Lunes, 11 Diciembre 2017 | Actualizado 10/12/17

Faltan
104 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Mostrando artículos por etiqueta: Obispo de Málaga - EL CABILDO - La actualidad cofrade malagueña en internet

Llegan cambios importantes en la curia malagueña. José Ferrary, tras cinco años en el cargo, deja la vicaría general a Antonio Coronado y José Antonio Sánchez Herrera. En adelante, desempeñará funciones de vicario judicial, relevando de este modo a Antonio Fernández, que sigue en Antequera desde que lo trasladaron del barrio de Capuchinos. Así lo ha hecho público el Obispado de Málaga en sus medios de comunicación, tras hacerse efectivo el nombramiento de Jesús Catalá, que apuesta por un modelo de organización que ya empleó durante su episcopado en Alcalá de Henares, entre 1999 a 2008. Desde su llegada a Málaga, siempre ha contado con un solo vicario General, pero en esta nueva etapa que se inicia en la Diócesis de Málaga serán dos y éstos dividirán sus competencias, las cuales aún no han trascendido.

Hasta el momento, los nuevos vicarios generales mantienen sus actuales responsabilidades. Antonio Coronado cede el cargo de vicario judicial a Ferrary, pero sigue al frente de la delegación de Hermandades y Cofradías, además de ser párroco de Santo Domingo en el barrio de El Perchel. Por su parte, Sánchez Herrera, hasta nuevo aviso, seguirá siendo presidente de la Fundación Santa María de la Victoria, arcipreste de Virgen del Mar y párroco del Corpus Christi y Nuestra Señora de Gracia.

Publicado en de la Iglesia

Que la celebración del Corpus Christi en Málaga ha tocado fondo es algo unánime. En la última edición, hasta la Agrupación de Cofradías se borró de la cita, dejando de montar el tradicional altar de la plaza de la Constitución que era de lo poco decoroso de la jornada. Nadie toma cartas en el asunto, ni queda claro quién debe tomarlas. Por lo pronto, tras el último fiasco, ha habido una primera reunión con representantes del clero y cofrades, de la Agrupación de Cofradías y de Gloria. Aunque la aportación de los cofrades puede ser mayor y quizá por ellos pase parte de la solución, la pelota está en el tejado de la calle Santa María. El propio obispo es quien debe redefinir esta fiesta venida a menos y tratar de devolver a Málaga una celebración digna. Lo mismo es necesario tumbar vicios históricos como la prohibición de imágenes en el cortejo, el criterio en el orden procesional o la mera estabilidad del día y hora de la procesión, que rara vez aguanta varios años de forma consecutiva.

 

Para leer los 15 retos del mundo cofrade malagueño pincha aquí.

 

Publicado en Málaga

El obispo de Málaga, Jesús Catalá, había impuesto al exhermano mayor de las Penas, Francisco Calderón, una suspensión de la vida cofrade de 10 años, pero Roma le ha obligado a rectificar. Las Penas fue intervenida el 7 de enero de 2015 y desde entonces más de una docena de hermanos han sido sancionados por supuestas irregularidades. Algunos, entre ellos el propio Calderón y Jesús Mesa -señalados en un comunicado público en febrero de 2015-, iniciaron sendos recursos contra los decretos emitidos. El dicasterio para laicos del Vaticano ha fallado en favor de Calderón. Sobre los recursos de los otros hermanos, aún no hay noticias.

Francisco Calderón ya tiene en su poder el decreto de nulidad firmado por Jesús Catalá. “Es decir, que ahora mismo estamos sin acusación y sin sanción. Ha sido revocado”, matiza el exhermano mayor de las Penas. Aunque habla en plural, es el único que ha recibido respuesta del recurso tramitado. Pero entiende que todos los hermanos tendrán la misma respuesta, al seguirse en todos el mismo camino. Calderón afirma que aún no ha recibido noticias, ni del Obispado ni de la Hermandad, de cómo evolucionará la intervención tras los nuevos acontecimientos. Manuel Gordillo explicó en una entrevista a elcabildo.org que no habría elecciones hasta que no se cierren los procedimientos abiertos. La historia acaba de dar un vuelco significativo. Por otro lado, Calderon denuncia que desde la Cofradía hace meses que dejaron de pasarle sus cuotas de hermano, pese a que el proceso nunca estuvo cerrado, al existir el recurso contra la sanción, sobre el que Roma ya ha fallado.

Las Penas debía haber celebrado elecciones el 28 de noviembre de 2014. Jesús Mesa concurría como candidato continuista del gobierno de Francisco Calderón; y el cofrade Antonio Alés se presentaba como alternativa. El 21 de noviembre, el Obispado decidió suspender el proceso electoral por denuncias relativas al censo de hermanos. Para arbitrar el proceso nombró al cofrade de Mena Manuel Gordillo. El nombramiento llegó el 8 de enero y la primera gestión pública fue una llamada general para consultas al censo de la Hermandad. Expirado el plazo fijado -del 20 de enero al 3 de febrero-, dos días después, Gordillo hizo público un comunicado en el que culpaba a Calderón y Mesa de graves infracciones que "constituyen el falseamiento del Libro Registro de Hermanos, libro sobre el que se articula nuestra vida cofrade". Desde entonces ha habido sanciones a varios hermanos pero poco más ha trascendido. Algunos recurrieron y Roma ha obligado al obispo de Málaga, Jesús Catalá, a rectificar sobre el fallo inicial emitido contra Calderón.

“Todos los incidente que pudieran haber existido podrían haberse arreglado con dialogo a tres partes”, explica el exhermano mayor de las Penas a elcabildo.org en una entrevista. Para Calderón, la razón de fondo de todo el problema que existe en las Penas es “que la candidatura presentada por Jesús Mesa no saliese adelante”. “De ahí parte absolutamente todo”, concluye.

 

Un departamento para las "situaciones de nuestro tiempo”

El Papa Francisco instituyó el pasado 17 de agosto el nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, y nombró como su prefecto al sacerdote Kevin Joseph Farrell, hasta entonces obispo de Dallas (Estados Unidos). El nuevo departamento, según el propio Santo Padre, está hecho para adaptar “los dicasterios de la Curia Romana a las situaciones de nuestro tiempo y encajar en las necesidades de la Iglesia universal”.

“En particular, nuestro pensamiento se dirige a los laicos, la familia y la vida, a quienes queremos ofrecer apoyo y ayuda, porque son testigos activos del Evangelio en nuestro tiempo y una expresión de la bondad del Redentor”, indicó en agosto el Papa. Este dicasterio vaticano comenzó sus labores el 1 de septiembre de este 2016 y entre sus primeros casos está el culebrón de la hermandad malagueña de las Penas.

Publicado en Málaga

Homilía pronunciada por el obispo de Málaga, Jesús Catalá, el 11 de junio de 2016, en la coronación de la imagen de la Soledad de Mena en la Catedral de la Encarnación.

 

1. Hoy tenemos la alegría y el honor de coronar la imagen de Nuestra Señora de la Soledad de la Pontifica y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, comúnmente conocida como “Cofradía de Mena”.

La Santísima Virgen María tiene sobrados títulos para que su imagen sea coronada: Ella es la Virgen que concibió y dio a luz un Hijo, cuyo nombre es Emmanuel, es decir, «Dios con nosotros» (cf. Is 7, 14; Mq 5, 2-3; Mt 1, 22-23). Ella es, pues, la Madre del Hijo de Dios; éste es el título más importante de la Virgen.
La Santísima Virgen, como nueva Eva y Madre del Redentor, por designio eterno de Dios, tuvo una relevante participación en la obra salvadora de Jesús, siendo colaboradora augusta suya, como lo explicó el papa Juan Pablo II (cf. Redemptoris mater, 44).

La Virgen, con su silencio y su aceptación, se unió a la acción redentora de Jesucristo, el nuevo Adán, que nos redimió y nos adquirió para sí, no con oro, ni plata efímeros, sino a precio de su sangre, como dice la Escritura (cf. 1 Pe 1, 18-19); e hizo de nosotros un Reino para nuestro Dios (cf. Ap 5, 10).

María es miembro eminente de la Iglesia. Ella es la persona más cualificada, la expresión más perfecta, la representación más insigne y la figura más dotada de la Iglesia; así hablaba el papa Pablo VI a los padres conciliares, reunidos en Roma en el Concilio Vaticano II (cf. Pablo VI, Alocución a los Padres conciliares al final de la tercera sesión del Concilio Vaticano II, 21.11.1964).

María, intensificando su amor a Dios, se hizo digna, de modo eminente, de aparecer como la «mujer vestida del sol, la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza»; así nos lo describe el libro del Apocalipsis (cf. Ap 12,1). Ella brilla con gran resplandor en el firmamento de la humanidad.

 

2. Además de los motivos teológicos expuestos, para coronar una imagen mariana se requieren unas condiciones de devoción antigua y amplia, de calidad de la imagen y de una adecuada preparación formativa, litúrgica y caritativa, que la Congregación de Mena ha cumplido.

La Antigua Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad fue fundada a mediados del siglo XVI al amparo del Convento de Santo Domingo, cuyo emblema dominicano aún está presente. La devoción fue creciendo paulatinamente durante los siglos posteriores, con su estación penitencial solemne en la Santa Iglesia Catedral.

A partir de 1756, con motivo del salvamento de la tripulación de una fragata de la Armada española frente a las costas malagueñas, quedó vinculada a la Congregación esta institución, que hoy apadrina la coronación, junto con las Hermanas de la Cruz.

Se comenzó a celebrar la “Misa de Privilegio” cada Sábado Santo hasta la renovación litúrgica impuesta por el Concilio Vaticano II. Esta celebración es típica del culto mariano en Málaga por su singularidad, solemnidad y continuidad. La imagen de la Virgen de la Soledad se encuentra entre las llamadas “dolorosas de contemplación”, popularizadas por Mena y sus seguidores. La Virgen María vivió momentos de dolor al contemplar a su Hijo muerto entre sus brazos y verlo enterrado en la soledad más absoluta.

A mediados del s. XIX se creó la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, cuyo Cristo crucificado, obra de Pedro de Mena (1883), impactó en la devoción popular en toda Málaga. Y en 1915 se integraron ambas Cofradías en la actual Congregación; hemos celebrado el primer centenario de la fusión.

La devoción a la Virgen de la Soledad ha ido creciendo sobre todo desde la conclusión la Guerra Civil hasta nuestros días.

 

3. El evangelista san Juan narra que «junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena» (Jn 19,25). Contemplemos esta escena evangélica siguiendo la secuencia del “Stabat Mater”, cuya primera frase dice: “Stabat Mater dolorosa” (la Madre dolorosa estaba de pie).

Con el verbo “estar de pie” (stabat) se quiere significar la dignidad, la fortaleza y la presencia activa que María mantuvo al pie de la cruz; expresa su inquebrantable firmeza y su extraordinaria valentía para afrontar los padecimientos junto con los de su Hijo. El Concilio Vaticano II recuerda que “la bienaventurada Virgen avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz” (Lumen gentium, 58). Desde la concepción hasta la cruz; ésta es la tarea de la Virgen Madre; y ésta es también la tarea de todas las madres. ¡Atención, madres! Vuestra misión es acompañar a vuestros hijos desde su concepción hasta el final de vuestra vida o de la suya.

A los crueles insultos lanzados contra el Mesías crucificado, ella responde con la indulgencia y el perdón, asociándose a la súplica de Hijo al Padre: «Perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). Partícipe del sentimiento de abandono a la voluntad del Padre, que Jesús expresa en sus últimas palabras en la cruz: «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu» (Lc 23,46), ella ofrece su consentimiento de amor “a la inmolación de su Hijo como víctima” (Lumen gentium, 58).

La Virgen de la Soledad compartió los dolores de su Hijo, ofreciéndolos al Padre. Ella nos anima a cada uno de nosotros a compartir los sufrimientos de Cristo, los de su Madre y los de los hermanos, sobre todo de los más necesitados, pobres y enfermos.

 

4. La segunda frase de la secuencia dice: “Iuxta crucem lacrimosa” (llorosa junto a la cruz). La Virgen María ha experimentado en sus entrañas las exigencias y la radicalidad del Evangelio. Al lado de Jesús crucificado experimentó la espada y la señal de contradicción, que ya le fue anunciado en la presentación de su Hijo en el templo a los pocos días de nacer (cf. Lc 2,35).

La imagen de Nuestra Señora de la Soledad, que vamos a coronar, corresponde a una Virgen Dolorosa, típica de la imaginería religiosa del barroco y dentro de la producción artística de los talleres malagueños de esa época, aunque la actual imagen fue adquirida en Antequera en 1945; pero sigue la estela de las “Dolorosas”.

¡Contemplemos su imagen! Su fino rostro ovalado presenta pequeñas facciones de dolor. La mirada baja, los ojos rasgados y las manos cruzadas en actitud orante expresan el sufrimiento de ver a su Hijo muerto por nuestros pecados; y ella nos pregunta: ¿qué habéis hecho con el Amor de mi vida? Vuestros pecados lo han convertido en un rostro «despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultaban los rostros, despreciado y desestimado», como lo describía el profeta Isaías seiscientos años antes de Cristo (Is 53,3).

Ella comparte este dolor, contenido y expresado en sus labios entreabiertos. Por sus mejillas corren unas lágrimas cristalinas, al contemplar a Jesús apresado, traicionado, azotado, coronado de espinas y muerto en la cruz. ¡Y qué madre no lloraría, si viera a su hijo en este trance!

 

5. De esa cruz pendía su Hijo (Dum pendebat Filius), quien en un gesto de sublime amor nos regaló a su Madre como madre nuestra: «Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo» (Jn 19,26). En el discípulo Juan estamos representados todos nosotros.

Ella entrega a su Hijo y recibe multitud de hijos; pero, ¡qué diferencia! Su Hijo es el Verbo de Dios hecho carne, el rostro de la misericordia del Padre. Nosotros somos pobres creaturas y pecadores. La Virgen María es madre desde el despojo, desde la humillación y desde la muerte.

Jesús dijo después al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio» (Jn 19,27). Desde la tarde del Gólgota el discípulo de Jesús debe acoger a María como algo propio. Tengamos por Madre, maestra y modelo, a Nuestra Señora de la Soledad. El Señor nos regaló a su Madre. ¡Qué gran regalo! A nosotros nos corresponde acogerla filialmente, invocarla como intercesora y, sobre todo, amarla como Madre nuestra.

Acoger a María significa acoger a Cristo y a los hermanos. Ella, como Madre y Maestra, nos educa en la fidelidad a Cristo y en la lucha contra el mal. Ella sabe que la cruz es fuerza y sabiduría de Dios, lo mismo que el mundo la considera necedad y locura (1 Co 1, 18).

 

6. Coronar la imagen de Nuestra Señora de la Soledad exige renovar nuestros compromisos como cristianos y como cofrades. Tengamos en cuenta que la coronación no le añade nada a la Virgen, no le aporta nada; ella ya vive gozosa en el cielo. La coronación es un motivo para que nosotros la amemos más, la honremos y la veneremos.

Los últimos papas nos piden que trabajemos en la nueva evangelización; que anunciemos la fe; que prediquemos el Evangelio; que seamos valientes testigos. ¡Queridos cofrades y fieles todos, ésta es la llamada que nos hace la Iglesia hoy!

La coronación nos impulsa a una misión importante: promover la devoción a la Virgen entre los cofrades y también entre todos los demás fieles. La fe debe impregnar la vida, o de lo contrario no es fe. La fe, además de un don de Dios, es una actitud vital; creer implica conocer, amar y confiar en Dios; la devoción a la Virgen debe tocar el corazón y la vida; de lo contrario, esa devoción no sirve y no es auténtica.

En la lectura del libro de Judit, aparece ésta aclamada por el pueblo de Israel por la hazaña de haber vencido al enemigo. Nosotros celebramos la victoria de María sobre el diablo y el mal; la aclamamos como a la nueva Judit y le decimos: Virgen la Soledad, «Tú eres la gloria de Jerusalén, tú eres el orgullo de Israel, tú eres el honor de nuestro pueblo» (Jdt 15,9). Os invito a repetir conmigo esta aclamación (los fieles presentes repiten cada una de las frases): Virgen la Soledad, Tú eres la gloria de Jerusalén, tú eres el orgullo de Israel, tú eres el honor de nuestro pueblo.

Pedimos a la Virgen de la Soledad que la coronación de su imagen deje en nuestra memoria y en nuestro corazón una huella imborrable, que nos recuerde siempre que somos hijos amados y que debemos corresponder como tales.

Queridos fieles, devotos de la Virgen de la Soledad y cofrades, mantengámonos firmes en la fe, en la esperanza y en la caridad de la mano de María, para poder compartir un día con Ella la victoria de su Hijo y conseguir también la corona de gloria, que no se marchita (cf. 1 Pe 5, 4). Se lo pedimos a Dios por intercesión de nuestra Madre, Nuestra Señora de la Soledad. Amén.

Publicado en Opinión / Tribuna

La Cuaresma marca la definitiva cuenta atrás para la Semana Santa, que este año arranca el Domingo de Ramos 20 de marzo, casi por completo en horario de invierno (a excepción del Domingo de Pascua).

Y como ya es costumbre, el primer viernes de Cuaresma se celebra el Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías, que este año presidirá el Crucificado de la Sangre, que cumple 75 años de su hechura en 1941 por el escultor Francisco Palma Burgos. La talla, primer Crucifijo titular que saldrá para un acto de estas características de forma erguida, se encuentra desde el pasado domingo en San Julián, lugar del que partirá a las 19.15 horas de la tarde en dirección a la Catedral por el siguiente itinerario: Nosquera, Comedias, Santa Lucía, Granada, plaza del Carbón, plaza del Siglo, Duque de la Victoria, San Agustín y Patio de los Naranjos. A las 20.30 horas dará comienzo el piadoso Vía Crucis por el interior de la Catedral de la Encarnación, con la presencia del obispo de la Diócesis, Jesús Catalá.

La procesión de retorno arrancará hacia las 21.30 horas, haciéndolo por un recorrido natural y directo hacia San Felipe Neri, en donde entrará finalmente al permitirlo las dimensiones del trono donde se alzará el Cristo, perteneciente a la Expiración de Villanueva del Trabuco. El recorrido será: Patio de los Naranjos, San Agustín, plazuela Jesús Castellanos, Granada, plaza de la Merced, Madre de Dios, Montaño, plaza Montaño, Guerrero, Gaona y plazuela Cristo de la Sangre. La entrada se prevé para la medianoche. Según anuncia la Agrupación de Cofradías en su web oficial, tanto a la ida como a la vuelta participará la agrupación musical San Lorenzo Mártir.


Cultos

Además, son varias las hermandades que tienen por costumbre la celebración de sus cultos en la primera semana de Cuaresma. El martes arrancan los quinarios de la Expiración, Fusionadas y Monte Calvario; al día siguiente comenzará el dedicado a Jesús Cautivo, que estará en el altar mayor de San Pablo. Ese día, Miércoles de Ceniza, estará el Cristo Coronado de Espinas en besapiés en la iglesia de San Agustín durante todo el día, a la vez que finaliza su triduo.

Una vez entrados en Cuaresma, el jueves darán comienzo los triduos al Nazareno del Paso, Cristo de Humildad y Paciencia (San Vicente de Paúl), Nazareno del Perdón (Nueva Esperanza) y Zamarrilla; el viernes arrancará el de Jesús de la Pollinica en San Agustín, a la vez que se seguirán celebrando los septenarios de Monte Calvario y Servitas, que tienen lugar en este día de la semana. Este día, jornada del Vía Crucis de la Agrupación, la parroquia de San José Obrero acogerá la bendición de Jesús de la Verdad ante Caifás, titular de esta prohermandad de Carranque, que es una obra de Mario Zambrana.

El fin de semana tendrá varias citas de importancia. La más afamada y tradicional, el Vía Crucis de Antorchas (a partir de las 21 horas) con el que la cofradía del Monte Calvario retorna la imagen del Cristo de la Paz y la Unidad a su ermita tras la celebración del quinario en el Santuario. Además, en San Dámaso, la Virgen de Amor y Esperanza estará durante el fin de semana en besamanos extraordinario con ocasión de su 25º aniversario; el domingo se cerrará con una misa a las 12 del mediodía y posterior traslado claustral hasta el presbiterio, en donde permanecerá al pie de la Cruz durante el resto de la Cuaresma.

Este domingo primero de Cuaresma finalizarán los cultos de Nueva Esperanza, Humildad y Paciencia, Pollinica y Esperanza con sus correspondientes besapiés a sus tallas de Cristo. Todo ello sin contar pregones y presentaciones de carteles por doquier; consulta aquí toda la agenda.

Publicado en Málaga

La iglesia del Santo Cristo de la Salud ya encara la recta final de su apertura, el próximo viernes 8 de enero a las siete de la tarde. Las corporaciones que residen en el templo circular de calle Compañía, construido por los Jesuitas, van fijando su fecha de retorno.

Así, el domingo 3 tendrá lugar el regreso de dos de las hermandades que allí tienen su sede. Por la mañana, tras la misa parroquial de las 12.30 horas, la Virgen de Araceli, titular de la hermandad filial de la que es patrona de Lucena y del campo andaluz, saldrá en procesión hasta la que es su residencia canónica desde 1920. Lo hará recorriendo el siguiente itinerario, a partir de las 13.30 horas aproximadamente: plaza de los Mártires Ciriaco y Paula, Comedias, Nosquera, Muro de las Catalinas, Arco de la Cabeza, plazuela Virgen de las Penas, Pozos Dulces, Compañía, plaza de San Ignacio, Compañía, plaza Carmen Thyssen, Compañía y a su templo, hacia las dos y media de la tarde. Durante las obras de la iglesia del Santo Cristo, la Virgen de Araceli ha recibido culto en la capilla de la hermandad de la Virgen de Gracia, filial de la patrona de Archidona, en la parroquia de los Santos Mártires.

Ya por la tarde y del mismo templo, partirá la Virgen de la Esclavitud Dolorosa de regreso a su sede canónica. Lo hará a partir de las 19 horas y con la banda Maestro Eloy García. El itinerario será el siguiente: plaza de los Mártires Ciriaco y Paula, Comedias, Nosquera, Muro de las Catalinas, Arco de la Cabeza, plazuela Virgen de las Penas, Pozos Dulces, Compañía, plaza de San Ignacio, Compañía, plaza Carmen Thyssen, Salvago, Especería, plaza de la Constitución, Compañía y a su templo, en torno a las 20.30 horas.

Estas imágenes ocuparán sus capillas en el templo circular como ya lo hizo desde el pasado 18 de diciembre la imagen del Santo Cristo de la Salud, titular del templo y protector de la ciudad de Málaga, que fue trasladada de forma privada por manos municipales tras la estancia en el último año en las capillas de los Remedios y el Carmen de los Mártires respectivamente.

Queda pendiente, que se presume para después de Semana Santa, el traslado de los titulares de la cofradía de Estudiantes, actualmente residentes en su sede fundacional, la iglesia de San Agustín.


Reapertura definitiva

El viernes 8 de enero a las siete de la tarde, el obispo de la Diócesis, Jesús Catalá, celebrará una solemne eucaristía para la reapertura del templo. Un edificio que quedará para la adoración eucarística que mantendrán las Misioneras Eucarísticas de Nazaret (vulgo Las Nazarenas). En este templo también recibirán culto de forma provisional dos importantes devociones de la iglesia de Santiago, que cierra por obras de rehabilitación: el Señor de Medinaceli, escultura del siglo XVIII, y el cuadro de las Ánimas Benditas, obra de Niño de Guevara.

Publicado en Málaga

Homilía pronunciada por el obispo de Málaga, Jesús Catalá, el 12 de septiembre de 2015, en la coronación de la imagen de la Virgen del Rocío en la Catedral de la Encarnación.

 

1. Queridos hermanos, una larga historia jalona la vida de la Real, Ilustre y Venerable Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús Nazareno de los Pasos en el Monte Calvario y María Santísima del Rocío.

Sus orígenes se remontan a la presencia en Málaga de la Orden de los Mínimos, quienes, a principios del siglo XVI iniciaron en el convento de La Victoria un "Viacrucis" todos los viernes del año, que daría origen a la hermandad de penitencia del Santo Cristo del Monte Calvario. En años posteriores hubo una escisión interna, en 1706, y un grupo de hermanos fundaron la Hermandad de los Pasos de Jesús en la capilla del Real Hospital de San Lázaro. Diversos avatares históricos siguieron a estos hechos, hasta que en 1922 comienza la revitalización de esta hermandad y se incorpora en la recién creada Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

En 1931 fue bendecida la imagen de María Santísima del Rocío, obra del imaginero valenciano Pío Mollar Franch, del que me complace ser paisano. Es de todos conocido que, al empezar la Segunda República, tuvo lugar la trágica quema de iglesias y conventos en Málaga, que destruyó el patrimonio de muchas parroquias, monasterios, conventos y hermandades, entre ellas el Rocío. La actual imagen, que hoy será coronada, es réplica de la primitiva, hecha por el mismo autor.

Esta advocación mariana del Rocío para una hermandad penitencial era novedosa en aquella época, pidiéndole al artista que hiciera una imagen que no fuera ni "dolorosa" ni de "gloria"; tarea no fácil de realizar, conociendo la tradición de nuestras gentes que aprecian las imágenes barrocas de dolorosas.

 

2. En el año 2006 esta Hermandad solicitó al obispado la concesión de la coronación canónica de la imagen de María Santísima del Rocío. En 2012 acepté, como obispo de Málaga, tal petición, proponiéndoos un programa a realizar y un camino a recorrer, que, gracias a Dios y con la ayuda de la Virgen, habéis llevado a cabo de modo responsable con firmeza y tesón. ¡Enhorabuena y felicidades por este camino recorrido!

Las cosas grandes se preparan con mucho tiempo. Recuerdo una reunión en el Vaticano con el papa Juan Pablo II, hoy beato, en la que decía: "Un acontecimiento importante en la vida de la Iglesia necesita tiempo para prepararlo". Po eso, una coronación bien hecha necesita tiempo. La preparación de la coronación ha sido relativamente largo; esperamos que tenga frutos que permanezcan en el tiempo.

El camino de la fe y del testimonio cristiano no es cómodo ni fácil; y mucho menos en una sociedad secularizada y medio pagana como la nuestra; ser cristiano se parece más a una carrera de fondo y de largo recorrido, que a un trayecto corto; tampoco es apto para personas que quieran llevar una vida sin esfuerzo; es, más bien, un camino largo y difícil; tan largo que empieza en el bautismo y termina en la eternidad.

Estamos en una sociedad que quema etapas y que no quiere compromisos de por vida; en la que duran poco las cosas, las instituciones y las mismas uniones matrimoniales. Necesitamos tomarnos tiempo y aceptar el compromiso de una vida entera, vivida en amor y en fe; vivida en entrega plena y definitiva.

La Hermandad se ha preparado largamente para esta hermosa efeméride de la coronación de la imagen de María Santísima del Rocío. Habéis llevado a cabo diversas actividades litúrgicas, religiosas, formativas, culturales; y de modo especial habéis fomentado la acción social y caritativa, propia de toda hermandad.
Propusisteis celebrar esta fiesta en una fecha litúrgica mariana; y hoy, fiesta del Santísimo nombre de María tiene lugar la coronación.

Tras un largo período de preparación, la Hermandad del Rocío y todos los fieles nos alegramos hoy de coronar canónicamente la imagen de su titular.

¡Enhorabuena a todos los que habéis colaborado en esta preparación! A partir de ahora deben seguir los frutos, las buenas actitudes y la vida de fe, que todo cofrade debe vivir.

 

3. El libro del Apocalipsis nos presenta una visión insólita en la historia de la humanidad: «Un gran signo apareció en el cielo: una mujer vestida del sol y la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» (Ap 12,1). Se trata de una hermosa mujer "coronada" con doce estrellas, nimbada de radiante luz.

Esta mujer maravillosa es la Madre del Hijo de Dios, a quien alumbra en el tiempo, para que pueda convivir con los seres humanos y llevar a cabo su misión de salvación universal. Dice el texto: «Y dio a luz un hijo varón, el que ha de pastorear a todas las naciones» (Ap 12,5).

Un gran dragón quiso aniquilar al Niño recién nacido; pero la victoria correspondió a la estirpe de la mujer; y una gran voz en el cielo dijo: «Ahora se ha establecido la salvación y el poder y el reinado de nuestro Dios, y la potestad de su Cristo; porque fue precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba ante nuestro Dios día y noche» (Ap 12,10).

 

4. Queridos fieles y devotos de la Virgen del Rocío, hoy queremos coronar la imagen de esa hermosa mujer, la Madre del Hijo de Dios y madre de todos los hombres; Madre de cada uno de nosotros, que la amamos, la veneramos y pedimos su intercesión.

La Virgen de Nazaret, de nombre María, estaba desposada con José, de la casa de David, -nos ha narrado el evangelista Lucas-; el ángel le anuncia su maternidad divina: «Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús» (Lc 1, 31). Ella se turba ante tal noticia; pero acepta la misión y responde: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1, 38), sabiendo que el nuevo ser que hay en su seno es obra del Espíritu Santo (cf. Lc 1, 35), es obra de Dios.

Toda la grandeza de la Virgen María le viene por este hecho de su maternidad divina. Jesucristo, Sol invicto que nunca se pone y Luz que ilumina el mundo, quiso ser acogido en las purísimas entrañas de la Virgen María.

Coronar una imagen de María implica aceptarla como Reina de cielos y tierra, y acogerla en nuestro corazón como Madre y Maestra. Ella es Reina por su divina maternidad. Es Madre del Hijo de Dios y madre nuestra; su realeza deriva de Cristo, Rey del universo, y Ella es Madre del Rey invicto.

 

5. Cristo, su Hijo, Sol radiante, iluminó todo el ser de María y la convirtió en "Rocío"; es decir, una mujer cristalina, que refleja la luz del sol; una mujer iluminada, que transparenta la gracia divina de la que está llena por dentro; una mujer como una hermosa gota de rocío, que al penetrar los rayos del sol en ella, ponen de manifiesto el candor y la belleza de esta criatura; una mujer de limpia hermosura, inmaculada y sin mancha, que Dios quiso adornar para sí.

Contemplad su imagen, queridos cofrades y devotos todos: su cabeza, inclinada ligeramente hacia sus hijos que la contemplan. Ella quiere escucharos, quiere atenderos, quiere oír vuestras peticiones; quiere oír vuestros piropos, vuestras dulces palabras de hijos, ¡decídselas! Su vestido, blanco como la nieve; su cuerpo, envuelto en cándida belleza como una gota de rocío; engalanada con el traje de salvación y envuelta en un manto de justicia (cf. Is 61,10); sus manos tendidas hacia nosotros con maternal solicitud, para ofrecernos lo más preciado: a su Hijo Jesucristo. Esta hermosa imagen recibirá hoy una corona preciosa de doce estrellas.

 

6. Hoy queremos compartir anhelos e ilusiones, expresar nuestra fraternidad espiritual entre hermanos, cofrades, cristianos y paisanos; establecer mejores vínculos de unión entre los miembros de la hermandad, entre las hermandades, entre las comunidades cristianas y movimientos y entre todos los fieles.
Os animo a promover la devoción a María Santísima del Rocío; a enriquecer la vida espiritual de cada miembro de nuestras comunidades cristianas; a fomentar el apostolado; a trabajar por la nueva evangelización, a la que nos han invitado los últimos Papas.

El discípulo de Jesús, el cofrade, el cristiano, no debe tener miedo de ser testigo de Jesucristo, que es Camino, Verdad y Vida (cf. Jn 14, 6) para todos los hombres; no solo para los creyentes, puesto que Cristo es Camino, Verdad y Vida para todo ser humano. El cristiano y el cofrade deben estar dispuestos a proclamar a Cristo como Verdad delante de los hombres; a confesar su fe; a iluminar las realidades temporales con la luz del evangelio; a transformar la sociedad con la fuerza del amor y de la esperanza cristiana. Recordemos las palabras del mismo Jesús: «A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos» (Mt 10, 32-33). ¡Palabras fuertes!

 

7. Felicito a todos los miembros de la Hermandad del Rocío por la gran labor desarrollada en la preparación de esta efeméride y agradezco la presencia de los Padrinos de Coronación: El ilustrísimo Ayuntamiento de Málaga, presente en la persona de su Alcalde, en representación del pueblo malacitano; y la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte, presente en la persona de su Hermano Mayor, representante de la extendida advocación que lleva este hermoso nombre de Rocío.

Quiero terminar con un texto de una reciente carta del papa Francisco al obispo de Savona-Noli con ocasión del bicentenario de la coronación de la imagen de Nuestra Señora de la Misericordia: "Deseo, por lo tanto, que mientras nos acercamos al Año santo extraordinario, en toda la Iglesia, se profundice y se difunda la confianza en la Madre de la Misericordia, que en esta tierra ha dado un signo perenne de su ternura y cercanía al pueblo de Dios peregrino en el mundo". Este es mi deseo también.

Queridos cofrades y devotos de la Virgen del Rocío, manteneos firmes en la fe, en la esperanza y en la caridad, de la mano de María Santísima, para poder compartir un día, con Ella, la victoria de su Hijo y conseguir también la corona de gloria, que no se marchita (cf. 1 Pe 5, 4). Hoy coronamos a la Virgen con una corona material; pero Ella ya está coronada en los cielos por la Trinidad con una corona de gloria inmarcesible. También nosotros queremos participar de esa corona de gloria, cuando el Señor nos llame junto a Él.

Se lo pedimos a Dios por intercesión de nuestra Madre, la Virgen del Rocío y la aclamamos y le rogamos diciendo: María Santísima del Rocío, ruega por nosotros. Amén.

Publicado en Opinión / Tribuna
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga