de los funerales y sepultura". El apóstol Pablo, en sus epístolas, narraba que en los primeros años de la Iglesia, tanto la occidental como la oriental, existían las diaconisas, aunque su función real no está del todo clara.

El papa Francisco, en el viaje de regreso de Armenia el 26 de junio pasado, recordó haber abordado esta cuestión con un profesor sirio que consideraba que las diaconisas ayudaban en la aplicación de los ritos a las mujeres, como el bautismo por inmersión. El pontífice ha pedido en varias ocasiones que no se conjeture sobre una posible ordenación de las mujeres en la Iglesia Católica, donde su ámbito de actuación se limita actualmente a las órdenes religiosas o algunas formas de laicado. Tal es así que, en el vuelo desde Yereván a Roma, manifestó su enfado a los periodistas que lo acompañaban, puntualizándoles que la creación de una comisión sobre las diaconisas no implicaría abrir la puerta a una hipotética ordenación de las mujeres.

Este debate no es nuevo: en una carta dirigida al arzobispo de Canterbury en 1975, el papa Pablo VI comentó que la posibilidad de ordenar a mujeres "no es admisible por razones verdaderamente fundamentales". Entre ellas, destacó que "Cristo eligió a sus apóstoles únicamente entre los hombres" por lo que "se ha establecido coherentemente que la exclusión de las mujeres del sacerdocio va en armonía con los planes de Dios para su Iglesia". En 1994, el papa Juan Pablo II secundó las palabras de su antecesor al resaltar que "la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir a las mujeres una ordenación sacerdotal", al tiempo que consideró que el papel de la mujer es "absolutamente necesario".

El papa Francisco ha subrayado en múltiples ocasiones el valor de la mujer, cuya función dentro de la Iglesia "no es tan importante como su pensamiento". "La mujer piensa de modo distinto a nosotros, los hombres, y no se puede tomar una decisión buena y justa sin escuchar a las mujeres", destacó.

"Esto querría subrayarlo: es más importante el modo de comprender, de pensar y de ver de las mujeres que la funcionalidad de la mujer", abundó, durante el vuelo de regreso de Armenia.

Publicado en de la Iglesia

El Papa Francisco ha condenado el ataque perpetrado este martes contra una iglesia de Normandía (Francia), en el que ha muerto un sacerdote. Así lo ha expresado a través del portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, que ha transmitido la "viva preocupación" de la Santa Sede por la cadena de violencia que se está viviendo en los últimos días.

"El Papa ha sido informado y comparte el dolor y el horror por esta violencia absurda, condena de la manera más absoluta todas las formas de odio y reza por las personas afectadas", ha indicado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

El Papa también ha transmitido su "solidaridad y proximidad" a la iglesia de Francia y, concretamente, a la archidiócesis de Rouen, a la que pertenece la parroquia de Saint-Etienne-du Rouvray, donde dos hombres armados con cuchillos han entrado este martes durante la misa, han tomado como rehenes a varias personas y han asesinado a un sacerdote.

Lombardi admite que se encuentran "preocupados" tras esta toma de rehenes que se produce después de una cadena de ataques perpetrados durante los últimos días. "Es una noticia terrible, que se suma desgraciadamente a una cadena de violencia que, estos últimos días, nos ha perturbado, creando un inmenso dolor y suscitando una viva preocupación", ha apuntado en una nota.

En esta ocasión, según precisa, se sienten "particularmente golpeados" al tratarse de una ataque contra una iglesia, "un lugar sagrado en el cual se anuncia el amor a Dios". Asimismo, Francisco ha enviado un telegrama al arzobispo de Ruan (Francia), Dominique Lebrun, quien ha viajado de inmediato a su diócesis en Normandía desde Cracovia, donde se encontraba con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

En esta nota, el Papa implora a Dios "paz" y "reconciliación" y se une "al sufrimiento de las familias, el dolor de la parroquia y la diócesis de Ruan". Según ha indicado el Vaticano, el Pontífice está "particularmente afectado por este acto de violencia durante una misa".

El presidente del Consejo Pontificio para el diálogo interreligioso, el cardenal Jean-Louis Tauran, también ha manifestado su comunión espiritual y solidaridad con los católicos de Francia por este "gran sufrimiento" que está padeciendo. Así lo expresa en un mensaje dirigido al obispo de Evry Corbeil-Essonnes y presidente del Consejo para las Relaciones Interreligiosas de la Conferencia Episcopal Francesa, Michel Dubost.

 

El cura asesinado sustituía al párroco

El arzobispo de Ruan, monseñor Dominique Lebrun, ha precisado que serían tres los heridos, "uno de ellos en estado grave", y ha identificado al fallecido como el "padre Jacques Hamel, de 84 años", que estaba sustituyendo al párroco de la iglesia atacada durante sus vacaciones.

El arzobispo, que se encontraba en Cracovia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), ha adelantado que regresará esta misma tarde a Rouen.

"La Iglesia Católica no puede tomar otras armas que la oración y la fraternidad entre los hombres. Dejo aquí a cientos de jóvenes que son el futuro de la Humanidad. Les pido que no bajen los brazos ante la violencia y que se conviertan en los apóstoles de la civilización del amor", ha afirmado en un comunicado.

El padre Auguste Moanda-Phuati, a cargo de la parroquia atacada, ha explicado a 'Libération' que iba a retomar su tarea esta misma tarde tras regresar de vacaciones y que el cura asesinado le sustituía en sus funciones. "No podía imaginarme que nos ocurriera algo así", ha afirmado, asegurando que en sus cinco años al frente de la parroquia nunca había "recibido amenazas".

El padre Hamel estaba jubilado desde hacía diez años, pero había decidido permanecer en la parroquia, de la que había estado anteriormente al frente. "Su deseo era seguir al servicio de la Iglesia", ha explicado el padre Moande-Phuati, que ha descrito como "una persona cálida, simple y que vivía modestamente" al fallecido, "muy apreciado" por los feligreses.

Publicado en de la Iglesia
Página 1 de 3
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga