Sábado, 17 Noviembre 2018 | Actualizado 12/11/18

Faltan
148 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

12 horas de velatorio junto a sus titulares. Tras fallecer a media tarde del miércoles 12 de septiembre, Jesús Castellanos llegó a la parroquia de Santo Domingo pasada las 23.00 horas. El cuerpo llegó al templo dominico con dos horas de retraso respecto a las previsiones iniciales. Era deseo del fallecido donar sus órganos y la intervención se prolongó más de lo anunciado. La plaza de Fray Alonso de Santo Tomás era un clamor. Todos los estamentos sociales de Málaga esperaban al cofrade, que fue velado durante toda la madrugada en la capilla del Cristo del Perdón, junto a la Dolorosa del Puente, que vistió de luto al igual que todas las imágenes marianas de Santo Domingo. Sobre las 11.00 horas de este jueves, el cuerpo será trasladado para su incineración. La última 'estación' será en la capilla de la Estrella, donde se detendrá el féretro antes de salir de la iglesia y se rezarán las últimas oraciones.

La madrugada fue intensa. Desde que jóvenes cofrades portasen a hombros el ataúd de Jesús Castellanos hasta el altar mayor de Santo Domingo, hasta cada oración anónima. Varios sacerdotes concelebraron el funeral, que tuvo gran carga de emotividad. A su término, el equipo de gobierno de la Agrupación de Cofradías trasladó a Jesús Castellanos hasta la capilla del Cristo del Perdón. Entrada la madrugada, la hermandad del Santo Rosario de los Remedios de los Mártires dirigió el rezo del rosario por el alma de Castellanos, hermano de esta corporación de gloria, entre otras cofradías. Varios centenares de personas seguían en un templo, que velará a uno de los suyos aproximadamente hasta las 11.00 horas. Se marcha un cofrade de Santo Domingo que era historia viva y vivirá en el recuerdo de los buenos cofrades.

Publicado en Málaga
Miércoles, 11 Julio 2012

Llega el cambio a la Estrella

Antonio Villalba será el nuevo hermano mayor de la cofradía de la Estrella. Un total de 233 votos han respaldado su proyecto frente a las 228 papeletas emitidas a favor del otro candidato, Joaquín Ferre. La Hermandad celebró una primera votación el pasado 26 de junio pero al no obtener ninguno de los dos candidatos mayoría absoluta, los estatutos señalan que tenía que celebrarse una segunda vuelta.

En esta ocasión, la mayoría simple era suficiente, esto es, uno de los dos candidatos tenía que sacar solo un voto más que el otro. Finalmente, Villalba se ha impuesto por cinco votos de diferencia. Esta segunda vuelta deja entrever el gran interés por parte de los hermanos de la corporación dominica en participar en el proceso electoral. Se han contabilizado 461 votos, 39 más que en la primera vuelta donde se emitieron 422 papeletas. Villalba, que era secretario general en la anterior permanente, cuenta en su equipo con Francisco Maldonado como primer teniente, Francisco Bermúdez con el cargo de secretario, José Vera como tesorero, David Domínguez como albacea general y Alicia Claros de Luna, de fiscal.

Pese a que los dos candidatos formaban parte de la permanente saliente, Villalba representa el cambio, frente a la línea continuista que proponía Ferre. Aunque el compromiso es mantener el sello propio de la Corporación, el programa de gobierno propuesto ofrece luz a una gestión que había perdido el camino. La primera medida anunciada será el inicio de la estación de penitencia del Martes Santo nuevamente desde la parroquia de Santo Domingo. Por ahora la entrada se mantendrá en la casa hermandad, tal y como hace la Salud el Domingo de Ramos. A medio plazo también se deberá replantar. Los pulsos, como seña de identidad de la Estrella, se mantendrán.

Publicado en Málaga

La cofradía de la Estrella celebrará la segunda vuelta de las elecciones a hermano mayor el 11 de julio, en horario de 19:00 a 22:00 horas. El proceso electoral del pasado 26 de junio se saldó con 211 votos a favor de Joaquín Ferre frente a las 209 papeletas que consiguió Antonio Villalba. Al no conseguir ninguno de los dos candidatos la mayoría absoluta, las bases diocesanas del Obispado malagueño establece que se repitan los comicios. En total, participaron 422 hermanos y se contabilizaron dos votos en blanco.

En esta segunda vuelta, una mayoría simple bastaría para proclamar al nuevo hermano mayor. Un voto de diferencia será suficiente. En caso de empate, ganaría el candidato con mayor antigüedad como hermano de la cofradía, que en este caso sería Antonio Villalba.

Publicado en Málaga
Miércoles, 27 Junio 2012

Sin mayoría absoluta en la Estrella

Un pulso sin final en la Estrella. Con la mitad de los votos emitidos, 211 de los 422, Joaquín Ferre, candidato de la rama continuista (lleva a Jerónimo Ruiz, hermano mayor hasta ayer de la cofradía, como primer teniente) ha obtenido mayoría simple frente a su opositor, Antonio Villalba, que ha contado con la confianza de 209 hermanos (el 49'52 %). Ésta candidatura promovía la alternativa en la confraternidad perchelera. Además, se han contabilizado dos votos en blanco. Al abrirse la última papeleta, Ferre llevaba 210 votos por 209 de Villalba y sólo quedaba un sobre por abrir. Eran las 23.00 horas. Finalmente, el último voto contabilizado caía del lado de Ferre. Ninguno consiguió mayoría absoluta.

El cabildo de elecciones se cerró antes de la medianoche. Pero los estatutos de la Corporación exigen el refrendo de la mayoría absoluta (la mitad más uno de los votos emitidos) en la primera vuelta para que el candidato resulte ganador. Los votos logrados por Ferre suponen justo la mitad. Uno más hubiese sido suficiente.

 

El precedente de los votos en blanco

Queda entonces la duda, ¿y los votos en blanco? Si se recurre al precedente de la archicofradía de la Expiración, cuyos comicios fueron ganados por Miguel Alfonso Gutiérrez también por un muy estrecho margen de votos (50,3%), los votos en blanco no recayeron positivamente sobre ninguna candidatura. Estos comicios fueron profundamente fiscalizados por el Obispado, que nombró al cofrade Miguel Ángel Orellana como comisario del proceso tras ser intervenido en su primera convocatoria.

Así las cosas, aunque el cabildo de elecciones de la Estrella levantó su sesión antes de la medianoche, el Obispado debe pronunciarse. De entrada, los estatutos de la Estrella designan un periodo de 15 días para la celebración de una segunda vuelta en caso de no producirse mayoría absoluta. Entonces, sí sería suficiente la mayoría simple, la que por ejemplo, ha obtenido en la noche del martes 26 de junio la candidatura de Joaquín Ferre. Si en esta segunda vuelta se produjese un empate, accedería al poder de forma definitiva el candidato de mayor antigüedad en la Cofradía.

Publicado en Málaga

El mes de junio viene cargado de procesos electorales en el seno de media docena de hermandades. Además de la propia Agrupación de Cofradías, El Rico, Amor, Mena, Soledad de San Pablo, Estrella y Humildad celebran elecciones. De las siete citas electorales, solamente en dos concurren más de una candidatura. A las ya sabidas candidaturas de Pablo Atencia y Eduardo Pastor para regir a la Agrupación de Cofradías, la hermandad de la Humillación también cuenta con un par de opciones. El consenso y el continuismo imperan en cinco hermandades. Así están los procesos electorales.

 

 

El Rico: 15 de junio

El actual primer teniente hermano mayor de la Cofradía de El Rico, Antonio Martínez Piñar será el próximo hermano mayor de la corporación del Miércoles Santo. Los comicios se celebrarán el 15 de junio y su equipo de gobierno está conformado por: teniente hermano mayor, Ramón Varea; fiscal, Juan C. Narbona; secretario, Ricardo Ortega; tesorero, Antonio Almanza, y albacea general, Ana B. Rodríguez. Ahora, la corporación enviará dentro de plazo la candidatura para su aprobación en el Obispado. La candidatura de Martínez Piñar es de corte continuista a la actual junta de gobierno que preside José Rivas. Martínez Piñar se enfrenta a varios retos, entre los que destacan: la realización de un nuevo palio para el trono de la Virgen del Amor, restaurar el manto de procesión, la ejecución de un manto de capilla y continuar fortaleciendo la labor caritativa de la cofradía.

 
Amor: 16 de junio

No habrá cambios en la hermandad victoriana. La actual hermana mayor de la Cofradía del Amor, Mari Carmen Ledesma, encabeza la única candidatura que se presentó y que ha sido aprobada. El respaldo y el consenso arropan a Ledesma, lo que le da luz verde para seguir cuatro años más. Las elecciones serán el 16 de junio. Cari sumará su segundo mandato al frente de la cofradía que rige desde 2008.

 
Agrupación: 20 de junio

Los dos candidatos a la presidencia de la Agrupación de Cofradías, Eduardo Pastor y Pablo Atencia, se encuentran inmersos en plena campaña electoral que culminará el 20 de junio. Ambas candidaturas fueron aprobadas el pasado 29 de mayo por el Obispado. Mucha rumorología y encuestas no oficiales recorren San Julián aunque no se puede predecir qué pasará ya que están llamados a las urnas un total de 195 personas, cinco por cofradía -el hermano mayor y cuatro delegados-. Ambos han hecho público el número de apoyos que tienen aunque no son fiables porque al sumarlos superan el número total de hermandades agrupadas. Las cuentas no salen, esto es, ambos dicen que ganarán. La libertad en el voto que algunos hermanos mayores han dado a sus delegados hace que la balanza no sea precisa. Las elecciones de la Agrupación es un capítulo que se está alargando y quizá produzca hartazgo al mundo cofrade. No obstante se viene hablando de la sucesión de Rafael Recio desde antes de Navidad.

Pastor hizo público en su programa electoral el nombre de las 23 cofradías que le apoyan. Esos hermanos mayores se hicieron una foto con él en el patio de la Catedral para expresarle su respaldo. Solo faltó el de la Estrella, Jerónimo Ruiz López, que excusó su ausencia por motivos personales. Esas 23 cofradías son: Rocío, Misericordia, Salud, Mena, Cautivo, Salesianos, Sangre, Dolores de San Juan, Descendimiento, Rescate, Penas, Viñeros, Crucifixión, Gitanos, Dolores del Puente, Piedad, Soledad de San Pablo, Dulce Nombre, Sentencia, Amor. Monte Calvario, Sagrada Cena y Estrella.

Las dieciséis cofradías que restan son: Fusionadas, Estudiantes, Santo Sepulcro, Prendimiento, Esperanza, Expiración, Paloma, Humildad, Pollinica, Santa Cruz, Salutación, El Rico, Nueva Esperanza. Éstas trece firmaron a Atencia para que pudiese presentarse. Además de Zamarrilla, Huerto y Pasión que no firmaron a ninguno de los dos candidatos, aunque se supone que apoyan a Atencia.

 
Mena: 21 de junio

Antonio Jesús González, actual hermano mayor de la Congregación de Mena, revalidará su cargo al frente de la corporación dominica y sumará otro mandato más, el segundo, que será de dos años. Los estatutos de la cofradía recogen que se puede presentar dos veces más por periodos de dos años, hasta sumar un máximo de ocho años al frente de la hermandad. Mena celebrará el 21 de junio un capítulo general ordinario para pasar a otro capítulo general extraordinario donde que dará lugar a las elecciones.

 
Soledad de San Pablo: 22 de junio

El actual hermano mayor, Ricardo Delgado, será sustituido por un miembro de su permanente, Prado Francisco Hernández López, primer teniente hermano mayor. Delgado pone punto y final al frente de la hermandad tras ocho años. Ahora ocupará el cargo de consejero, tal y como recogen los estatutos.

 
Estrella: 26 de junio

La Cofradía de la Estrella es la que presenta mayor expectación desde el punto de vista electoral. Dos candidaturas, salidas de la actual permanente se miden en las urnas para regir los designios de la hermandad durante los próximos cuatro años. La primera, de corte continuista, la lidera Joaquín Ferre, fiscal de la hermandad y lleva como primer teniente hermano mayor a Jerónimo Ruiz, actual hermano mayor. Su equipo lo compone además de Ruiz: tesorero, Juan Manuel Mateos; secretario, José Antonio Trinidad; fiscal, Miguel Córcoles, albacea general, Juan Pérez Ródenas.

La segunda candidatura la encabeza el presente secretario, Antonio Villalba seguido por Francisco Maldonado como primer teniente, Francisco Bermúdez con el cargo de secretario, José Vera como tesorero, David Dominguez como albacea general y Alicia Claros de Luna, de fiscal. Esta división refleja diferentes formas de pensar y de entender a la propia corporación dominica. Ambas candidaturas llevan propuestas dispares por lo que eleva la atención a las elecciones que se desarrollarán el 26 de junio.

El actual hermano mayor, Jerónimo Ruiz, será sustituido tras once años y tres mandatos –el primero fue de tres años-. Ruiz accedió al cargo tras derrotar a José Ríos, revalidó su cargo en unas segundas elecciones donde solo concurrió su candidatura, y obtuvo un tercer mandato tras superar a Francisco Bermúdez.

Asimismo, Ruiz solicitó una prórroga al Obispado de un año para seguir al frente de la hermandad para arreglar el censo de hermanos cara al proceso electoral. El Obispado le indicó que la protesta debía de estar avalada por los hermanos en un cabildo extraordinario y que tenía que convocarse lo antes posible dado la proximidad de la fecha de las elecciones. Jerónimo desechó la opción de convocar un cabildo extraordinario.

 
Humildad: 30 de junio

La corporación mercedaria también celebra el 30 de junio elecciones. Los estatutos de la cofradía recogen que el proceso tiene que llevarse a cabo en el sexto mes del año. El actual hermano mayor de la cofradía, Fernando Galeote, es el único que ha presentado su candidatura a hermano mayor, cargo que ostenta desde 2008.

Publicado en Málaga
Jueves, 29 Marzo 2012

De dentro

Hace ya tanto que se abrieron de nuevo los dinteles... Tanto; aunque, por supuesto, esa conciencia del tiempo depende, y mucho, de lo vivido. Los de mi quinta, esos que crecimos aprendiéndonos la iconografía desaparecida en los tomos de Arguval y bebiéndonos cada edición de Via Crucis, saboreando los primeros programas de Bajo Palio, tenemos ya la sensación de que ha pasado bastante tiempo. Apenas nada, unos granos de arena, en el vasto discurrir de los siglos de una tradición varias veces centenaria. Y todo ha cambiado tanto... ¿Dónde han quedado aquellas imprescindibles convocatorias de culto impresas en papel de color vainilla, verdaderas joyas del dibujo? ¿Y las horas olisqueando novedades en las rendijas de los tinglaos? Muy atrás.

De aquellos años ochenta y los primeros noventa, del momento de eclosión de las hermandades nuevas, me queda un dulce regusto de aprendizaje. En todo momento, con la sensación de ir dejando crecer un criterio propio, tuvimos la grata experiencia de vislumbrar cómo nos reconducíamos al afán de superación y al inconformismo. En búsqueda del ahondamiento en las raíces, nunca sumidas en el experimento gratuito, las cofradías se reconciliaron con su madre. Una Iglesia que décadas atrás les había cerrado puertas, obligándolas a subsistir a la intemperie bajo toldos y andamios, y empujándolas a rehacerse en la grandeza y el orgullo de tronos colosales. Cuán difícil -cuánta lucha- para volver al templo, para sacar a relucir la fe por nuestras calles, pero desde el sagrario mismo, y regresando a él.

Se ponía de nuevo en valor lo litúrgico, concediendo a la procesión el sentido último de la que ésta es acreedora, por derecho legítimo, desde su propia acepción en el diccionario. Y así tuvimos en nómina una interesante sucesión de hermandades que salían de dentro, de dentro de la Casa de Dios, de allí mismo donde se encuentra el tabernáculo del Señor. Siempre para volver a él. Recuerden el tinglao que los Dolores del Puente, una de las abanderadas en este empeño, plantaba en el Pasillo de Santo Domingo: A tres o cuatro colores, varias lonas discordantes tejían un extraño edículo para proteger el único trono que procesionaba entonces. Era la forma, a conciencia, de reavivar la idea de lo indigno que suponía, para las imágenes sagradas, dormir en un tenderete teniendo tan cerca la verdadera y auténtica morada, con dintel más que suficiente y la necesaria unción sacra.

Amantes de la dificultad, los cofrades admiramos entonces a quienes echaron las rodillas a tierra o casi arrastraron los varales para salvar -por estas magias incomprensibles del hacer cofrade, que desafían a la física- las augustas portadas. Y en connivencia con ese feliz regreso del hijo pródigo, volvíamos allí donde, más allá de un encierro, presenciábamos la maravilla de ver a la hermandad indisolublemente ligada al altar y a lo que en su sagrario se encierra.

Pero, y conforme se echan encima los años, las costumbres se relajan. Y del mismo modo en que algunas cuadrillas de acólitos -reinsertadas en las procesiones por esa didáctica de lo litúrgico- no parecen formadas por servidores del altar -el altar itinerante que es un trono procesional en la calle-; del mismo modo, decía, el templo empieza a ser relegado por la comodidad. ¿Qué criterio, si no éste, puede ser esgrimido para, dejando el templo, otorgarle a la casa hermandad un rol sustitutivo?

Viene a mi memoria la maravillosa recogida frente al portón de San Pablo, con el crucificado de la Esperanza en su Gran Amor clavado en el atrio para esperar a la trinitaria hermosura, la que es Salud de los Enfermos. Y también aquellos años en que la portentosa luz de la Estrella nacía bajo los arcos de la nave lateral de Santo Domingo, para dejarse acariciar por la primavera. Y quiero pensar, de corazón, que todo eso volverá.

 

· Pedro Enrique Alarcón es autor del blog cofrade El Albacea.

Publicado en Opinión / Tribuna

No habrá cabildo en la Estrella. El Obispado anula la convocatoria tras presentar un hermano una impugnación por distintas irregularidades de forma y contenido. Este mismo viernes, víspera de la sesión extraordinaria, al cierre del registro de la calle Santa María, ha recibido la delegación de Hermandades y Cofradías el recurso, según ha podido saber El Cabildo. El hermano mayor de la Estrella, Jerónimo Ruiz, ha conocido la noticia de boca del párroco de Santo Domingo, fray Francisco E. García.

La impugnación llega en el último segundo, igual que se realizó la propia convocatoria, que pilló por sorpresa a propios y extraños. Así, a pocas semanas de haberse celebrado el cabildo general de salida de la Estrella, la junta de gobierno ha apurado a los días previos de la Semana Santa para volver a citar a sus hermanos para aprobar un cambio de capilla. Quieren mudarse a la antigua de la Esperanza en Santo Domingo. Hermanos consultados cuestionan la falta de ética de realizar una convocatoria "para un tema tan importante" un sábado por la mañana, un horario nada habitual para estas citas. Además de tratarse de la mañana del pregón de la Semana Santa.

La base de la impugnación es un incumplimiento de Estatutos relativo a la ubicación de los titulares en la sede canónica. Cualquier cambio en este sentido debe quedar reflejado en las Normas de la hermandad y un cambio de éstas requiere de un procedimiento que no se ha puesto en marcha en la Estrella. Pero después de Semana Santa debe haber elecciones en la Hermandad y el margen de movimientos es limitado. Ruiz cumple su segunda legislatura y no puede presentarse a la reelección.

Igualmente, la convocatoria extraordinaria contenía algunos errores de formas. Primero, por su naturaleza 'extraordinaria', debe albergar como único punto el tema a tratar, pero en este caso incluía algunos capítulos que, según la impugnación presentada, no eran procedentes. Uno de ellos era una memoria de secretaría, que han de presentarse al cierre del ejercicio. Y cerraba el orden del día un informe del hermano mayor, pero en los cabildos de esta naturaleza deben quedar totalmente claro los temas a tratar, para que los hermanos acudan, o no, a sabiendas de lo que propone debatir. 

 

Malestar dominico

"Que hagan lo que quieran que a nosotros nos queda aquí tres meses (la orden dominica se marchará de la capital en poco tiempo). Si el Obispado prefiere que la capilla se venga abajo antes que nadie la ocupe, allá ellos", afirmó contrariado Fray Francisco E. García. Los dominicos verían con buenos ojos un traslado de los titulares de la Estrella, pues supondría que la Hermandad asumiría los costes de rehabilitación de la capilla, que se encuentra en mal estado.

Por el contrario, la mudanza supondría que el Señor de la Humillación y la Virgen de la Estrella recibiesen culto en la misma hornacina, lo que equivaldría a una patada a su propia historia y un disparate iconográfico. La junta de gobierno quiere realizar columbarios en las nuevas dependencias que desean, que son más grandes. Pero por ahora todo seguirá igual.

Publicado en Málaga
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga