Lunes, 11 Diciembre 2017 | Actualizado 10/12/17

Faltan
104 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Mostrando artículos por etiqueta: José Ferrary - EL CABILDO - La actualidad cofrade malagueña en internet

José Ferrary deja la vicaría General de la Diócesis de Málaga tras cinco años en el cargo, al que llegó para apoyar a Alfonso Fernández-Casamayor, cuando su estado de salud estaba más delicado. “No ha sido una salida traumática, era algo que ya sabía y regreso a la vicaría Judicial donde, quizá, esté mi sitio natural, por mis estudios en Derecho”, afirma Ferrary, que ha querido despedirse de sus competencias con una carta pública. Uno de sus sucesores será Antonio Coronado pero, según confiesa Ferrary a elcabildo.org, las responsabilidades de vicario General son incompatibles con la delegación de Hermandades y Cofradías. Así lo cree, dada su experiencia. “Con la vicaría Judicial podría ser compatible, pero espero que no llegue este nombramiento. Me veo donde la Iglesia me ponga, pero no creo que se unifique la vicaria Judicial con la de Hermandades y Cofradías. Hay peligro de judicializar conflictos de la vía administrativa”, asegura. Por ahora, no hay nombramientos al respecto.

El nuevo vicario Judicial conoce sobradamente sus nuevas competencias. Antes de asumir la vicaría General, desempeñó durante más de dos décadas distintas responsabilidades judiciales en la Diócesis. De este último lustro destaca la relación mantenida con los medios de comunicación y la cantidad de personas que ha podido conocer. “Como he querido dejar por escrito en mi carta de despedida, sólo lamento si en este tiempo he podido ofender a alguien. Soy consciente que ha habido gente que se ha molestado, pero no ha sido intencionadamente por mi parte”, asegura.

 

¿Hereda Ferrary el ‘caso de Las Penas’?

Uno de los grandes conflictos que hay en los despachos de Santa María es el ‘caso de Las Penas’. La cofradía del Martes Santo sigue intervenida y varios hermanos mantienen una disputa legal con el Obispado. ¿Será competencia en delante de José Ferrary? “Nunca he participado en el asunto de las Penas, en primera instancia participó el delegado de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado, y luego se apeló directamente al obispo. Los planteamientos cofrades no van por la vía judicial, sino por la administrativa”, explica el nuevo vicario Judicial. El asunto seguirá pendiente de solución y, hasta nuevo aviso, en manos de Coronado y Catalá.

 

Carta de despedida de José Ferrary

Queridos amigos, hoy llega el día en que debo despedirme de vosotros como Vicario General e iniciar una nueva etapa al servicio, como no, de la Iglesia de Málaga.

Han sido cinco años de intenso y a veces complicado trabajo en cuyo horizonte solo ha estado servir a la Diócesis con generosidad. En este periodo han debido tomarse decisiones complicadas, dolorosas en ocasiones, y es seguro que han existido errores. Igualmente tengo conciencia de mis propios límites y debilidades, y por eso pido perdón por las veces en que no he sabido transparentar al Buen Pastor. En todo caso, debo pedir disculpas a todas aquellas personas a las que he defraudado o a quienes se han sentido agraviados por alguna decisión, gesto o palabra que les haya podido ofender. Nunca existió en mi ánimo hacerle mal a nadie.

Esta mañana quiero agradecer a Dios por todos los dones con que me ha agraciado a lo largo de toda mi vida, particularmente por estos últimos cinco años en que ha querido que preste a la Iglesia de Málaga el anteriormente mencionado oficio. Y, también, agradezco al Sr. Obispo su confianza en estos años.

Durante este periodo han sido muchas las personas que han estado pendientes de mí, ello me ha exigido una mayor fidelidad y esfuerzo si cabe. Soy consciente de ello, como también lo soy de sus oraciones e intercesiones ante Dios y del afecto demostrado con obras y palabras.

El Señor es bueno y nos permite gozar de su bondad, que derrama incesantemente su gracia sobre cada uno, invitándonos a servir al hermano en y desde la Iglesia.

Os pido que oréis por mí para que viva una conversión sincera y constante en la nueva tarea que la Iglesia me encomienda para que sepa afrontar con serenidad, confianza y espíritu de servicio los retos de ésta nuestra Iglesia particular.

Miremos siempre hacia adelante con esperanza.

Publicado en de la Iglesia

Llegan cambios importantes en la curia malagueña. José Ferrary, tras cinco años en el cargo, deja la vicaría general a Antonio Coronado y José Antonio Sánchez Herrera. En adelante, desempeñará funciones de vicario judicial, relevando de este modo a Antonio Fernández, que sigue en Antequera desde que lo trasladaron del barrio de Capuchinos. Así lo ha hecho público el Obispado de Málaga en sus medios de comunicación, tras hacerse efectivo el nombramiento de Jesús Catalá, que apuesta por un modelo de organización que ya empleó durante su episcopado en Alcalá de Henares, entre 1999 a 2008. Desde su llegada a Málaga, siempre ha contado con un solo vicario General, pero en esta nueva etapa que se inicia en la Diócesis de Málaga serán dos y éstos dividirán sus competencias, las cuales aún no han trascendido.

Hasta el momento, los nuevos vicarios generales mantienen sus actuales responsabilidades. Antonio Coronado cede el cargo de vicario judicial a Ferrary, pero sigue al frente de la delegación de Hermandades y Cofradías, además de ser párroco de Santo Domingo en el barrio de El Perchel. Por su parte, Sánchez Herrera, hasta nuevo aviso, seguirá siendo presidente de la Fundación Santa María de la Victoria, arcipreste de Virgen del Mar y párroco del Corpus Christi y Nuestra Señora de Gracia.

Publicado en de la Iglesia

Unas palabras resuenan con un profundo eco: “Suyo es el tiempo y la eternidad”. ¡Esa es la única verdad!, Él lo es todo, ¡ha resucitado! Es el triunfo de la vida, del bien sobre el mal, es la hora de la Iglesia… Hace apenas unas horas que enarbolamos en alto al Cirio pascual como una bandera de victoria, lo hicimos con el templo a oscuras: símbolo de la oquedad del mundo sin Dios, espacio de tinieblas sin el Esposo. “La luz de Cristo que resucitó glorioso, disipe las tinieblas del corazón y del espíritu.” Ha vuelto la luz y la Iglesia canta al Vencedor de la muerte.

Ha resucitado Cristo para cada hombre. Resuena el Aleluya, las campanas anuncian al mundo la victoria de Cristo ¡Cristo ha resucitado! Y es tiempo de Gloria, es el tiempo del Espíritu, caminamos hacia Pentecostés, lo hacemos con la mirada puesta en el gran día de todos los cristianos: el Corpus Christi.

Es Pascua. Es la revelación plena del compromiso de Dios con el hombre. Ha llegado la palabra definitiva de Dios. "No busquéis entre los muertos al que vive". Hasta aquí hemos ido asomándonos a una historia que parece tremendamente exigente, trenzada con dolor, con cruz, con encrucijadas en las que no es fácil elegir lo que parece correcto. Podría decirse que todo invita hasta aquí a una seriedad definitiva, a una solemnidad absoluta y a una circunspección inevitable y sin embargo es la celebración de la resurrección lo que ilumina con fuerza invencible todo lo anterior: la palabra última de Dios es una palabra de vida. La muerte no ha vencido al Justo. La cruz está vacía, y las víctimas de la historia están desclavadas. Hablamos entonces de salvación y de liberación. La sombra y las tinieblas dan paso a la luz, la noche al día, el llanto al júbilo.

Somos pueblo de Dios, pueblo elegido y salvado, pueblo sacerdotal y en camino que, para alcanzar la tierra prometida, el reino de Dios en su plenitud, debe hacer su peregrinación por el desierto. La oración después de la séptima lectura de la Vigilia pascual invita al mundo entero a admirarse por la acción renovadora que se realiza en la resurrección de Cristo: "que todo el mundo experimente y vea cómo lo abatido se levanta, lo viejo se renueva y vuelve a su integridad primera", porque el Padre realiza en Cristo la obra que había programado en su misericordia.

Esta es la noche gloriosa en la que, rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende del abismo para ser glorificado como Salvador y Señor del mundo. Esta es la noche en la que la obra creadora de Dios alcanza la plenitud del mundo nuevo. Esta es la noche luminosa de la que nace el día glorioso de la vida inmortal.

La resurrección de Jesús cambia la realidad del mundo y tiene que cambiar también la realidad de nuestra vida. Cambia la figura de este mundo, que ya no es un mundo centrado en sí mismo, sino abierto hacia la gloria de un Dios que ha querido hacernos ciudadanos del cielo, herederos de su gloria como hijos que viven en la casa del Padre y gozan de todos sus bienes. La resurrección de Cristo cambia radicalmente la realidad de nuestra vida: sólo la fe, la esperanza y el amor construyen y levantan nuestra vida hasta la vida eterna. Jesús ha resucitado para nuestra glorificación, es el Camino verdadero y la Puerta abierta que nos lleva hasta el gozo eterno de la resurrección.

La fe en la resurrección nos permitirá ser, con Jesús, luz en las tinieblas, fortaleza en la debilidad, esperanza en el abatimiento. Nuestra vida, pobre y humilde, como es, será una vida importante cuando podamos decir a nuestros hermanos: ánimo, no temas, Cristo camina con nosotros y nos conduce hasta la vida eterna. Por todo ello damos gracias a Dios y glorificamos su santo Nombre.

Es Pascua, es la consumación del misterio de la encarnación. Es la plena revelación del designio eterno de Dios sobre el hombre. Cristo ha resucitado, resucitemos con él. Éste es el corazón de nuestra fe.

Feliz Pascua de Resurrección.

 

· José Manuel Ferrary es vicario general de la Diócesis de Málaga.

Publicado en Opinión / Tribuna
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga